Inicio Noticias Nacionales Diputados aprueban reforma constitucional en materia de igualdad y paridad de género

Diputados aprueban reforma constitucional en materia de igualdad y paridad de género

189
0

La Cámara de Diputados aprobó el dictamen a la minuta que reforma diversos artículos de la Constitución en materia de igualdad y paridad de género; garantiza el pleno ejercicio de los derechos políticos de las mujeres en México. Se turnó a los congresos locales, para sus efectos legales.

Con la mayoría calificada de 445 votos se avalaron reformas a los artículos 2, 4, 35, 41, 52, 53, 56, 94 y 115 de la Carta Magna, para establecer la obligatoriedad constitucional de observar el principio de paridad en la integración de los Poderes de la Unión. El mismo esquema será para los estados, así como en la integración de los ayuntamientos.

En su intervención, el diputado Porfirio Muñoz Ledo (Morena) subrayó la importancia de incluir mecanismos paritarios en la función pública porque si no, nunca va a ocurrir. “Hemos propuesto que quienes estén encargados de proveer un cargo público, manden candidatas, hasta que se alcance la igualdad”.

Reconoció a todas las legisladoras, “no sólo porque esto es considerado un gran avance, sino por el entusiasmo con el que acogen esta minuta; atribuyo esta alegría a una especie de ruptura de represión”.

La presidenta de la Comisión de Igualdad de Género, diputada Wendy Briceño Zuloaga (Morena), destacó que hoy se da un nuevo sentido a la política y al ejercicio efectivo del poder desde la toma de decisiones. “Basta de decir que no hay mujeres capaces para ocupar los cargos. Se acabaron las condiciones del patriarcado que nos exigían las ciudadanas, servidoras públicas, candidatas y representantes populares”.

Por el PAN, la diputada Verónica María Sobrado Rodríguez, resaltó que la reforma va a contribuir a la consolidación de una democracia más justa, incluyente e igualitaria. “Hoy avanzamos en el derecho a la igualdad entre mujeres y hombres al establecer la participación, por igual, en las secretarías del Poder Ejecutivo federal y sus equivalentes en las entidades federativas y municipios, organismos autónomos, en la representación indígena ante los ayuntamientos, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación y candidaturas de los partidos políticos”.

La diputada priista, María Esther Alonzo Morales señaló que con este dictamen se podrán construir procesos de elección y designación de candidatas y candidatos cada vez más paritarios. “Ya no será la Legislatura de la Paridad, creamos el Estado mexicano de la paridad; contaremos con gabinetes de mujeres y otorgamos más y mejores oportunidades para todas. Los retos siguen, pues la violencia generalizada ha evidenciado una profunda discriminación social en contra de ellas y los feminicidios, violaciones y el acoso son fenómenos que debemos erradicar”.

La diputada Olga Patricia Sosa Ruiz (PES) resaltó que con esta reforma constitucional se destaca la importancia y trascendencia que tiene la colaboración e intervención de las mujeres en la vida política de los pueblos, ya sea para hacer juzgadoras, secretarias de Estado, regidoras, síndicas u otros cargos en los que sin duda vendrán a mejorar la integración de los gabinetes, de los ayuntamientos, de los estados y de la Federación.

Maribel Martínez Ruiz, diputada del PT, argumentó que ha llegado el tiempo de la reivindicación de las mujeres y que se ponga énfasis en cómo vivimos, en cuántas oportunidades tenemos y qué estamos haciendo para aprovecharlas. “No vamos a permitir que se continúen regateando los espacios que las mujeres de México merecen, ni que con trampas y artimañas en los tribunales se les quite el derecho a estar en un órgano de gobierno”.

La diputada de MC, Martha Tagle Martínez, resaltó que, a partir de esta reforma, “nos sentemos para ver cuál es la agenda que sigue, pues la paridad no es solamente que haya más mujeres en los espacios de toma de decisiones, queremos más mujeres en el poder, pero para cambiar la vida de todas nosotras. No basta con que lleguemos más diputadas, senadoras, gobernadoras, ministras, juezas y mujeres tomando decisiones, si no llegamos a cambiar vidas”.

