Inicio Análisis político Desde el Olimpo meridano Desde el Olimpo meridano…

Desde el Olimpo meridano…

957
0

I.- Su mirada es seria, decidida, aunque en el fondo “trastabillea”, Renán Barrera el nuevo alcalde sabe que es hoy o nunca … es necesario hacer una limpia, “barrer la casa” sacar a todo aquel intruso que no pertenece a la “familia”. Es la hora de hacerlo, no hay por qué esperar, con el tiempo, todo se olvidará. ¡Total así es la vida!, unos vienen y otros se van. Renán escucha al tío Rommel decirle con precisión que su  periodo no es eterno, que así es la política y que si no “aprovechan” los “otros” pueden resurgir. Se trata de “hacer lana”, de arroparse para la gran batalla: la gubernatura en el 2018. Renán escucha, piensa y al final … decide, da la orden y así, empieza la cacería de brujas. Ruedan cabezas, lo mismo un coordinador, que un supervisor, que un jefe de departamento, que un subdirector, y de paso, todos los de honorarios, no importa su antiguedad, ni si están embarazadas, o si son de la tercera edad, o si están discapacitadas. No importa, pues en la “guerra” siempre hay víctimas y victimarios según el tío Rommel. el “jefe” César lo observa, le pasa la mano y al oído le susurra “no tengas miedo, vamos bien”. El “amigo” Chan le echa porras, y desde su curul federal, el hombre le promete “defenderlo” de la tía Bety, pues es ella su dolor de cabeza. Preocupado se reúne con su “ingenioso” cuerpo de Comunicación Social, allí está el “chismoso” que le asegura posicionarlo en las redes sociales, Renán respira, traba la quijada, y con esa mirada de torero en el ruedo se dice a sí mismo, “ni modo, agarremos al toro por los cuernos” … así, la barbarie llegó al Ayuntamiento para quedarse. El resultado será mil trabajadores en la calle, pero el objetivo se cumplirá. Al final quedará la satisfacción del deber cumplido y echados para adelante dirán en coro “misión cumplida”.

II.- El tío Rommel convoca a una reunión urgente, al llamado acuden las “regidoras: la guayaba y la tostada”que hoy manejan la tesorería y la dirección de gobierno, también está el “jefe César”; el tío Rommel les comenta que convenció al “padrino” y avaló ya la estrategia para dar el primer “arañazo al presupuesto”. El punto es que pedirán 400 millones de pesos en préstamo, ésto para poder echar a andar la obra pública que en Mérida tiene a los meridanos “molestos”. Los ojos le brillan a Renán, en su mente empiezan a danzar las ideas: se imagina con un mínimo de 20 millones para él solito. El plan parece perfecto, Renán llorará que le han dejado un Ayuntamiento “quebrado”, que está rodeado de enemigos, que los priístas y los perredistas y el PVEM están aliados para perjudicarlo desde el congreso, el gobierno estatal y el federal y así, justificará la solicitud. El Didy les ayudará a chantajear y presionar al gobierno de Rolando y al Congreso del Estado. Alguién pregunta sobre la postura de la “vecina” Sofía en el Congreso, y el tío Rommel garantiza que el amigo “Hugo” le apretará el cuello, pues le interesa acomodar a su hermanito el “Winnie Puh” Tito en la nómina municipal. La pinza está armada. 400 millones que llegarán a su bolsa mediante contrataciones amañadas y rentas de equipo para construcción. Renán está feliz, en su mente las cosas parecen perfectas, “tenemos al cabildo” asegura. El “jefe César” afirma que el director del Infonavit “ya esta amarrado” y que con la construcción de casas y recuperación de predios abandonados se puede hacer un gran “bussines”. Renán sale convencido de la reunión, sintiéndose millonario … “ya se vio” … y los meridanos pues “ya se vieron … jodidos y asaltados”.

Veremos el desenlace de tan “heroico”, “honorable” y “democrático” acto de la familia “puercoespin” … desde el Olimpo

 

PD.- Ésta columna está dedicada a relatar los aconteceres de la vida pública municipal, no son versiones oficiales, sino versiones populares surgidos de su “vientre”, es la verdad oculta, esa que es pero se evita revelar en público. Saldrá todos los lunes, aunque por esta ocasión la adelantamos en viernes 7 para su debida promoción