Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Congreso de Yucatán debe desaparecer Comisión del Caso de la Mega Granja

Congreso de Yucatán debe desaparecer Comisión del Caso de la Mega Granja

409
0
Compartir

Congreso de Yucatán debe desaparecer Comisión del caso de la Mega Granja.

I.- No tiene razón de ser. Si nunca hubo una razón política, menos la hay ahora que existe una indignación por la confusión que ha generado. Los yucatecos en su mayoría no quieren que opere la Mega Granja de puercos porque pone en peligro la salud. Tienen miedo de que el agua se contamine. El Congreso se ha metido en terrenos que solo competen al Poder Judicial, toda vez que existe un proceso en curso. Simple, hay que esperar la sentencia y listo, a cumplirla.

II.- Y es que, aunque la Mega Granja aparentemente cuenta con toda la infraestructura para operar garantizando que no contaminarán el agua, falta que en realidad entre en operación. A los Diputados integrantes de la Comisión les explicaron que para que se pueda probar su viabilidad, es necesario que empiece operar.

III.- Es la única Mega Granja, con tales dimensiones, que existe en México, por tanto, no se pueda asegurar que en realidad no contamine. De hecho tendría que llenarse el depósito con toneladas de excremento porcino, para que funcione el sistema de filtración y se procese debidamente.

IV.- El apeste ambiental es enorme, y son muchas las dudas. Al interior de la Comisión el ambiente es tenso. La fracción parlamentaria de Morena se ha deslindado de toda acción, acusan de consensar nada y de dejarse llevar por un enorme protagonismo.

V.- El asunto parece haberse salido de control. La prensa tiene más dudas sobre el verdadero objetivo de la Comisión Extraordinaria. La versión de que desean abonarle el camino a los dueños de la Mega Granja se hace patente y cobra más fuerza.

VI.- Este asunto político se está poniendo peligroso. Lo mejor es que desaparezca la Comisión y deje todo el asunto en la vía judicial. Al final, nada va a poder hacer, ni nada positivo logrará. Solo está enturbiando las cosas.

VII.- La intención fue buena, pero si los diputados tenían interés de conocer la legalidad del tema, debieron hacer comparecer al Secretario del Medio Ambiente, Eduardo Batllori; a los propiestarios de la Mega Granja; al Alcalde que dio el permiso, y cuanto funcionario haya estado involucrado y listo.

VIII.- Al generar un foro abierto, se metieron en camisa de once varas. Ahora son parte del problema. Los pobladores de Homún, que tienen el respaldo de la mayoría del pueblo de Yucatán, ya ven a los diputados como “Vasallos” de la empresa dueña de PAPO y no como representantes del pueblo.

IX.- La Mega Granja es ya una bandera que pone al pueblo contra de la empresa privada. Cuando el Congreso de Yucatán se avienta el tiro de entrometerse, en realidad quedó entrampada y sus integrantes quedaron sin margen de maniobra. Toda declaración que realicen, tendrá un sentido que los compromete.

X.- Los diputados deben recular. Dar marcha atrás y retirarse con el traje limpio. Porque en caso de emitir un dictamen aunque solo sea “solo una recomendación”, tendrá un impacto político que causará enredos y agravará la situación. Lo viable, lo prudente es retirarse de inmediato.

La neta del planeta. Es fácil retirarse, basta con argumentar que hay que esperar la sentencia judicial y punto. Eso sí, si ya el Congreso detectó irregularidades, entonces que las canalice a las autoridades correspondientes.