Inicio Noticias Belleza ¿Cómo tratar el dolor muscular que deja el ejercicio?

¿Cómo tratar el dolor muscular que deja el ejercicio?

483
0
Compartir

Ese terrible dolor en el cuerpo un día después de entrenar arduamente, sobre todo en los primeros días de entrenamiento, son fatales. Lo único que deseamos es que el dolor se vaya ¿cierto?

Antes de darte unos tips para tratar el dolor muscular quiero explicarte muy sencillamente a qué se debe esto. El músculo sufre una lesión durante el ejercicio, posteriormente el cuerpo pasa por un proceso necesario para recuperar la energía y realizar un siguiente entrenamiento intenso, por ello mismo, el cuerpo se recupera a través de un proceso donde se genera la glucosis que es el conducto metabólico que lleva oxígeno a la glucosa y entonces esta nos brinda la energía renovada que va llevando a nuestras células. En el caso de las personas que empiezan a ejericitarse por primera vez desde hace un cierto tiempo sufren de más dolor porque al entrenar intensamente, el oxígeno del cuerpo es cada vez menos y se genera ácido láctico (que en varias situaciones se termina vomitando cuando nos ejercitamos más fuerte), este ácido se toma también en los músculos y nos genera ese cansancio muscular.

Posteriormente a esto es importante recalcar dos puntos más importantes como lo es a continuación el saber que el músculo al estar lastimado por el entrenamiento, pasa por el proceso de regeneración donde sana y crece con más fuerza y es ahí donde la fibra muscular aumenta y a consecuencia de esto, la oxigenación de grasa se efectúa. Este proceso tarda un aproximado de dos o tres días y es fundamental el reposo del músculo trabajado para poder obtener los beneficios y entregar un entrenamiento igual o más intenso en la siguiente jornada.

Por último cabe mencionar que lo más recomendable e ideal para ejercitarnos es no trabajar el mismo músculo después de dos días por lo anteriormente mencionado, el músculo merece un buen descanso para regenerarse y trabajar mejor.

1. NO TE AUTOMEDIQUES: por un cierto tiempo yo tomaba pastillas anti-inflamatorias, no digo que sean malas pero en lo personal no sentía mucha mejora y me dí cuenta que lo mejor era dejar que mi cuerpo sane por sí solo, pues tiene su propia función de regeneración y decidí llevar mi propio ritmo.

2. MASAJES ANTES DE DORMIR: siempre el dolor es más pronunciado al día siguiente al despertar donde sentimos que no podemos ni mover esa parte del cuerpo. Esto es porque mientras más relajado esté el músculo, más aprovecha el cuerpo para sanar pero ese proceso puede resultar ciertamente más doloroso. Por eso podemos ayudarlo con un masaje suave y relajante antes de ir a dormir, pues ayudamos a destensar el músculo y aceleramos un poco el proceso de rehabilitación. Créeme, sentirás la diferencia al dar el masaje en la zona ejercitada incluso si ya hay un dolor muscular.

3. BÁÑATE CON AGUA CALIENTE: este es mi remedio mágico, apenas abro la regadera con agua tibia y se siente la mejoría al máximo y el dolor empieza a reducir. Además de que no solo el músculo se relaja, sino también el cuerpo y la mente. Este método es muy bueno pues ayuda a reducir la inflamación.

4. ESTIRAMIENTO ANTES Y DESPUÉS DE ENTRENAR: esto ayuda a evitar lesiones, desgarres, inflamaciones más graves y también ayuda a destensar los músculos y prepararlos para un entrenamiento intenso.

Parecerán muy simples estos tips, pero la verdad es que esta es la manera más sana y recomendable de tratar el dolor muscular, dejándolo recuperarse a su propio ritmo y únicamente ayudarlo en el proceso. A mí en lo personal me encanta sentir el dolor, es un dolor satisfactorio para mi y no lo digo como masoquista sino porque siempre me digo a mi misma “¡tranquila, es el dolor del éxito!” Así que si estas pasando por esto relájate y trata de disfrutar este proceso porque es el resultado de tu esfuerzo.