Inicio Noticias Medicina Detener la resistencia a los antimicrobianos costaría solo 2 dólares (USD) por...

Detener la resistencia a los antimicrobianos costaría solo 2 dólares (USD) por persona al año, dice la OCDE

91
0
Compartir

París, Fr, noviembre 7, 2018.- Las infecciones por súper-bacterias (superbug) podrían costar la vida de alrededor de 2.4 millones de personas en Europa, América del Norte y Australia durante los próximos 30 años, a menos que se emprendan más acciones para poner freno a la resistencia a los antibióticos. Sin embargo, según un nuevo informe de la OCDE, tres de cada cuatro muertes podrían evitarse gastando solo USD 2 por persona al año en medidas tan sencillas como lavarse las manos y recetar antibióticos con mayor prudencia.

En Detener la oleada de las súper-bacterias: solo unos cuantos dólares más (Stemming the Superbug Tide: Just A Few Dollars More) se afirma que tratar las complicaciones por resistencia a los antimicrobianos (RAM) podría costar hasta USD 3.5 mil millones al año en promedio en los 33 países incluidos en el análisis, a menos que los países intensifiquen el combate a las súper-bacterias.

El sur de Europa corre el riesgo de resultar particularmente afectado. Se prevé que Italia, Grecia y Portugal encabezarán la lista de los países de la OCDE con las más altas tasas de mortalidad por RAM, en tanto que Estados Unidos, Italia y Francia tendrían las tasas de mortalidad absoluta más altas, con casi 30,000 muertes por RAM al año previstas tan solo en Estados Unidos para 2050.

La inversión a corto plazo para frenar la oleada de súper-bacterias salvaría vidas y dinero en el largo plazo, sostiene la OCDE. Un plan de ataque a la resistencia a los antimicrobianos de cinco vertientes —promover una mejor higiene, acabar con la prescripción excesiva de antibióticos, realizar pruebas rápidas a los pacientes para determinar si tienen infecciones virales o bacterianas, aplazar la prescripción de antibióticos y emprender campañas en los medios masivos de comunicación— podría contrarrestar una de las mayores amenazas para la medicina moderna.

La inversión en un paquete integral de salud pública que abarque algunas de estas medidas en los países de la OCDE podría amortizarse por sí sola en solo un año y acabar generando un ahorro de USD 4.8 mil millones al año, dice la OCDE.

Si bien los porcentajes de resistencia a ocho combinaciones de antimicrobianos de alta prioridad aumentaron de 14% en 2005 a 17% en 2015 en los países de la OCDE, hubo grandes diferencias entre ellos. Los porcentajes de resistencia promedio de Turquía, Corea y Grecia (cerca de 35%) fueron siete veces mayores que los de Islandia, los Países Bajos y Noruega, los países con los porcentajes más bajos (cerca de 5%).

En los países de ingresos bajos y medios la resistencia ya es alta, y se proyecta que irá en aumento. Por ejemplo, en Brasil, Indonesia y Rusia, entre 40% y 60% de las infecciones ya eran resistentes, en comparación con el promedio de 17% en los países de la OCDE. En estos, se estima que entre hoy y 2050, la tasa de RAM crecerá de cuatro a siete veces más que la de los países de la OCDE.

Pese a que el crecimiento promedio de la resistencia parece desacelerarse, en el informe se sostiene que hay graves motivos de preocupación. Se espera que en toda la OCDE, la resistencia a los antibióticos de segundo y tercer nivel —que presentan la más avanzada y efectiva línea de defensa para prevenir infecciones— será 70% mayor en 2030 en comparación con la tasa RAM de 2005 para las mismas combinaciones de antimicrobianos, y que la resistencia a los tratamientos de tercer nivel se duplicará en los países de la Unión Europea.

Los niños y los ancianos serán los grupos más vulnerables. La probabilidad de contraer una infección resistente es significativamente mayor para los niños de hasta 12 meses de edad y para los adultos de 70 años y más. Asimismo, los hombres son más propensos a desarrollar este tipo de infecciones que las mujeres.

Los análisis presentados en este informe fueron realizados por la OCDE utilizando enfoques analíticos avanzados, que incluyen técnicas de microsimulación y modelado de conjuntos. Los datos para los países europeos fueron proporcionados por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades.

Boletín de prensa