Inicio Noticias Nacionales Condecoran a Ana María Latapí Sarre, de manera póstuma, con la Medalla...

Condecoran a Ana María Latapí Sarre, de manera póstuma, con la Medalla de Honor “Gilberto Rincón Gallardo”

331
0
Compartir

En Sesión Solemne, el presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, entregó la Medalla de Honor “Gilberto Rincón Gallardo”, de manera póstuma, a la ciudadana Ana María Latapí Sarre, como reconocimiento a su noble entrega y contribución en favor de las personas que viven con alguna discapacidad.

Alicia Escobar Latapí, hija de la galardonada, recibió la medalla en representación de su madre Ana María Latapí Sarre, quien falleció el pasado 7 de diciembre de 2018.

Muñoz Ledo resaltó que es la primera ocasión que se hace la entrega de este galardón, por lo que “se debe evocar a un antiguo compañero de lucha; a un hombre que fue un estratega de la izquierda cuando esto era muy difícil en México y supo trascender todas las etapas de su vida: Gilberto Rincón, quien tuvo siempre una testarudez a toda prueba y supo convertir faltas en virtudes”.

Añadió que Ana María Latapí se dedicó a la inclusión de las personas sin importar su discapacidad, condición de vulnerabilidad. Logró incidir en todos los ámbitos de la vida pública en donde ha propiciado que hombres y mujeres tengan igualdad de oportunidades ampliando sus posibilidades de desarrollo personal y humano. Por lo tanto, esta LXIV Legislatura le ha concedido esta medalla.

La presidenta de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables, diputada Martha Hortencia Garay Cadena (PRI), expresó que esta presea se otorga al ciudadano o ciudadana que se haya distinguido relevantemente sirviendo a la colectividad por sus actos en pro del fomento, protección, impulso, inclusión y defensa de los derechos humanos de las personas con discapacidad.

Con esta presea, dijo, la Cámara de Diputados reconoce la incansable labor de aquellos ciudadanos que entregan altruistamente su tiempo, recursos y cariño a quienes tienen alguna discapacidad. “Hacemos un reconocimiento a aquellas personas cuya trayectoria se ha distinguido extraordinariamente en la lucha en pro del derecho a la no discriminación e inclusión en la sociedad, de las personas que viven con alguna discapacidad”.

Garay Cadena externó su reconocimiento a los 57 candidatos que en esta primera convocatoria fueron propuestos por organizaciones de la sociedad civil, universidades y gobiernos de estados, como merecedores de esta importante presea. “A esos 30 hombres y 27 mujeres que estamos seguros continuarán con sus tareas en beneficio de la sociedad, nuestro más amplio reconocimiento”.

Este año, afirmó, el Poder Legislativo condecora, de manera postmortem, a la ciudadana Ana María Latapí Sarre, quien toda su vida fue dedicada a que se reconocieran los derechos de las personas con discapacidad, con el objetivo que todas ellas fueran valoradas plenamente, sin importar sus condiciones físicas o intelectuales.

Recordó que la galardonada fue importante impulsora del derecho a trabajar y a estudiar que toda persona con discapacidad tiene a fin de ser parte integral de su entorno humano. Su trabajo la llevó a incidir en modificaciones a leyes locales y federales para la inclusión social de todas las personas. Además, logró impulsar asociaciones civiles especializadas en la atención e inclusión de quienes viven con alguna discapacidad.

Ana María Latapí Sarre fue fundadora de la Confederación Mexicana de Organizaciones en favor de la Persona con Discapacidad Intelectual (Confe), con más de 50 años trabajando a favor de las personas con discapacidad. Fue vicepresidenta encargada del Continente Americano de la Liga Nacional de Asociaciones a favor de Personas con Deficiencia Mental. Colaboró con legisladores para lograr modificaciones jurídicas en temas de tutela, juicio, interdicción y testamento de las personas con discapacidad.

El presidente de la Comisión de Régimen, Reglamentos y Prácticas Parlamentarias, diputado Jorge Luis Preciado Rodríguez (PAN), señaló que la medalla lleva el nombre de un destacado legislador y luchador social, político de gran congruencia, que dedicó su vida a la búsqueda de una sociedad nacional e internacional más justa y libre de discriminación.

Gilberto Rincón Gallardo, expuso, fue uno de los grandes impulsores de la reforma constitucional de 2001, en materia de derechos humanos y de la ley en materia de la no discriminación. Como presidente fundador del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), luchó cada día enfrentándose a las prácticas socialmente aceptadas, pero que lastiman profundamente a las personas que son víctimas.

Lamentó que en la actualidad la discriminación sigue siendo un gran problema público, por lo que llamó a hacer un frente y continuar elaborando políticas públicas que busquen en todo momento la exclusión de conductas que perjudican y laceran al individuo, señalándolo o menospreciándolo por su condición social, color de piel, preferencia sexual y, en este caso en particular, por una discapacidad.

“Hoy, con la entrega de esta presea, la LXIV Legislatura abonó a la lucha contra la discriminación al condecorar y reconocer la actividad de una persona que, desde la década de 1960, se dedicó a la dignificación y valoración de quienes viven su día a día con discapacidad, llevando a cabo acciones que en primer lugar las dignificaron y, posteriormente, fortalecieron la protección de los derechos humanos, en específico la de estudiar y trabajar”.

El diputado Preciado Rodríguez mencionó que Ana María Latapí Sarre falleció unos días antes que se determinara hacerle la entrega de esta medalla, pero su legado quedó para la posteridad y
“es preciso que sea reconocido y difundido, a fin de que sirva de ejemplo para seguir en la lucha por la inclusión y la igualdad de oportunidades para todos los mexicanos”.

