Inicio Análisis político Alejandro López Munguía El 92 aniversario del PRI… de “weba”

El 92 aniversario del PRI… de “weba”

1865
0

 

El 91 Aniversario del PRI… de “hueva”.

No, no hay nada que celebrar, ¿o sí?. Los líderes del tricolor dicen que México fue construido por el PRI del pasado, y tienen razón. Pero eso les debe llenar de vergüenza y no de orgullo, pues están lejos, muy lejos de ser considerados visionarios como lo fueron los priístas de esa época.

Si los fundadores del PRI vivieran, ya le hubieran caído a bofetadas y a madrazo limpio a los que le han partido el alma al partido y lo han convertido en un basurero político. Ellos lo hicieron poderoso, el partido de Estado y estos, lo han convertido en un basurero de la historia. Ellos crearon instituciones, estos han construido el descrédito y la deshonra. 

Los priístas de hoy, los dirigentes, son burócratas; vividores del presupuesto público, que no dan un golpe para abanderar las causas sociales. Para ellos, con manifestarse en las redes sociales es suficiente. Al pueblo lo dejan solo y sin apoyos.

Para este proceso electoral, se ocuparon de agenciarse las mejores candidaturas. Para ello usaron el método de la imposición, y se regodearon en el influyentismo. Dedocracia pura. Para ellos nada cambió.

El PRI dejó de representar al pueblo desde hace mucho tiempo, incluso desde que era gobierno. La frivolidad invadió a los líderes, así como a los cuadros importantes del partido. En las redes sociales mostraban su riqueza desbordada, viajes, comidas, ropa, yates, automóviles de lujo, etc. Puras excentricidades. Todo eso mientras el pueblo seguía padeciendo la misma problemática de siempre.

La insensibilidad como la irresponsabilidad invadieron la esfera priísta hasta convertirlo en la cuna de cuadros inservibles para la sociedad. Así aparecieron como diputados verdaderas “latas de gas”. También aparecieron funcionarios de 5a, flojos, fríos, insensibles, faltos de convicción. El gobierno se alejó de la gente.

Perdieron la elección del 2018 a pesar del mercantilismo en el que se movieron. Y aunque repartieron millones de pesos en sueldos a operadores políticos y a paleros de colonias, no pudieron evitar la derrota.

El daño estaba hecho y nunca se dieron cuenta que el pueblo les quitó lo más valioso que tenía, su confianza. El PRI es el partido con más descrédito en el medio, porque se burló de su gente. La deshonra es tal, que la desbandada es incalculable, aunque es cuasi mortal.

No, no hay nada que celebrar, cuando miles de priístas se han ido a otros partidos quejándose de la mala forma en la que han sido tratados y despreciados. Solo un borracho podría decir que todo está bien y que el PRI es un partido sano, fuerte y victorioso.