Por el PRD, la diputada María Guadalupe Almaguer Pardo, externó que este día representa un hito en la historia de esta Cámara y del Congreso, porque se reconocen derechos plenos, humanos y políticos a la mitad de la población. “Hoy México deja de ser un país con ciudadanos de primera y ciudadanas de segunda. La paridad significa igualdad, no concesión, autorización ni permiso; deberá notarse en los programas gubernamentales, en el presupuesto, en las políticas públicas y en las leyes que protegen nuestros derechos al trabajo, a la salud y a la vida sin violencia”.

Dictamen y fundamentación

El documento precisa que la Suprema Corte de Justicia de la Nación estará integrada por ministras y ministros. La conformación de los órganos jurisdiccionales se realizará mediante concursos abiertos, observando el principio de paridad de género.

La paridad de género se aplicará para los partidos políticos, órganos autónomos y en cualquier entidad, órgano u organismo que ejerza funciones de autoridad en el ámbito de la Federación, las entidades federativas, municipios y alcaldías de la Ciudad de México. Sus autoridades deberán ser electas, nombradas o designadas, respetando el principio de paridad de género.

La modificación constitucional también incluye dicho principio en la elección de representantes ante los ayuntamientos en los municipios con población indígena.

En los artículos transitorios se señala que las legislaturas de las entidades federativas deberán realizar reformas en su legislación para garantizar los procedimientos de elección, designación y nombramiento de sus autoridades, bajo el principio de paridad.

Al fundamentar el dictamen, la presidenta de la Comisión de Puntos Constitucionales, diputada Miroslava Carrillo Martínez (Morena), expresó que es un tema fundamental para la vida democrática de las instituciones políticas. “Para el Estado mexicano en su conjunto, y particularmente para quienes representamos a más del 50 por ciento de la población, el tema es justamente el de igualdad y la paridad de género”.

Dijo que es un día histórico porque se consolida un avance constitucional más que fortalece los derechos políticos de las mujeres, tanto de su participación en los puestos de representación política, como en el ejercicio público de los poderes Ejecutivo y Judicial, así como en órdenes de gobierno, organismos autónomos, hasta llegar a los ayuntamientos, “que son la célula madre del federalismo y del poder político en México”.

México se pone a la vanguardia internacional porque contará en la normativa nacional con la paridad de género de manera transversal en la Constitución. Además, llevará la fuerza centrípeta del federalismo y del constitucionalismo local, que ha dado muestras de progresividad para la igualdad de oportunidades y saldar la deuda histórica que se tiene con las mujeres.

Resaltó que se incrementará la calidad democrática y representación del pueblo de manera igualitaria, con justicia histórica y fortalecimiento de la soberanía. “Se acentúa en la realidad los sueños y esperanzas de miles de mujeres que han ocupado su vida entera a favor de lucha para impedir que haya ciudadanos de primera y de segunda”.

Carrillo Martínez precisó que esta reforma histórica no puede ser autoría de nadie, “es de todas y de todos los que han luchado hombro con hombro desde sus hogares, oficinas, calles, escuelas, fábricas, desde el campo, desde migrantes que viven en el extranjero y comunidades indígenas, desde los distintos poderes, órdenes y niveles de estado, desde cada lugar donde hay una mujer que defiende y hace valer sus derechos”.

Argumentó que es importante subrayar la importancia de dar crédito a las decenas o cientos de iniciativas que se han presentado en este Congreso de la Unión y en las 32 Legislaturas de la República Mexicana por todas las fuerzas políticas representadas e independientes.

Explicó que la reforma modifica la fracción VII del apartado A del artículo 2, con la intención de incluir el principio de igualdad de género en las elecciones de representantes ante los ayuntamientos en los municipios y poblaciones indígenas. Modifica el término de varón por el de hombre, en el artículo 4º.

En el artículo 35 se cambia el vocablo ciudadano por el de ciudadanía, con la intención de dar a entender que en dicha palabra se encuentran incluidas todas las personas que cuenten con el carácter de ciudadana o ciudadano mexicano, además de que se especifica que el derecho a ser votada o ser votado será una base al principio de paridad de género.

