Inicio Análisis político Alejandro López Munguía AMLO estuvo a la altura del neoliberalismo mundial, Trump estaba feliz.

AMLO estuvo a la altura del neoliberalismo mundial, Trump estaba feliz.

1108
0

AMLO fue a la cuna del Neoliberalismo a agradecer el apoyo de Trump.

El presidente AMLO estuvo brillante. Leyó un mensaje y lo hizo “de corridito”, sin tartamudeos, ni pausas acostumbradas, ni las muletillas a las que nos tiene acostumbrados. Frente a Donald Trump se mostró diferente, otro hombre, se dejó ver como un político con oficio. ¡Qué bueno por él y qué bueno por México!. Estuvo a la altura del neoliberalismo mundial, tanto que hasta trump se conmovió pues al terminar el mandatario mexicano de dar su mensaje, exclamó “beatiful”. Lo que seguro le movió el corazón a Trump fue que AMLO dijo que agradecía todo el respeto y la comprensión que le ha dado a México.

Se expresó mejor que un neoliberal. ¡Mejor imposible!. En la memoria queda lo que dijo en su libro “Oye Trump”: que es un racista, un xenófobo y un autoriario.

Y es que, hubo quienes pensaron que AMLO no estaría a la altura de las circunstancias que exigía el evento. No era para menos, se trataba de la firma del Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá, el ratificado y actualizado T –MEC. El mismo que desde 1994 entró en vigor y que fue ideado, impulsado y consumado por el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari. El mismo que fue renegociado en 2017 por el entonces presidente Enrique Peña Nieto, al que le tocó hacer entender al presidente Donald Trump, lo importante que era ratificar el Tratado. Y es que, hay que recordar que Trump había prometido en campaña desaparecerlo una vez que ganara la presidencia. Como sea, fue difícil porque Trump le puso muchas condiciones al Tratado.

Finalmente ayer el presidente AMLO firmó lo que no ideó, y lo que no renegoció, pero que sí avaló. Reconoció – y aquí es donde reparo -, la importancia que tiene el T MEC para reactivar la economía de México, según dijo en su mensaje, impecablemente leído. De sus palabras se desprende un tácito reconocimiento tanto para Carlos Salinas de Gortari, como para Peña Nieto, dos neoliberales que han sido duramente atacados por él mismo en el pasado.

AMLO estuvo en la cuna del neoliberalismo mundial, frente al neoliberalista número 1 del orbe, para avalar y agradecer un apoyo neoliberal a nuestra nación mexicana. ¡Cosa increíble!. Aquí radica la grandeza del presidente de México, que siendo un enemigo acérrimo del neoliberalismo, se conectó íntegramente con el neoliberalismo. De hecho, se vio como todo un neoliberal, es decir, a la altura de las circunstancias.

AMLO sacrificó su esencia de izquierda, enemiga del “gran enemigo del pueblo” (eso es el neoliberalismo según la definición de la 4T), para beneficiar al propio pueblo. Porque se dio cuenta y aceptó, que sin el modelo económico neoliberal, la economía mexicana no tiene opción de reactivarse. Por eso llevó consigo al viaje a los EEUU, a empresarios de corte 100% neoliberal. Allí estuvieron los empresarios que se hicieron de empresas paraestatales al cobijo del neoliberalismo, encabezados por Carlos Slim y compañía. Multimillonarios todos. Acusados muchos, en el pasado, por el propio AMLO de ser integrantes de la mafia del poder.

Sí, el tratado de libre comercio T MEC, es una gran opción para México. Lo dijo el propio presidente AMLO, hay un déficit comercial, porque las exportaciones son menores que las importaciones. Mientras México exporta alrededor de 3 mil 500 millones de dólares, importa más de 4 mil milones de dólares. Entonces hay que revertir esa tendencia negativa de la balanza comercial.

El presidente AMLO dijo que agradecía al presidente Trump, su apoyo personal y de su gobierno para sacar adelante al país de varias situaciones, pero lo que más agradeció, puntualizó, es que “Usted, Trump, no impuso nada a México”. Sin embargo, horas antes del arribo de AMLO a los EEUU, Trump subió a su cuenta de twitter la foto del gigantesco e imponente muro fronterizo. ¿No es acaso eso una imposición?. O cuando amenazó con subir aranceles si el gobierno de México no hacía nada para evitar la migración de miles de centroamericanos a los EEUU a través del territorio mexicano. Fue tal la presión que la guardia civil replegó a los centroamericanos. Una enorme imposición.

El presidente AMLO habló de respeto y de una relación sin groserías, ni actos soberbios, pero Trump cada que puede insulta y agrede a los inmigrantes mexicanos, a los que ha calificado de ratas, corruptos, drogadictos y delincuentes. Si como dijo AMLO que los millones de mexicanos que viven en los EEUU son gente buena y trabajadora, ¿por qué no protestó en defensa de su dignidad, ahora que están siendo deportados a mansalva con el pretexto del coronavirus?. El muro, el muro…

AMLO solo siente agradecimiento por el noeliberal Donald Trump. Y fue a eso, a agradecerle. No fue a exigirle nada, ni a plantearle nada, ni a pedirle que le ofrezca una disculpa pública por los agravios cometidos, porque como bien dijo en su mensaje, “los agravios no se nos olvidan”. ¿Cómo olvidar que nos arrebataron más de la mitad del territorio mexicano, invadiéndonos y pagando lo que ellos consideraron?. Si al Rey de España le hizo un “pancho”, exigiendo que ofrezca una disculpa, ¿por qué a Trump solo le fue a agradecer?.

Más que agradecimiento fue un sometimiento, eso parece. Ganó el neoliberal, perdió la izquierda Morenista en el mundo.

Hubiera sido genuino que AMLO dijera frente a Trump, que sigue creyendo en que los neoliberales y los conservadores son hipócritas y corruptos. Trump es un neoliberal y desde luego es un conservador, pues hace todo para conservar el status económico y político que tiene y del que goza el país norteamericano.

AMLO habló muy bonito de los inmigrantes mexicanos, pero optó por no reunirse con ellos, a pesar de que muchos lo fueron a ver cuando ofrendó flores a Benito Juárez y a Abraham Lincoln, ex presidentes de México y de los EEUU. Con neoliberales sí se reunió pero con el pueblo no.

Hoy vimos a un presidente mexicano a la altura de las exigencias neoliberales. Se comportó como todo un neoliberal. La pregunta es, ¿fue por estrategia?.