Añadió que Latapí Sarre fue pionera e impulsora de los espacios educativos para personas con discapacidad. En la década de los sesenta inició su labor en busca de contribuir al desarrollo de las personas con esta condición física o mental. “Como madre de una hija con capacidades diferentes vivió en carne propia la situación adversa por la que pueden pasar las personas que tienen esta condición. A partir de ahí pudo demostrar que su situación no debió ser motivo de vergüenza, sino de lucha por buscar un entorno mejor”.

Alicia Escobar Latapí, hija de la galardonada Ana María Latapí Sarre resaltó que, desafortunadamente, su madre falleció el pasado 7 de diciembre, “ocho días después de que enviáramos su postulación para este premio y no alcanzó a saber que lo había obtenido”.

“Agradezco a esta Legislatura de la Paridad de Género y a cada uno de ustedes haberla elegido para otorgarle este galardón que reconoce la labor que por más de 50 años desempeñó en favor de las personas con discapacidad”.

Mencionó que fue pionera y precursora de espacios educativos integrados e incluyentes para personas con discapacidad que favorecieran su desarrollo e incorporación a una vida digna y plena. Luchó para que estas poblaciones tuvieran también acceso a un trabajo remunerado y justo, pues es conocida la explotación a la que muchas de ellas son sometidas en la actualidad, incluso por sus parientes cercanos.

Escobar Latapí relató que cuando su madre colaboró con diputados de todas las bancadas para impulsar reformas legislativas “en la casa se realizaban sesiones que reunían a personas con todo tipo de discapacidad, había ciegos, sordos, personas con parálisis cerebral, otros con discapacidad motora, en silla de ruedas y otros con discapacidad intelectual. Todos ellos sumando esfuerzos para lograr modificaciones que los consideraran, al fin, personas con todos sus derechos y con la posibilidad de ejercerlos”.

Afirmó que su madre inició su lucha, en un principio, para beneficio de su hija, pero poco a poco los márgenes de su labor se fueron ampliando para otros grupos, hasta llegar a influir en cambios legislativos que proveyeran un marco jurídico más equitativo hacia estas personas, que por tanto tiempo habían sido vulneradas.

Anunció que el premio económico que va asociado a la entrega de esta medalla, se donará en su totalidad a Confe para que continúe con su labor en favor de las personas con discapacidad.

También se proyectó un video, donde Gilberto Rincón Gallardo precisa que “en México hay mucha gente que es tratada como si valiera menos. El nuestro es injusto, donde se abusa de los débiles. Necesitamos poner un alto a esto. Necesitamos, con urgencia, construir un país donde la gente se vea de igual a igual”.

La ciudadana Silvia Pavón de Rincón Gallardo expone en el video que “siempre luchó por la no discriminación y por las personas con discapacidad, porque él fue un niño que desde que nació tuvo que luchar contra la discapacidad”.

Recordó que en Sudáfrica, en Durban, en la Asamblea contra el Racismo, ahí participó él y ahí presentó por primera vez el proyecto de la Convención para los Derechos de las Personas con Discapacidad. Cualquier tipo: intelectual, física, de todos. Y empezó a hablar también de la discriminación, por ser diferente, por las oportunidades para todos, porque no existiera ninguna discriminación”.

En tanto, Alicia Escobar Latapí relata en el video que Ana María Latapí Sarre fue una mujer incansable a quien la vida le trajo una hija con una discapacidad intelectual y que se convirtió eventualmente en la causa de su vida.

También en el video, el ciudadano Juan Pedro Escobar Latapí expuso que la lucha se fue ampliando y reconociendo que era necesario dar un paso en la esfera pública para llevar esta iniciativa a la Cámara de Diputados. “Entonces ahí es donde se fue formando la idea de que era posible transformar el marco jurídico mexicano para lograr el reconocimiento de las personas con discapacidad”.

Posteriormente, se entonó el Himno Nacional y puso a discusión el acta de la Sesión Solemne para proceder a su clausura.

Asistieron por parte de la galardonada: Juan Antonio Marín, Agustín Escobar, Regina Escobar Gámez, Leopoldo Escobar, Maribel Magaña, Lupita Escobar, Juan Bosco Islas, Juan Pedro Escobar, Isabel Briones, María Latapí Sarre, Laura Elena Goitia, María Quijano, Javier Quijano y Ernesto Velasco León.

De la familia de don Gilberto Rincón Gallardo: Martín Gerardo Rincón Gallardo, Lídice Rincón Gallardo Pavón, Ernesto Rincón Gallardo, Silvia Carolina Pavón Aspire y Diego Rincón Gallardo López.

Posteriormente, en entrevista, el presidente de la Confe, Javier Quijano Orvañanos, aseguró que continuarán su lucha en los ámbitos educativo, laboral, recreativo y legislativo para que las personas con discapacidad sean ciudadanos como cualquier otro.

“Pertenecemos a la Asamblea Consultiva y estamos trabajando con los grupos vulnerables, tanto en la Cámara de Senadores como en la Cámara de Diputados, impulsando las leyes para los cambios necesarios en beneficio de las personas con discapacidad para que se use el lenguaje y sus derechos. Hemos estado con el diputado Mario Delgado y en el Senado y en el Tribunal con la Magistrada Carreón.

“Estamos preocupados porque en el Censo de 2020 están quitando la pregunta sobre discapacidad en el cuestionario básico, retroceso muy grande para nuestro país, estamos luchando para que se incluya el tema de las personas con discapacidad en el Censo Básico y en el ampliado. En México reconocemos a siete millones de personas con discapacidad, cuando somos más de 11 millones. Hay una deuda histórica para las personas con discapacidad”.

Boletín de prensa