Inicio Noticias Ciencia y tecnología Digitalización ofrece más empleos e inclusión en la industria tecnológica

Digitalización ofrece más empleos e inclusión en la industria tecnológica

426
0

BeeWorks es una empresa de subcontratación con un enfoque especial en la inclusión de grupos vulnerables

 

NOTIPRESS.- No obstante, el desempleo provocado por la pandemia afectó más a las mujeres que a los hombres, por ejemplificar un grupo específico. Según una investigación del banco suizo UBS60% de estos empleos perdidos correspondían a mujeres. Sin embargo, con la creciente digitalización de los negocios en el contexto de la pandemia, surge una oportunidad para acrecentar la oferta laboral tecnológica e incluir a estos grupos vulnerables.

El distanciamiento social y el paro de actividades económicas provocado por la pandemia de Covid-19 modificó radicalmente el panorama laboral en México. Empresas y otras organizaciones prestadoras de empleos han recurrido al trabajo a distancia, por motivos de seguridad y, en el peor de los casos, a recortes de personal, por motivos económicos. Esta situación ha afectado de manera especial a aquellos sectores vulnerables del país, como adultos mayores, madres solteras o personas LGBT+.

Poniendo lo anterior en contexto, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) para el tercer trimestre de 2020, la población ocupada en México disminuyó en 4.3 millones. También existe una marcada inequidad en cuanto a la población que se desempeña en actividades económicas relacionadas con la tecnología. Según cifras del Inegi, de las 752,000 empleadas en esta industria, solamente el 17.1% son mujeres.

Ante esto, empresas como BeeWorks, quienes han aumentado la demanda de sus servicios entre 80 y 90% a raíz de la pandemia, han prestado atención a este problema. El giro de la empresa consiste en proveer servicios personalizados y remotos en Tecnologías de la Información. Además, dado que la empresa trabaja remotamente desde su concepción, son sensibles hacia las necesidades de aquellos afectados por el distanciamiento social y al potencial del home office para el futuro.

Erika Pérez, gerente general de BeeWorks, afirmó en entrevista con NotiPress que su empresa presta una atención especial a la inclusión: “Quisiéramos aportar un poquito y poner nuestro granito de arena”. Principalmente, priorizan la contratación de grupos subrepresentados en el mercado laboral tecnológico, tales como “madres solteras, personas con discapacidad motriz y mayores de 50 años”.

Aunado a lo anterior, la empresa posee un estricto manual de conducta que incentiva el respeto a identidades y creencias diferentes. El mismo incluye sanciones que pueden llegar hasta el despido en caso de faltas. También buscan acrecentar la inclusión de perfiles subrepresentados a través de una fuerte presencia en redes como LinkedIn. A través de la misma realizan sondeos para acercarse a perfiles capacitados, pero prestando especial atención a poblaciones en situación de vulnerabilidad.

Por otra parte, Pérez atribuyó este contexto hostil para las minorías a una falta generalizada de cultura de la inclusión en México. Declaró: “Los espacios no están adecuados; cuando alguien abre una oficina, muy pocos son los que se plantean que tenga rampas, baños mixtos o, en general, que el espacio sea incluyente.”

En cuanto a los procesos de contratación, también criticó la poca flexibilidad de horarios de la que gozan las madres solteras y el sesgo injustificado hacia contratar personas mayores: “Una persona de 50 o 55 años no está grande. Saben que una persona así tiene más experiencia y seniority, pero la gente solo ve los inconvenientes. Como si uno no fuera a envejecer”.

Conforme avanza la transformación digital de las empresas, los CEOs requerirán de forma cada vez un mayor número de expertos en Tecnologías de la Comunicación. Empresas como BeeWorks respondieron a este súbito cambio en el mercado laboral tecnológico al tiempo que han priorizado la inclusión de grupos discriminados. El desequilibrio entre la oferta y demanda de mano experta en TI, así como las desigualdades en empleabilidad, son un desafío a largo plazo para la industria en México. No obstante, esquemas de trabajo más flexibles e incluyentes pueden contribuir a la resolución de ambos problemas.