Inicio Análisis político La neta del planeta El PRI amenazado por el exceso de confianza

El PRI amenazado por el exceso de confianza

425
0
alt

 

II.- Voy a referirme al Estado de Yucatán, toda vez que el fenómeno referido cabalga a galope veloz. Primero parece que los priístas no ven a los panistas; y ese es un error, grave error. Segundo, parece que algunos olvidan que el PRI tiene una líder, y esa es Ivonne Ortega. Tercero, parece que están desesperados por abordar el siguiente tren, cuando que ni siquiera se sabe cuál será el que inicie el recorrido rumbo a la gubernatura en el 2012. Cuarto, parece que los conceptos de unidad están supeditados al “si no soy yo, no es nadie”. Quinto, parece que la soberbia a nublado la mente de varios, y a muchos, los ha convertido en verdaderos “Frankistein”. Todos estos pareceres constituyen la ilusión que producen los excesos políticos de poder y dinero.

III.- Detenerse para no chocar de frente contra la pared, parece ser lo más sensato. La llegada de Humberto Moreira Valdez ha servido para ayudar a los priístas a comprender esta situación. Ivonne Ortega es un orgullo nacional para el PRI, afirmó el líder de los tricolores; pero no todos estuvieron de acuerdo con él. Algunos no festejaron esa declaración. Y es que, el gran peligro para el PRI, no es el PAN, sino el mismo PRI.  Cuanto más se acerque la sucesión se darán más actitudes de rebeldía hacia Ivonne Ortega, pues no le perdonan ser lo que es y lo que ha alcanzado. Sin embargo, el espaldarazo del PRI nacional hacia la gobernadora de Yucatán en estos tiempos, fue un golpe de nariz  que detuvo a los rebeldes.

IV.- Las arremetidas del Diario de Yucatán, que son verdaderos golpes políticos contra Ivonne Ortega son incluso de manera vergonzosa, festejados por algunos priístas que según, “están con ella”. Pocos en realidad han subido a tribuna a defender la posición política. Hay un exceso de complacencia peligrosa que pone en peligro el futuro del Estado. Porque no se trata del futuro del PRI, sino del pueblo que exige a gritos se atiendan y resuelvan los grandes rezagos sociales productos de la pobreza que día a día crece a pasos agigantados por la insulsa visión de la derecha que gobierna sin compromiso social a nuestra nación.

V.- “En este PRI no hay cabida para visiones personales, ni caudillos, quien así se conduzca no puede llamarse priísta de bien” mencionó Luis Hevia presidente del PRI en Yucatán ante el consejo político tricolor, previo al mensaje de Moreira Valdez. Y le dio al clavo: “aquí estamos, con lealtad y disciplina listos para trabajar duro de la mano de Ivonne Ortega la líder de todos para continuar gobernando en Yucatán y desde aquí colaborar para recuperar la presidencia en el 2012”. Palabras directas, francas y entendibles que dieron en el corazón del priísmo yucateco y nacional. ¿Cómo lo tomaron las partes?, hay quienes las tomaron con gusto y alegría, unos con enojo y decepción, otros con escepticismo, y los que como yo, que analizamos, lo vimos como el tejido fino de una mujer que ya no es la misma de hace más de tres años y que sabe de qué se trata este asunto de gobernar y dirigir un ejército que amenazaba con fragmentarse.

VI.- Los priístas no desean vivir otros 6 años más de panismo federal; menos desean vivir otro sexenio con un gobernador panista, y en eso, la mayoría coinciden. El problema radica en que no entienden que deben asumir el rol que corresponde frente al gran reto de construir la sucesión de Ivonne Ortega. Y para ello, es necesario que adopten la postura madura de pensar en el partido, para no perderlo. El buen político no se trauma, ni se obsesiona con el puesto. El buen político explota su convicción de ser útil al pueblo, al partido y a su líder. El buen político no dilapida su capital político en arrebatos o en berrinches. El buen político no divide a su grupo, porque éste se decepciona y lo traiciona. El buen político ara en cualquier tierra con semillas de unidad. El buen político no se cierra puertas, porque cualquiera puede ser la vía hacia la meta. Y nunca, el buen político asusta a la reina, al contrario, la fortalece y la defiende, y así conservará su consideración hasta el final. Y nunca, el buen político debe ser mal agradecido con quien le dio y lo convirtió en lo que es y tiene, porque solo así, se ganará el respeto de quienes lo siguen y le confían su apoyo. Los gobiernos se ganan desde adentro de un partido, no desde afuera. La unidad al interior de un partido es la regla y el fundamento sobre el cual descansa todo proyecto, y por lo que veo en el PRI, no hay exclusión para nadie, y veo que allí, las puertas están abiertas para todos.

VII.- Las aspiraciones de Angélica Araujo, Felipe Cervera, Cleominio Zoreda, Eric Rubio, Liborio Vidal, Rolando Zapata, Mauricio Sahui y de Jorge Carlos Ramírez  de competir para ser la candidata o candidato a la gubernatura del Estado en el 2012, son legítimas. Y todos están obligados a honrar el acuerdo político para que pueda el PRI ganar la elección del 2012. Y todos, deberán mentalizarse primero y antes que nada, que no existe batallas solitarias, que el equipo lo lidera Ivonne Ortega y que Sansón, dejó de existir hace mucho tiempo. Ganar la madre de todas las batallas está al alcance del PRI, solo hay que hacer a un lado las poses de divos, la soberbia, la exclusión, el mesianismo y los excesos de confianza, para darle paso a la mesura, la reflexión y la unidad. Recuerden que “no necesitamos ser amigos, para ser aliados, con un buen acuerdo y el compromiso de cumplirlo, nos basta”.