Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Cambios en el gabinete de Vila, por Alejandro López Munguía

Cambios en el gabinete de Vila, por Alejandro López Munguía

20828
0

Cambios en el gabinete.

I.- El Gobernador Mauricio Vila Dosal está en el mejor momento para hacer cambios en su gabinete. Tres son los principales funcionarios que deben retirarse de la escena pública para darle viabilidad al gobierno del estado: María Fritz Sierra, titular de la Secretaría General de Gobierno; Mauricio Sauri, titular de la Secretaría de Salud; y Loreto Villanueva, titular de la Secretaría General de Educación (Segey).

II.- Estos tres funcionarios constituyen la médula de la inoperancia que tiene al gobierno en la mira de la sociedad. Con su desempeño han generado una inconformidad social nunca antes vista. En esas dependencias es necesario despedir a toda la gente que sostiene esa inercia nociva, que representa negativos para el propio Gobernador. Con su decepcionante actuación, han contribuido a que el mandatario sea cuestionado rudamente por tres sectores de población que son realmente importantes: el personal docente, el personal médico (auxiliar y administrativo) y la sociedad en general.

III.- Además de los ya mencionados, hay tres funcionarios más que se llevan mención especial: Luis Felipe Saidén, por el tema de las 3 granadas de gas lacrimógeno arrojadas contra la población que se manifestaba pacíficamente el pasado día 19 de enero; y Michelle Fridman, la Secretaria de Turismo, que definitivamente “no le llena el ojo” a la población. El error de la policía fue mayúsculo y significó que el Primer Informe de gobierno de Mauricio Vila pasara a segundo término. El asunto llegó hasta el Congreso de la Unión, desde donde se le hizo un exhotto al mandatario yucateco, por la agresión de la policía a los ciudadanos.

IV.- La Sociedad yucateca aún espera la disculpa pública de su gobierno. Ninguna explicación, o argumentación, es tan valiosa como para no ofrecerla. Es simple, lanzaron tres granadas de gas lacrimógeno, se acepta, se ofrece una disculpa pública y se sanciona a los responsables, a todos. Así debiera ser, pero no es así.

V.- A Mauricio Vila Dosal le ha fallado su propio gabinete. Desde quien le hace sus discursos hasta quien lo asesora legalmente. Para muestra un botón: el día en el que el Gobernador anunció la “cancelación” del cobro del 8% por seguridad vía el recibo de luz eléctrica, en vez de enviar una iniciativa para derogar la ley, hizo el anuncio sin fuerza legal y sin atribuciones para que surtiera tal efecto. En la publicación del Diario Oficial, se lee con claridad que la disposición del mandatario tenía una vigencia limitada, estableciéndose que ese “cobro” solo se dejaría de realizar durante el ejercicio del 2020, y que entraría en vigencia durante el ejercicio 2021. El tremendo oso se le atribuye al titular de la Consejería Jurídica, que a diario comete error tras error.

VI.-Ese mismo día, a las 7 horas, al leer el comunicado a la prensa, dijo que ese mismo día se había reunido con el titular de la CFE, Manuel Bartlett Díaz, lo cual era inexacto, ya que la decisión la tomaron en horas avanzadas. La reunión fue un día anterior por la tarde. Ese error en el documento, revela que el Gobernador confía tanto en quien le redacta sus discursos que no lo revisó previamente. No es la primera vez que le sucede.

V.- A la pregunta de ¿quién asesora al Gobernador?, la respuesta es inmediata, nadie. Y es que, Vila Dosal confía en sus funcionarios, pero no se ha dado cuenta que éstos no son tan eficientes como él cree, o como se lo hacen creer. La explicación que le veo, es que él ha perdido comunicación con la sociedad. Y cuando digo “sociedad” no me refiero a la cúpula que conforman los Consejos que ha establecido, sino en el sentido más amplio. En el pasado Vïctor Cervera Pacheco, siendo Gobernador, mantenía reuniones en secreto con diversos actores sociales, desde políticos opositores, líderes de otros partidos, empresarios medianos, productores del campo, campesinos, obreros, meseros, hombres de Dios y hasta periodistas. El hombre tenía el pulso de la sociedad. Nadie lo sorprendía.