En el 41 se establece la obligatoriedad de la aplicación del principio de paridad de género en puestos específicos dentro del Poder Ejecutivo y sus homólogos en las entidades federativas. Se plantea que dicho principio deberá observarse en la conformación de los organismos autónomos y obliga a los partidos políticos a formular la postulación de sus candidaturas, garantizando dicho principio en los distintos cargos de elección popular.

Se instituye en el artículo 94 que el pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se conforme por 11 integrantes, mujeres y hombres de manera indistinta. Se establece que será facultad del Estado estipular en la legislación aplicable a la materia las formas y procedimientos que deberán de seguirse mediante concursos abiertos que ponderen el principio de paridad de género en la integración de los órganos jurisdiccionales.

En el artículo 115 se plantean dos modificaciones: la primera, con la intención de atender la correcta armonización del lenguaje incluyente. Y la segunda, para instalar el principio de paridad de manera vertical y horizontal en el ámbito municipal.

La diputada Miroslava Carrillo dijo: “Seguiremos promoviendo y perfeccionando otros derechos fundamentales de la mujer en un ejercicio democrático en el que todas las expresiones políticas integradas coincidan plena y responsablemente en su viabilidad”.

Posicionamientos

En su participación, el diputado Porfirio Muñoz Ledo recordó que presentó una iniciativa de reformas en materia de la igualdad en los órganos académicos y públicos que tengan interés social.

Estimó que no hay igualdad si no existe un empate de voluntades. “La cuestión es de perspectiva cultural. Por eso aspiramos a que las reformas que han ocurrido en la sociedad se transformen en una legislación definitiva. Seamos vigilantes de todos los cargos públicos y, sobre todo, de todos los cuerpos colegiados”.

Explicó que el artículo 22 de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre es clarísimo al señalar la relevancia de la igualdad en el acceso a la función pública.

Asimismo, consideró importante que no se siga confundiendo la igualdad y la paridad, porque la igualdad es un principio universal en todos los ámbitos de la actividad humana, la equidad, es la comparación de algo con otra cosa.

“Sería absurdo que consideremos que el principal problema del país es la desigualdad en todo, entre comunidades, entre clases sociales; son desigualdades, aquí hablamos de paridad”, comentó.

“Hoy están actuando ustedes como si se hubiera roto una represa y el agua empezara a fluir. Es exactamente lo que va a pasar, por eso hay que aplaudir esta decisión”, manifestó.

“Han decidido ustedes las legisladoras, con algunas diferencias de perspectiva e ir paso a paso. Yo lo entiendo como la inercia del pasado, donde había que ir pasito a pasito buscando los atajos para llegar a la igualdad entre géneros, pero yo aquí difiero un poco”, apuntó.

“Yo creo que una Cuarta Transformación es hacer las cosas que antes no se podían hacer. Hoy podemos hacer las cosas que antes eran utopía. Es por ello que mi invitación cordial es que vayamos juntos mucho más adelante”, continuó.

Indicó que además de la minuta a discusión habrá otras iniciativas de la Cámara que contemplen otros temas. Este documento es esencialmente sobre paridad, hay otros que versan sobre igualdad sustantiva.

Finalmente, Muñoz Ledo lamentó que no se hable de los sindicatos, de las organizaciones patronales, y de todos los cuerpos colegiados que hay en el país.

La diputada Wendy Briceño Zuloaga (Morena) mencionó que se trata de un nuevo llamado a reconstruir juntos y juntas un país distinto, más justo e igualitario. Con estas reformas se abren nuevos paradigmas sobre la rendición de cuentas en la gestión. “Sabemos que el orden local es en el que mayores casos de discriminación y violencia política sufren las candidatas, presidentas municipales, síndicas, regidoras, funcionarias públicas de los ayuntamientos”.

