Inicio Noticias Internacional CIDH presenta caso sobre Chile a la Corte IDH

CIDH presenta caso sobre Chile a la Corte IDH

428
0

Washington, D.C. – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentó el 11 de septiembre de 2019 ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) el Caso 12.997, Sandra Cecilia Pavez Pavez, respecto de Chile.

El caso se relaciona con la responsabilidad internacional del Estado por la inhabilitación, con base en la orientación sexual, de la señora Pavez para el ejercicio de la docencia de la asignatura de religión en una institución de educación pública, cargo que desempeñaba desde hacía más de 22 años. El 25 de julio de 2007 la Vicaría para la Educación del Obispado de San Bernardo revocó su certificado de idoneidad, requerido por el Decreto 924 del Ministerio de Educación de 1983 para ejercer como profesora de religión, con base en su orientación sexual, motivo por el cual quedó inhabilitada para ejercer dicho puesto docente. La señora Pavez presentó un recurso de protección, el cual fue rechazado por la Corte de Apelaciones de San Miguel al considerar que el acto recurrido no era ilegal o arbitrario, decisión que fue confirmada por la Corte Suprema de Justicia.

En su Informe de Fondo 148/18, luego de determinar la existencia de una diferencia de trato basada en la orientación sexual, categoría prohibida por el artículo 1.1 de la Convención Americana, la CIDH procedió a realizar un escrutinio estricto de los elementos del juicio de proporcionalidad utilizado en este tipo de casos. La Comisión concluyó que la revocatoria del certificado de idoneidad se limitó a hacer explícito que el criterio diferenciador fue la orientación sexual de Sandra Pavez sin ofrecer motivo alguno que supere un test de objetividad y razonabilidad, mucho menos, un escrutinio estricto como el exigido cuando se trata de dicha categoría. Con base en ello, la Comisión concluyó que tal diferencia de trato no supera el primer paso del juicio de proporcionalidad y, por lo tanto, resulta discriminatoria y violatoria de los artículos 24 y 1.1 de la Convención y del derecho a la vida privada y autonomía.

Asimismo, la CIDH determinó que dicha discriminación resulta atribuible al Estado chileno por ser una diferencia de trato injustificada al haberse efectuado en el ejercicio de una función pública y además en una relación laboral directa con el Estado. Además, consideró que dicha discriminación fue consecuencia de una regulación que otorgaba facultades absolutas en la materia a las autoridades religiosas sin salvaguarda alguna para evitar violaciones a derechos fundamentales, incluido el principio de igualdad y no discriminación. La Comisión consideró asimismo que dicho acto discriminatorio violó los artículos 23.1 c) y 26 de la Convención, dado que tuvo un impacto en los derechos de la víctima al trabajo y a acceder a la función pública en condiciones de igualdad.

Por último, la CIDH destacó que la manera en que se decidió el recurso de protección, puso en evidencia la total indefensión ante el acto discriminatorio, pues la Corte de Apelaciones no analizó si la revocatoria del certificado de idoneidad violó los derechos constitucionales y convencionales de la víctima, sino que se limitó a establecer la legalidad de la actuación de la autoridad religiosa por la vigencia del Decreto 924. A pesar de que, en su recurso de apelación, la señora Pavez hizo referencia explícita a la necesidad de que se evaluara la arbitrariedad de la medida, la Corte Suprema validó integralmente la decisión sin motivación alguna y sin determinar si la revocatoria había violado sus derechos humanos. En ese sentido, el recurso de protección resultó violatorio de los derechos a contar con decisiones debidamente motivadas y a la protección judicial protegidos por los artículos 8 y 25.1 de la Convención.

La Comisión en su informe de fondo recomendó al Estado de Chile reincorporar a Sandra Pavez en el cargo que ocupaba como profesora en una institución de educación pública, de ser su voluntad y en concertación con ella. Asimismo, solicitó reparar integralmente las violaciones de derechos humanos declaradas en el informe, tanto en el aspecto material como inmaterial. Por último, la Comisión recomendó al Estado disponer mecanismos de no repetición que contengan: i) la adecuación de la normativa interna, incluyendo el Decreto 924 de 1983 del Ministerio de Educación, a fin de que asegurar que el mismo no promueva actos de discriminación por orientación sexual en su aplicación; ii) la adopción de las medidas necesarias para asegurar el debido control administrativo y judicial de posibles situaciones discriminatorias en el contexto de la aplicación de la referida normativa; y iii) capacitar a las personas encargadas de evaluar la idoneidad del personal docente y a los funcionarios judiciales de todas las instancias que estén llamados a conocer recursos de protección de derechos fundamentales, sobre el alcance y contenido del principio de igualdad y no discriminación, incluyendo la prohibición de discriminación por orientación sexual.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

Boletín de prensa