Inicio Análisis político Alejandro López Munguía ¿Contubernio en el Congreso de Yucatán para proteger a funcionarios corruptos de...

¿Contubernio en el Congreso de Yucatán para proteger a funcionarios corruptos de la Segey?

3549
0
Compartir

Diputados parecen proteger las corruptelas del Secretario de la Segey, Delio Peniche.

I.- Compareció y los diputados yucatecos no le escudriñaron, le preguntaron sí, pero cosas a modo, eso no vale. No le cuestionaron sobre los actos de nepotismo que existen en la Segey, que han beneficiado a su parentela y a la parentela de su gabinete. ¿Por qué razón o razones no lo hicieron?. Es una pregunta que nos abre la puerta de la duda. ¿Qué motivó su actuación frente a este funcionario acusado por múltiples maestros yucatecos de ser altamente corrupto?.

II.- Nadie lo sabe. Las razones nadie las conoce, eso sí, causa extrañeza que lo dejaran tranquilo. Los diputados ignoraron la corrupción que hay en la Segey. Y no pueden decir que no están enterados. Todo Yucatán conoce de las acusaciones.

III.- Delio Peniche está acusado públicamente de haber favorecido a una red muy amplia de funcionarios que le han otorgado plazas a sus hijos, a sus cuñados, a sus sobrinos, a sus tíos, a sus ahijados, a sus amigos, a sus amigas, a sus choferes, a sus operadores. Por mínima curiosidad, debieron haber considerado investigar el asunto.

IV.- No es cosa menor, se trata de la educación pública en Yucatán. Y es que, la educación es el verdadero rostro del progreso, la democracia, la integridad, la ética y el desarrollo del estado. Sobre la educación se cierne el verdadero avance social de una entidad. Pero en el caso de Yucatán, la corrupción contradice todo lo presumido por el Gobernador Rolando Zapata Bello.

V.- De hecho, considerando las palabras del mandatario saliente emitidas en la parte final de su mensaje con motivo de su último informe de gobierno, “mi mayor legado es dejar un gran ánimo social”, me vino a la mente una conclusión: ahora entiendo por qué el PRI perdió la elección del pasado 1 de julio.

VI.- No fue un “gran ánimo social”, sino un “gran encabronamiento social” el que hizo que los maestros le dieran la espalda a la continuidad. Nunca la comunidad magisterial se había sentido tan avergonzada de sus funcionarios. La urgencia de sacudirse de esta perversa corrupción afianzada por el tráfico de influencias hizo posible el voto mayoritario para que el PRI perdiera la gubernatura y la mayoría en el Congreso.

VII.- Para los que sientan la tentación de rebatir el punto anterior les recuerdo que el PRI solo ganó 10 curules. 10 diputaciones no son mayoría. Mayor razón para pensar en que los legisladores del tricolor pudieran haber aprovechado la oportunidad de “lavarse la cara”. Pero prefirieron proteger al acusado de corrupto. De esa forma envían un mensaje que genera lástima política por su cero compromiso contra el contra el combate a la corrupción.

IX.- El PRI dice haber aprendido la lección. De hecho, su coordinador Felipe Cervera Hernández dijo recientemente que en el futuro habría que aprender a escuchar al pueblo, pero, ¿acaso lo están escuchando?. Al proteger a Delio Peniche y la mafia que se ha apoderado de la Segey, se muestra incongruente y falto de su propio dicho.

X.- Del PAN y del Movimiento Ciudadano, esperábamos firmeza contra la corrupción. Aseguran en redes sociales sentirse muy contentos de “servir a los ciudadanos”, pero déjenme decirles que faltan a la verdad, pues no se les ve tal compromiso. Son cientos de maestros que gritan porque se les haga justicia aplicando todo el peso de la Ley y la fuerza del debate público. ¿Acaso pidieron el voto para darle la espalda a la gente?.

La neta del planeta.- Se nota a leguas que existe un gran contubernio legislativo para aprobar las cuentas de la Segey, la Secretaría de Salud, la Dirección del Transporte Público, la Sedeculta, el Instituto del Deporte, el Cobay, dependencias donde se sabe hay graves acusaciones de corrupción, tráfico de influencias, desvío de recursos y desaparición del erario. Nadie olvida, y todos recuerdan, el momento justo en el que el Gobernador Electo, antes candidato del PAN y MC, señaló que faltaban 2 mil millones de pesos en la Secretaría de Salud, reportados como ejercidos. El señalamiento lo hizo en pleno debate público cuando buscaba la silla de gobierno. El recuerdo es vívido y no se puede borrar con un contubernio legislativo.

Muchas son las explicaciones que los legisladores debieran dar a la sociedad, cuando gusten, el espacio está disponible.