Inicio Análisis político La neta del planeta Aquí unos consejos al Didy, de algo le ayudarán

Aquí unos consejos al Didy, de algo le ayudarán

414
0
alt

Consejos:

1.- Retomar los principios del periodismo. El Didy dejó de hacer investigación profesional basada en evidencias reales, verificar datos, dar derechos de réplica, para dar paso e importancia a las suposiciones; y perdió piso, pues constantemente es rebatido y la verdad sale a flote. Ahora le rige el clásico “avienta la información, allá ellos que se defiendan y desmientan como puedan”.

2.- Evitar las publicaciones por consigna. Hay ejemplos claro y evidentes de que el Diario de Yucatán despliega a su fuerza reporteril para “acorralar” a su víctimas. Se trata de dejarlo mal, se destrozar su vida y de hacerlo morder el “polvo”.

3.- Recupere su credibilidad, a través de publicar verdadades comprobables. Resulta que “cruza” a la gente entrevistada para obtener una información en contra de sus enemigos. Que por lo general están identificados con el PRI y sus gobiernos.

4.- Erradique el odiio mediático. Su página editorial está llena de odio hacia la gobernadora de Yucatán y hacia la alcaldesa de Mérida que a los yucatecos ya nos enferma. Es válido que tenga odios y rencores, lo no válido es que los haga parte de su información diaria. Lo que hace el Diario es aplicar un terrorismo mediático en contra de sus enemigos.

5.- Incorpore editorialistas de peso específico. El abaratamiento de sus líneas editoriales es resultado de la falta de buenos y valiosos analistas. Hay que incorporar a los que saben y valen; y hay que cerrar el paso a los amateur’s, a los aprendices y a los retrógradas.

6.- Debe pedir perdón a la sociedad por pretender engañar a los yucatecos. Luego de que los yucatecos nos enteramos de la existencia de una carta donde el Didy le pidió 10 millones de pesos al gobierno del Estado, cuando siempre aseguró que su sostenimiento provenía de la venta de publicidad de particulares. A los yucatecos nadie les quita la idea de que el Didy pega y pega duro si te pide dinero y no le das.

Estos son algunos nada más.

La soberbia es mala consejera, y combinado con la falta de talento, lleva al fracaso total a cualquier organización.

El camino es la humildad, la honradez y la sensatez para encontrar de nuevo el camino hacia la credibilidad.

Seguró habrán algunos que lean estas líneas y lo tomen a mal, será su asunto, pero a los inteligentes, que hay muchos allí dentro, les servirá para ver y entender lo que se piensa afuera sobre su medio de comunicación.