Su compañera de bancada, diputada Ana Patricia Peralta de la Peña, precisó que la paridad de género establecida en el texto constitucional “es el legado que como legisladoras les dejaremos a las futuras generaciones y es el reconocimiento al esfuerzo de todas aquellas que nos antecedieron. Nuestro país requiere pasar de la igualdad formal a la sustantiva y esta reforma proporcionará las condiciones mínimas para el goce y ejercicio pleno de los derechos de las mujeres”.

También de Morena, la diputada Rocío del Pilar Villarauz Martínez señaló que México será el primer país en el ámbito mundial que tendrá en rango constitucional la paridad y que incluye a las mujeres, las reconoce con igualdad en el ámbito político y abre la puerta a la consolidación de una sociedad igualitaria. “Los conmino a seguir construyendo consensos para avanzar en la aprobación de otras reformas constitucionales y propuestas de ley que están en las comisiones y que tienen por objetivo garantizar el pleno ejercicio de nuestros derechos”.

María Marcela Torres Peimbert, diputada del PAN, subrayó que la reforma trata de un cambio que en apariencia parece sólo beneficiar a las mujeres, pero que será positivo para hombres y mujeres. “Desterrar la cultura machista de la sociedad permite romper estereotipos tóxicos que condenan a roles anquilosados y limitan las enormes posibilidades que tenemos todos los seres humanos. Estamos construyendo una sociedad pareja que quita obstáculos”.

Por el PRI, la diputada Lourdes Erika Sánchez Martínez indicó que las mujeres enfrentan actos violatorios que limitan y vulneran el pleno y libre ejercicio de sus derechos, pero eso tiene que acabar. La reforma abre los espacios públicos y quiebra la brecha de género. “Damos paso a la igualdad formal; es decir, en las leyes; estaremos vigilantes para que se aplique en los hechos. No es el fin del camino, porque la paridad en sí misma no genera mecanismos que permitan respetar, promover, proteger, investigar y sancionar la violación de los derechos de las mujeres”.

Olga Patricia Sosa Ruiz, diputada del PES, destacó que a la luz de estas reformas se debe seguir dignificando el papel de las mujeres. “Por las adolescentes, que en su búsqueda rompen esquemas y abren nuevos horizontes. Por las campesinas, que a pesar de su precariedad saben construir su mundo y sembrar sus alternativas. Por las obreras, las maestras, las periodistas, las intelectuales y las artistas, y por las que habrán de venir mañana. Sigamos abanderando los proyectos de todas aquellas que buscan nuevos retos, oportunidades y horizontes, porque sabemos que están listas para asumirlos”.

Del PT, la diputada Clementina Martha Dekker Gómez resaltó que más allá del establecimiento formal de la paridad de género se debe trabajar para superar “la infinidad de atavismos que van en perjuicio del desarrollo personal y laboral de las mujeres. No solamente es hablar de paridad en las leyes, sino hacerlas realmente efectivas y para eso estaremos ahí, en el campo, batallando, dando la lucha con las mujeres indígenas, quienes por ser pobres son cada día más violentadas”.

La diputada Maiella Martha Gabriela Gómez Maldonado (MC) resaltó que el tema de paridad es asunto de justicia y dignidad que ha llevado años y tal vez siglos construir. Es necesario garantizar la plenitud de la participación de la mujer en cargos públicos, sin que esté condicionada a la voluntad política de una persona, grupo o circunstancias de sexo o de género. “Tenemos que hacer de la paridad un ejercicio cotidiano que lleve a sociedades libres y capaces de reconocer el talento de mujeres y de hombres”.

La legisladora Mónica Bautista Rodríguez, del PRD, expresó que entre las reformas que se deben impulsar para contribuir a la remoción de los obstáculos que enfrentan las mujeres para ejercer sus derechos políticos, están aquellas que eliminen los estereotipos, cualquier forma de discriminación y violencia. Además, se necesita un marco normativo que garantice el respeto, la protección y la inclusión de la diversidad étnica-racial de las mujeres.

La diputada sin partido, Lilia Villafuerte Zavala expresó que la paridad es y debe ser permanente para lograr la inclusión de mujeres en los espacios de decisión. “Si bien la igualdad ya se encuentra consagrada en la Carta Magna, aún existe un gigante por vencer y es la percepción cultural y las brechas de desigualdad desde el núcleo familiar, la educación, las oportunidades de empleo y los salarios”.

