Inicio Análisis político Alejandro López Munguía El próximo Presidente del PRI en Yucatán debe tener el siguiente perfil

El próximo Presidente del PRI en Yucatán debe tener el siguiente perfil

1680
0

El próximo Presidente del PRI en Yucatán debe tener el siguiente perfil:

I.- De entrada debe de ser muy valiente para entender que será el líder de un partido en plena desolación y que por el tiempo que falta por transcurrir, no podrá aspirar a ningún cargo político de envergadura mayor.

II.- Deberá estar consciente de que tendrá que ser muy hábil para conseguir dinero fresco para impulsar las actividades propias del activismo requerido. Si está pensando en ocupar el cargo para ganar 50 mil pesos al mes y resolver su vida diaria, está fuera de lugar. El cargo le va a costar incluso el no ganar esa cantidad.

III.- Deberá invertir mucho para conseguir el apoyo de diversos sectores que influyen en la percepción política. La tarea no será fácil de llevar, en especial si estuvo ligado en el pasado a los señalados como los culpables de la derrota, por eso necesitará invertir mucho.

IV.- Deberá no tener prejuicios para poder acercarse, sí acercarse a los demás. Debe entender que no llegará al cargo con el poder del “Tlatoani”, sino que será el sirviente número uno de la residencia que actualmente está en ruinas.

V.- Deberá ser tolerante para aguantar cuanta mentada de madre le tiren pues es demasiado el encono, el reclamo y la impotencia. Ningún reclamo es eterno, cambiará con el tiempo y en la medida en la que se muestre voluntarioso, amable, vigoroso e inteligente.

VI.- Deberá tener una actitud positiva en todo momento. Son tiempos de gran sacrificio, tiempos de recorrer las calles, las colonias, los fraccionamientos, los parques, las comisarías, los municipios, para escuchar y hablar. Primero escuchar y luego hablar.

VII.- Deberá preparar un mensaje muy propio, que no suene a viejas glorias, ni a líderes quemados. Un mensaje lleno de luz, de frases surgidas del trabajo diario, del esfuerzo de los de abajo, y de la visión del ciudadano. Debe ser un mensaje directo donde el corazón, la mente y el cálculo estén en sintonía.

VIII.- El próximo Presidente del PRI no debe privilegiar el “amiguismo”, sino la apertura para la inclusión de todos. Debe aguantar el reclamo permanente y la sugerencia de ideas del contrario o hasta del adversos. Deberá amar a la prensa en todo momento.

IX.- Al nuevo próximo Presidente del PRI le esperan tiempos de mente abierta, para encontrar en medio de la desolación siempre una salida. Porque el tricolor no tiene nada, no tiene Presidente de la República, ni Gobernador, ni padrinos. Se tiene así mismo. Y deberá reinventarse con un Plan diferente, desde la oposición y desde la desgracia.

X.- Si es guapo o no, si tiene preparación académica o no, si es gordo o no, si es negro o no, si tiene apellidos mayas o no, si es pudiente o no, si es mujer o no, si es joven o no, no importa. Lo que importa es que acepte estas reglas y haga suyas las exigencias. Será el jardinero que reviva la flor marchita, cambiando la planta de maceta, poniéndole tierra nueva, agua nueva y atención constante, tendrá que hablarle con cariño y firmeza, tendrá que ser paciente y generoso, humilde y líder a la vez, valiente para no llorar cuando las cosas fracasen a la primera y sabio para tomar las decisiones apropiadas. Deberá saber valorar a la flor como nunca antes y al final, solo al final, podrá ver a la flor levantarse y reproducirse.

La neta del planeta.- No cualquiera puede ser el próximo Presidente del CDE del PRI en Yucatán, porque no cualquiera entiende lo que arriba expuse. Solo puede ser el que tenga ojos y sepa leer y sea humilde para aceptar.