Inicio Análisis político Columnista MPV 12 de agosto, momento histórico para el PRI.

12 de agosto, momento histórico para el PRI.

0
COMPARTIR
Mtra. Jessica Saiden Quiróz. Delegada del Conafe Yucatán.
feriadeciencia

 

El ciclo natural de la vida está siempre rodeado de factores periféricos de su existencia, que moldean e influyen el desarrollo y evolución de su movimiento hacia un estado de permanencia o en el ecosistema del cual es parte.

 

La renovación es parte de la naturaleza, permitiendo la supervivencia de la especie, misma que se adapta a los retos que les presenta el ambiente.

 

Esta semana, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) vive un momento histórico que establecerá el camino de sus bases no solamente en la siguiente elección, sino en los próximos diez años. Eran los momentos y los tiempos para hacerlo.

 

Organizados en Mesas Temáticas, los consejeros de todo el país llevan las inquietudes, las peticiones, las exigencias de una militancia ávida de espacios y de oportunidades, demandas de quienes han entregado muchos años de su vida al partido.

 

Las bases del PRI, son aquellos priistas siempre preparados para dar la cara en las buenas y en las malas, porque la convicción en la ideología no es una ocurrencia o una moda, ni mucho menos tiene precio.

 

Los pre-dictámenes irán surgiendo llenos de propuestas e ideas, todas muy válidas al momento de llevarlos al Consejo Nacional este 12 de agosto, generando consensos y moldeando la plataforma política de cara al 2018.

 

El cerrar filas hacia el interior del Partido, pero tender puentes a la ciudadanía debe ser una necesidad en estos tiempos, especialmente cuando la gente es afín a la entrega de resultados gubernamentales o legislativos como una auditoría in situ que define las subsecuentes elecciones.

 

Los ciudadanos, como difusores de buenas o malas acciones de gobierno son quienes nos fiscalizan en cada ciclo electoral. Hacer a un lado esa voz ciudadana, le provocaría al PRI volver a sufrir derrotas que pongan en peligro sus cimientos.

 

De ahí la importancia de tomar buenas decisiones, de seleccionar a los mejores candidatos o candidatas, de respetar a los procesos y a la propia institución política.

 

Una de las propuestas que llevan los priistas de Yucatán es la expulsión inmediata de aquellos miembros que no representen en su actuar los valores del PRI, esto lo ha reiterado el Presidente Estatal del Comité Directivo Estatal, Carlos Sobrino Argáez.

 

Recientemente, Carlos manifestó que “al mismo tiempo, se tiene como objetivo presentar nuevos mecanismos que los lleven (a militantes y autoridades emanadas) a rendir informes de sus actividades, trabajo y de cuentas al interior del partido, dejando en claro que quienes no se apeguen a la normatividad, les sea retirada la militancia”.

 

Lo anterior es un excelente punto a considerar y sigue una visión de lealtad y compromiso promovido por los priistas de toda la vida, cito el ejemplo del Gobernador Rolando Zapata Bello, quien ha demostrado ser no solamente un gran estadista, sino un servidor público que emana de los principios fundadores del PRI: igualdad, equidad y justicia social como medios para el bienestar de la población.

 

Quienes hemos estado en la palestra y confiado de buena fe en la lealtad de supuestos liderazgos, también sufrimos de la desilusión de saber que el encono de unos cuantos feudos, es perjudicial para miles de familias; decisiones personales egoístas motivaron el desprogreso y la involución de toda una comunidad ávida por avanzar hacia la modernidad, pero que ahora, está inmóvil, producto de una administración deficiente.

 

Ser críticos no significa estar en contra, al contrario, éste es uno de los fundamentos en la construcción social de una realidad pragmática que necesitan el país y sus ciudadanos.

 

Ya no podemos dejar pasar las cosas, infundidos por un temor al rechazo fáctico o el sometimiento ante los grupos que lejos de buscar el bienestar, desean el control absoluto, a costa de la gente.

 

La vida te da enseñanzas y segundas oportunidades.

 

El auténtico priista jamás tira la toalla, al contrario, está ahí, presente en el territorio, presente en las reuniones, participando, luchando por sus ideales.

 

Debemos levantar nuestra voz cuando sea necesario, buscar espacios cuando sean merecidos, y tengo la certeza de que el priista considera esto como una raíz parte de su ADN.

 

Es hora de los jóvenes ya que su rol tendrá un papel definitorio y fundamental en la construcción del presente y futuro de nuestro Partido. Ese movimiento que con frescura y dinamismo, será el motor y de lo que necesitamos como país, pero siempre buscando el consejo de la experiencia, de quienes han estado ahí y han recorrido ya el camino.

 

Curiosamente, la Sesión de Consejo Nacional se celebra el 12 de agosto, Día Internacional de la Juventud, fecha idónea que marca la intención de abrirle oportunidades a nuevos cuadros quienes traen la renovación a ciernes.

 

Regenerar es volver a poner en buen estado algo que se encuentra desgastado, es crear, construir de nuevo, proceso perpetuo para la preservación y la conservación.

 

La renovación debe estar siempre en la conciencia colectiva, congruentes con las posturas personales y la forma de encarar y vivir los valores que pretendemos representar.

 

12 de agosto, momento en el que estaremos muy pendientes de los planteamientos que formalicen y del que tenemos la certeza, serán tomados por liderazgos preponderantes del PRI.

 

Me sumo a ese movimiento renovador y regenerador, porque sé muy bien que es necesario para recobrar nueva vida. Sé muy bien del escarnio cuando se quiere ir contra-corriente, pero aquí estamos de pie y trabajando por un mejor Yucatán.

 

Estemos muy atentos a este sábado histórico.

 

Aprovecho este espacio para enviar una felicitación al Gobernador Rolando Zapata Bello por cumplir un año más de vida, y que estamos seguros, estuvo muy apapachado por quienes apreciamos su calidad humana y don de servicio hacia los yucatecos.

 

DEJA UNA RESPUESTA