Inicio Noticias Internacional Cómo la ONU ayuda a las comunidades a combatir el crimen en...

Cómo la ONU ayuda a las comunidades a combatir el crimen en áreas remotas y peligrosas

329
0

La justicia puede ser difícil de conseguir en países afectados por conflictos. Para garantizar que las comunidades puedan resolver disputas y asegurarse que los crímenes no queden impunes, las misiones de mantenimiento de la paz de la ONU apoyan los tribunales móviles que suelen ser la única opción en muchos lugares apartados y afectados por la guerra.

Muchas veces las cortes son destruidas a consecuencia del conflicto, o es muy peligroso para los jueces y su personal permanecer permanentemente en una ciudad o región en particular. Los tribunales móviles se ubican en regiones que son demasiado remotas para las instituciones regulares y permanentes, pero también pueden ubicarse temporalmente en entornos específicos, como las prisiones.

Hasta la fecha, la ONU ha apoyado diferentes formas de cortes móviles en diferentes escenarios de conflicto, entre ellos Côte d’Ivoire, Haití, Liberia, Mali y Somalia. Los dos ejemplos más recientes se encuentran en la República Democrática del Congo y Sudán del Sur.

Alexandre Zouev es el subsecretario general de la ONU para el Estado de Derecho y las Instituciones de Seguridad. El funcionario explicó a Noticias ONU la manera en que operan los tribunales móviles y cómo pueden ayudar a las personas en países en conflicto a recuperar un sentido de normalidad.

¿Qué tipo de delitos cubren los tribunales móviles?

Los tribunales móviles, en principio, funcionan como cualquier otro tribunal en el sistema de justicia ordinario. Por lo tanto, los tipos de delitos que pueden procesar varían y dependen del marco legal de cada país y del tipo de tribunal móvil que prefieran las autoridades. Sin embargo, debido a su naturaleza no permanente, los Estados a menudo optan por limitar la jurisdicción de estos tribunales a casos más simples que pueden tratarse en sesiones judiciales relativamente cortas.

Es importante destacar que las cortes móviles a menudo también pueden considerar casos no penales, tales como disputas civiles y conflictos relacionados con los derechos a la tierra, y desempeñar un papel en los registros de nacimientos y matrimonios.

¿Cómo contribuyen a la paz y la seguridad?

Los tribunales móviles en entornos de mantenimiento de la paz contribuyen a una serie de objetivos. Son un instrumento en la lucha contra la impunidad que a menudo prevalece en las regiones remotas, y fortalecen los sistemas nacionales de rendición de cuentas. Además, proporcionan a las víctimas acceso directo y fácil a la justicia, y la oportunidad de ver que esta se hace ante sus ojos. Esto a su vez puede desempeñar un papel en la recuperación de la normalidad de la comunidad después de los conflictos y también aumentar la confianza que las personas tienen en los sistemas de justicia formal.

Los tribunales móviles contribuyen además a la promoción de una sociedad pacífica ya que los conflictos se resuelven por medios legales en lugar de por la violencia. A través de la jurisdicción contenciosa (que ve casos principalmente relacionados con cuestiones de derechos de propiedad de la tierra, asunto que es generadora muchos litigios y conflictos), estos tribunales pueden desempeñar un papel importante en promover estabilidad a más largo plazo. Estas cortes suelen ir acompañadas de campañas educativas para informar a la población local sobre una amplia gama de cuestiones relacionadas con la justicia y la reconciliación.

De esa manera los tribunales móviles contribuyen a la extensión de la autoridad estatal y mejoran la visibilidad del estado en regiones remotas, ya que llevan a los funcionarios estatales a regiones donde no suelen estar presentes. Todo esto promueve la paz y la estabilidad.

¿Qué desafíos enfrentan las cortes móviles generalmente?

La seguridad y la logística son a menudo problemas cuando se ejecutan estas cortes, ya que tienen lugar en áreas remotas o donde la presencia del estado es débil. Otro desafío es que la población local puede percibir que los procesamientos por actos de violencia relacionados con el conflicto de alguna manera están predispuestos contra una de las facciones en guerra. Es por ello por lo que es esencial que las sesiones de tribunales móviles estén acompañadas de campañas informativas que expliquen el enfoque de la fiscalía. A menudo es desafiante manejar las expectativas de las poblaciones locales, que a veces esperan condenas rápidas o castigos severos para los acusados. Los mensajes claros son particularmente importantes en los casos en que los acusados ​​son absueltos o reciben sentencias indulgentes.

¿Puede usted identificar algún éxito notable?

Los tribunales móviles en la República Democrática del Congo, con el apoyo de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (MONUSCO), han sido una herramienta fundamental en los esfuerzos para combatir la impunidad. Los juicios respaldados por las Naciones Unidas han resultado en numerosas condenas y sentencias, entre ellas por violencia sexual y de género.

Las Naciones Unidas han brindado apoyo técnico, financiero, logístico y de seguridad a la organización de estas sesiones de tribunales móviles. El uso de las cortes ha permitido la audiencia de casos en áreas remotas, donde la población local no habría tenido acceso al sistema de justicia. Esto ha permitido que las víctimas y los testigos participen en los procedimientos y testifiquen, lo que refuerza el enfoque de la justicia centrado en la víctima. La confianza del público en el sistema de justicia de la República Democrática del Congo ha mejorado, ya que los juicios demuestran cada vez más que las autoridades nacionales son capaces y están dispuestas a arrestar y procesar a los presuntos autores de delitos de atrocidad, que a menudo se cometen en zonas remotas.

La MONUSCO ha ayudado a proporcionar 57 tribunales e instalaciones de enjuiciamiento en el este de la República Democrática del Congo, y ha brindado capacitación a más de 1000 funcionarios en áreas como la gestión judicial y el mantenimiento de registros.

De manera similar, la Misión de las Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS) ha apoyado la implementación de tribunales móviles desde 2018 como una forma para que las instituciones nacionales puedan llevar justicia a la violencia sexual y otras violaciones graves cometidas dentro de la protección de sitios civiles de la UNMISS. Hasta enero de 2019, se habían remitido un total de 61 casos a las autoridades nacionales. Con el apoyo de la UNMISS, las autoridades nacionales constituyeron tribunales móviles que se desplegaron en Malakal y Bentiu en octubre y diciembre de 2018, respectivamente. Ha habido 12 condenas hasta la fecha, con sentencias que van desde los 18 meses hasta los 16 años; una clara señal de que la violencia sexual y otras violaciones graves no quedarán impunes. Es importante destacar que esta fue la primera vez que se llevaron a cabo juicios en Bentiu desde el inicio del conflicto en diciembre de 2013.

Boletín de prensa de la ONU