VI.- El oficio de Don Vïctor Cervera Pacheco fue resultado de su convicción y disciplina para escuchar a sus gobernados. En contra parte, Mauricio Vila Dosal solo escucha a sus allegados. Pero esos, son gente limitada, sin visión política, sin oficio político, por ende, estrechos de pensamientos, lo que genera soberbia, pues ante la falta de explicación pasan a la imposición. “Los gobernados deben sujetarse a lo que el gobierno diga pues para eso existe el gobierno”, y bajo esa premisa, se han conducido. Los resultados son que al terminar el primer año de gobierno, un sector creciente de yucatecos los repudia. Al inicio de su gobierno, el Secretario de Salud, Mauricio Sauir, ordenó el despido de miles de trabajadores, pero eso no es lo malo, sino que sus derechos laborales fueron violados flagrantemente, pues no les pagaron conforme a la Ley. Incluso, hay demandas por doquier. Ese fue el primer frente que le abrieron al Gobernador, uno que no se apagó y que por el contrario va en aumento.

VII.- Para este tipo de funcionarios que rodean al Gobernador de Yucatán, los ciudadanos no tenemos el nivel de asesoramiento que ellos creen tener. Para ellos, lo que decimos los ciudadanos no es real, pues “no poseemos la información que ellos tienen”. Por ejemplo, en el tema del Isstey, a los funcionarios les molesta enormemente que los jubilados y pensionados protesten porque les “rasuran” el ingreso. Su verdad impera sobre la inconformidad social. Y entonces meten al Gobernador en una dinámica de desgaste pues le dicen que son los malos, a los que califican como “los priístas” o peor aún “los morenistas”, los que están incitando a la protesta. No se dan cuenta que con la imposición de sus arbitrarias decisiones están lastimando la economía de esos yucatecos y que ese abuso “calienta” a la sociedad.

VIII.- La inconformidad social es preocupante. Ciertamente el Gobernador Vila goza del apoyo de un sector que le aplaude todo, pero en contra parte, el rechazo a su forma de gobernar está creciendo. Es como un cáncer, cuando empieza es microscópico el asunto, pero en semanas se convierte en un tumor y así sucesivamente. No todo está perdido. La clave está en su gabinete.

IX.- Es necesario que en la Segey, haya un cambio de mando. Y no me refiero solo a cambiar a la débil Loreto, sino dar un cambio total en la institución. Todo fue horrible, desde un principio fue relegada a jugar el triste papel de marioneta política en el escenario magisterial. En un sector muy amplio de docentes, la titular es relegada y hasta consideran inútil intentar hablar con ella. Loreto no resuelve nada, no discierne nada, no tramita nada, “no sirve para nada”, magisterial y políticamente hablando. Para los docentes, Loreto es “un cero a la izquierda”. La verdadera titular, la que dice lo que se debe hacer es Carlota Storey. Pero como no es su responsabilidad, la penumbra se posa sobre la Segey y todos, son “un cero a la izquierda”. Si los docentes reclaman su pago, “todo es culpa de la federación porque no envían el dinero”, si los docentes reclaman justicia laboral, “todo es culpa de la federación porque hicieron cambios”, o sea, tanto Carlota como Loreto solo cobran por ser lo son y no resuelven nada. ¿Para qué la quiere Vila, si solo le revientan la paz pública?. Los docentes están saliendo a marchar y lo seguirán haciendo cada día en mayor cantidad.

X.- Mauricio Vila cree tener funcionarios que son capaces de fungir como operadores políticos. Pero se equivoca. Esos funcionarios, en su mayoría, no tienen la estatura de operadores políticos. Creyeron serlo, pero han metido al Gobernador en serios problemas. El principal, es que no han sabido desactivar el rechazo ciudadano. No han sabido leer el escenario, tienen la nariz tapada por eso no les funciona el olfato político. Al mandatario le urge encontrar a verdaderos operadores políticos, que le ayuden a no abrir más frentes, a tender puentes con la sociedad, a dialogar con las fuerzas activas de la población. Someter a líderes charros como la Croc, no es operar políticamente. Chantajear, amenazar, presionar no es operar profesionalmente. Así no funciona la cosa.

La neta del planeta.- Mauricio Vila debe replantearse un nuevo gabinete. La política es para los que saben de ella. Gobernar no es para principiantes, ni para ilusos, ni para soberbios. La labor radica en el discernimiento, el razonamiento y la sensibilidad para conducir al gobierno por el laberinto de la política. La clave es no pelearse con la población, tener aliados permanentes y fortalecer las estrategias de forma permanente. Con funcionarios capaces, sensibles, profesionales en la política y muy leales. Para empezar, Roger Torres podría ser un buen Secretario General de Gobierno, digo, no se trata de poner a un santo en el cargo, sino a alguien que sabe dialogar con los demonios que andan sueltos.