Inicio Análisis político Alejandro López Munguía El arribo del “Liborismo” al PVEM de Yucatán, de suma no de...

El arribo del “Liborismo” al PVEM de Yucatán, de suma no de resta

1306
0
Compartir

La llegada del “Liborismo” al PVEM de Yucatán, de suma, no de resta.

I.- Aunque la rueda de prensa que serviría para hacer el anuncio oficial se suspendió hasta nuevo aviso, la corriente del ex aspirante a candidato a Gobernador por el PRI, Liborio Vidal Águilar, se prepara para integrarse a las filas del Partido Verde Ecologista en Yucatán.

II.- Conocida la versión de que Liborio Vidal dejaría las filas del Partido Revolucionario Institucional tras la vergonzosa derrota del pasado día 1 de julio, solo era cuestión de tiempo para que se formalizara. La sorpresa es que se llegó a pensar que ser iría formalmente a Morena.

III.- Sin embargo, se sabe que en realidad el “Liborismo”, corriente integrada por todos sus seguidores, partidarios, ex candidatos, Diputados, Regidores y Presidentes Municipales puso la mira en la apuesta Verde Ecologista.

IV.- La intención política de fondo resulta una lectura interesante. Siendo que el Partido Verde Ecologista ha establecido acercamientos con el Presidente Andrés Manuel López Obrador se intuye que Liborio en realidad busca ser el candidato a Gobernador del Presidente AMLO propiciando la alianza PVEM – Morena – PT y los que se sumen en el 2024.

V.- Es una aspiración legítima la de Liborio Vidal, que en el pasado reciente abanderó al PVEM como Diputado Federal por el I distrito en dos ocasiones. Es una estrategia audaz que analizarla a fondo será motivo de otras líneas.

VI.- Sin embargo, con esta acción política, el golpe que se le asesta al PRI es realmente artero. Muchos de los Presidentes Municipales, Diputados, la Senadora, los Regidores son priítas, ganaron con la bandera del tricolor y sin más ni más, abandonarán a su partido origen. ¿Y la lealtad?. Sí, fueron postulados por el PVEM, pero el 70% de los votos se los dieron los priístas.

VII.- El caso de la Senadora Verónica Camino, protegida de Víctor Caballero Durán, alfil y “dorado” de Rolando Zapata, el Gobernador venido a menos por sospecha de grave corrupción, que la impuso candidata por encima de verdaderos liderazgos como el de Celia Rivas o el de Lucaly Alpizar, es un caso especial. Se dice que sería la Presidenta en el estado de su nuevo partido, el PVEM. Sin embargo, nada más incierto que eso.

VIII.- El Verde en Yucatán es un partido con vida propia, que a pesar de ser aliado electoral del PRI, no es una extensión suya. Es una organización con objetivos precisos y claros, que ha mantenido su saludable lejanía con el poder priísta lo que le ha permitido salir adelante en los procesos electorales con votación propia. Los números son fríos, el Verde tiene su propia parcela territorial, lo que le ha permitido tener presencia fundamental en el Congreso del Estado durante varios periodos y haber gobernado varios municipios y tener Regidores en gran parte de la entidad.

IX.- Su dirigencia es fuerte y ha sabido conducir al PVEM sin mancha política. El PVEM no puede ni debe permitir que se mine su prestigio. Porque ese es su verdadera fortaleza. El PVEM no es sinónimo de corrupción lo que le ha permitido gozar del favor de un sector de población que lo ve sano, limpio y como una opción viable, o sea, una alternativa de gobierno a la altura de las exigencias ciudadanas.

X.- Dada esta argumentación, me queda claro que el “Liborismo” no debe pelear por la dirigencia estatal, porque le haría mucho daño al prestigio del PVEM. Sumar y no dividir, sumar y no desplazar, sumar y no echar a perder lo ganado. Liborio puede construir un camino por fuera del PRI sin lastimar al PVEM. A Morena, o mejor dicho a “Huacho” Díaz Mena puede hacerle lo que quiera, AMLO decidirá por quien le resulte más redituable.

La neta del planeta.- El PVEM en Yucatán es un partido fuerte, pequeño pero sólido. Lo suyo no es la sobrevivencia, sino la supervivencia. Sus estatutos son complejos. Su futuro no está en la división sino en la sumatoria. Estaría sentenciado a muerte política si se le ve como la alternativa de un priísmo fugado.