Indicó que según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico en América Latina, las mujeres ganan entre un 10 y un 30 por ciento menos por realizar las mismas tareas que los hombres. Agregó que aun cuando en el país, y esta legislatura ha logrado sentar un precedente importante en el mundo, las mujeres sólo representan un 22 por ciento de los puestos parlamentarios.

En la discusión, la diputada Hortensia María Luisa Noroña Quezada (PRI) señaló que hoy se da un paso hacia garantizar la igualdad sustantiva en el país y sociedad. “Es un resultado alentador en la lucha de muchas mujeres por acceder a espacios no sólo de representación sino también de decisiones. Las mexicanas tenemos mucho que aportar en la conformación de la democracia real y plena”.

Madeleine Bonnafoux Alcaraz, diputada del PAN, precisó que su partido “no descansará hasta lograr que estos avances jurídicos redunden en políticas públicas que provoquen cambios sustantivos en la cultura política, laboral y social, y en donde aún tenemos grandes rezagos. Hoy podremos dar respuesta y cumplirles a más de 61 millones de mexicanas. Es un tema de justicia y de derechos humanos”.

Por Morena, la legisladora Beatriz Rojas Martínez indicó que se incorporó la perspectiva de género en el quehacer público, institucional y en los tres niveles de gobierno. “En esta Legislatura de la Paridad somos responsables del futuro de las nuevas generaciones, pero, sobre todo, del presente que garantiza la participación libre de las mujeres en las esferas más altas de la toma de decisiones”.

La diputada Ana Karina Rojo Pimentel (PT) dijo no querer más simulación dentro de los partidos. “Queremos que haya una legalidad; seguiremos votando leyes, pero necesitamos también educar a estos hombres que son misóginos y que no nos dan oportunidad de seguir avanzando como legisladoras”.

Del PES, el diputado Iván Arturo Pérez Negrón agregó que se da un paso fundamental en la construcción de un nuevo régimen. “La paridad de género y la igualdad sustantiva tienen sustento en el entramado institucional y legal más importante del país, como es la Carta Magna. No se construye solamente con buenas intenciones, tenemos que llegar a los hechos y hoy así está sucediendo”.

Elizabeth Díaz García, diputada de Morena, precisó que en México habitan aproximadamente 123 millones de personas, de las cuales 63 millones son mujeres y 60 millones hombres. No obstante, “las mujeres no hemos sido representadas de manera paritaria; es decir, de acuerdo al principio que asegura y garantiza la participación igualitaria entre ambos géneros, en todos los ámbitos de la vida pública. Hoy damos un paso más para el logro de la igualdad sustantiva”.

La diputada Norma Azucena Rodríguez Zamora (PRD) expresó que estas reformas representan un nuevo avance sustantivo en la democratización del poder político, resultado del movimiento amplio de mujeres y, en especial, del feminista. “Hacemos un llamado a las múltiples organizaciones de México para que no sólo festejemos este avance en el reconocimiento de nuestros derechos, sino asumamos la tarea de hacerlos respetar”.

Por MC, la diputada Fabiola Raquel Guadalupe Loya Hernández indicó que se debe erradicar la violencia obstétrica, generar presupuestos con perspectiva de género y planes de desarrollo en el gobierno. “Quienes somos partícipes en la vida pública nuestra responsabilidad es dar respuesta a retos que todavía siguen en el tintero como lo es atender, sancionar y erradicar la violencia política, la cual tiene que dejar de ser silenciosa e impune”.

Mildred Concepción Ávila Vera, diputada de Morena, afirmó que se está frente a una reforma constitucional que pretende establecer el principio de paridad de género en los tres poderes del Estado y en los niveles de gobierno. “Es el resultado del esfuerzo institucional, político y social para mejor las condiciones de participación y de representación de las mujeres en un país en donde históricamente ha estado subrepresentado”.

Boletín de prensa