Inicio Análisis político Alejandro López Munguía El alcoholismo está “ahogando” a la dirigencia del PRI en Yucatán.

El alcoholismo está “ahogando” a la dirigencia del PRI en Yucatán.

1067
0

El alcoholismo está ahogando a la dirigencia del PRI en Yucatán.

Un partido político es una institución pública. Por tanto es de interés público.

El alcoholismo es una enfermedad grave que daña al ser humano y lo convierte en un peligro para sí mismo y para los demás.

Diversos integrantes de la dirigencia estatatal del PRI en Yucatán señalan que es preocupante el grado de alcoholismo que existe a nivel presidencia y se muestran más que preocupados.

“No hay un solo día que el líder no se presente tomado”, “el alcoholismo está ahogando al PRI”, son las frases más significativa que nos compartieron.

El PRI de Yucatán no tiene rumbo, nos comparten. Lo que se complica aún más, si no se tiene consciencia de las cosas.

El alcoholismo agudo, genera destrucción. Y eso es lo que le está pasando al PRI en Yucatán. Se está destruyendo cada día que pasa, sin remedio a la vista.

Para atender el alcoholismo que está dañando a la dirigencia estatal, es menester que Francisco “Pumba” Torres, de el ejemplo.

“Ni Lila Frías acude ya a la dirigencia, está cansada de no ser tomada en cuenta y de que se le falte al respeto con tanta ebriedad dirigente”.

La cosa está grave. Los antecedentes son fuertes. La depresión política que padece el PRI en Yucatán es profunda y la desesperación por el recorte al 50% de los presupuestos a los partidos políticos les apretuja el alma.

En esas circunstancias se entiende que reine la ebriedad en dicho partido. Aunque esa enfermedad ya la traían varios de mucho tiempo atrás.