Inicio Análisis político Enrique Vidales Ripoll ¿Dar marcha atrás a las reformas de Peña?

¿Dar marcha atrás a las reformas de Peña?

353
0
Compartir

Si de algo es consciente un estudioso del Derecho, es que las leyes no son perfectas, pero sí perfectibles. Es claro que no se puede haber de un Derecho acabado sino en constante evolución. 

De tal manera, que lo que funcionó en una época, puede no servir en una situación actual. Los factores de cambio social son variables y obedecen a diversas circunstancias económicas, de la misma sociedad y hasta de la visión o régimen político vigente. 

Enrique Peña Nieto en las primeras acciones de gobierno hace seis años fue convocar a las principales fuerzas políticas del Congreso de la Unión (PAN-PRD-PRI) para realizar diversas reformas estructurales. Como productos del “Pacto por México” se reformó significativamente diversos ámbitos de la legislación mexicana. Se cambiaron las leyes en materia laboral, amparo, telecomunicaciones, fiscal, energética, política y educativa, entre las principales. 

Esto después de más de 20 años de una inacción política en materia de ajuste legislativo que pretendía transformar a México para conducirlo a la modernidad y los requerimientos del orden internacional. Sin embargo, los escándalos de corrupción y la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa vinieron a cambiar la discusión política del país y la disolución del “Pacto por México” que conllevo a una polarización política que encendió la vida social del país.  

A este clima tendríamos que ser conscientes que los resultados que se prometieron nunca han llegado de manera efectiva a impactar la vida económica y social del mexicano. El tema del gasolinazo es la cúspide que hartó a la sociedad y fue el cultivo para el resultado que se obtuvo el pasado 1 de julio. 

El virtual presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador sostuvo durante la campaña la promesa de dar marcha atrás a varias reformas, especialmente la energética y la educativa. Por lo menos él ha aclarado sobre el tema del gasolinazo que no habrá más incremento por encima de la inflación y se espera que en tres años el precio baje por la rehabilitación de refinerías para producir propias gasolinas y no depender de la compra de éstas en el exterior. 

De la educativa, el que se dice será el próximo secretario de educación, Esteban Moctezuma, ha confirmado que se revisará la reforma educativa con consultas a la sociedad; pero que se mantiene la evaluación educativa. Algo interesante porque la base de la reforma educativa de 2013 fue precisamente la evaluación que tuvo un corte coercitivo en material laboral para los maestros. Sin embargo, para cualquier educador consciente del proceso educativo sabe que la evaluación es primordial para determinar las áreas de oportunidad de mejoramiento de la educación. 

Es difícil pretender ante hechos consumados que se derivaron de las reformas que un tiempo se construyeron y consolidaron por procesos legislativos legales que se tire totalmente para atrás un marco jurídico vigente. Lo que si procede y es parte de la propia evolución legal es la revisión de lo que funciona o no para resolver los problemas sociales y replantear lo que se consideré pertinente. 

Es claro que hay una nueva visión de Estado. Hay un nuevo presidente de la república con ideas diferentes a lo que se ha venido construyendo a lo largo de los últimos 20 años de nuestra historia. También es importante destacar que si se necesitan cambios que mejoren los procesos sociales y los resultados sean claros, pertinentes, evidenciables y reales para los ciudadanos. 

Pongamos en claro que el gobierno está para el servicio de los ciudadanos, para resolver los problemas sociales y superar los rezagos económicos y políticos.