Inicio Análisis político Alejandro López Munguía A un año de las denuncias contra Rolando Zapata. Ningún avance.

A un año de las denuncias contra Rolando Zapata. Ningún avance.

1427
0

A un año de las denuncias contra el Gobierno de Rolando Zapata.

El 14 de enero del 2019, el gobierno de Mauricio Vila Dosal, a través de la Contralora, Lizbeth Basto Avilés, presentó 31 denuncias contra la administración de Rolando Zapata Bello, ante la Vicefiscalía Estatal Anticorrupción y la Auditoría Superior del Estado, por presuntas irregularidades financieras detectadas durante el proceso de entrega – recepción, denuncias  de las que hasta el momento, nada se sabe.

El propio Gobernador Mauricio Vila Dosal se ha manifestado públicamente en el sentido de que le dejaron un estado financieramente al borde de la quiebra. Ha insistido especialmente en el tema del Isstey, dejando en claro que el próximo año podría dejarse de pagar las pensiones a los jubilados y pensionados de dicha institución, lo que ha generado una enorme inconformidad y preocupación entre la población afectada.

A lo largo de este año, ni la Vicefiscalía Estatal Anticorrupción ni la Asey, han dado a conocer los avances de las denuncias y los implicados, incluso están muy activos promoviendo algunos, la formación de nuevos partidos políticos.

Esta situación causa gran extrañeza dentro de la población, que espera se haga justicia, pues en el colectivo, existe la percepción de que hay encubrimiento. Y es que, los titulares de la Vicefiscalía Estatal Anticorrupción y de la Asey, son personajes ligados al exgobernador Rolando Zapata Bello. Tanto José Enrique Goff y Mario Can Marín; ambos fueron avalados por él. Esta circunstancia abona a la idea de que existe impunidad y afecta la impartición de la justicia.

En entrevista con Mi Punto de Vista, Asís Cano, Presidente del PAN en Yucatán, dijo que el Gobernador Panista, Mauricio Vila hizo lo que le correspondía, es decir, denunciar los hechos y que son las instituciones referidas las que deben dar cuenta de los avances.

Lo cierto es que a un año de presentadas las denuncias, hay un total estracismo oficial. Nadie informa a la población de los avances. Y es que, es increíble que esto suceda en pleno siglo XXI, cuando los políticos se llenan la boca de decir que nuestra democracia está más fuerte que nunca y que debemos sentirnos orgullosos de ella. La realidad es que la percepción es que la impunidad es la misma que hace 50 años y que la democracia solo sirve para “taparle ol ojo al macho”.

Mientras tanto, los políticos coruptos, hasta se organizan para formar nuevos partidos políticos e intentar regresar al poder en el futuro.