Inicio Noticias Nacionales El supercómputo, herramienta esencial para el desarrollo e innovación en el país

El supercómputo, herramienta esencial para el desarrollo e innovación en el país

43
COMPARTIR

El presidente de la Comisión de Ciencia y Tecnología, Carlos Gutiérrez García, sostuvo que el supercómputo es la herramienta esencial para el desarrollo de la innovación; por ello, el Poder Legislativo pretende construir una iniciativa nacional que permita utilizar a este rubro como palanca de crecimiento económico del país. 

Puntualizó que los integrantes de la Comisión buscan que esta iniciativa se constituya en el eje del desarrollo y oportunidad estratégica para el país; que sea el motor que conduzca los esfuerzos de México en materia de ciencia, ingeniería, competitividad económica, innovación, entre otras. 

Durante el Foro “Hacia una Iniciativa Nacional de Supercómputo para Incidir en los Grandes Cambios y Desafíos de México”, indicó: a través del análisis de este tema, se busca desarrollar un ecosistema nacional en la materia que satisfaga las necesidades académicas, científicas, económicas, empresariales y sociales.  

Consideró relevante que desde el gobierno, la academia y el sector privado se lleven a cabo inversiones en torno a la investigación, que permita impulsar propuestas cuyo fin sea generar estrategias para el desarrollo y el uso de dicha tecnología. 

Gutiérrez García explicó que el supercómputo es la tecnología informática más avanzada de cálculo numérico que existe actualmente para desarrollar investigaciones complejas de alto nivel de especialización. 

Es un instrumento que permite desempeñar importantes funciones en los campos industriales como el automovilístico, aeronáutico, construcción e ingeniería civil, eléctrica y electrónica, el material y la farmacia, así como en la investigación básica, las partículas elementales, química, nanotecnología, genoma, proteínas y los sistemas complejos. 

“Usando las supercomputadoras se pueden llevar a cabo, con certeza y velocidad, billones, trillones, de cálculos matemáticos para estudiar problemas de gran magnitud”, mencionó. 

La integrante de la Comisión de Ciencia y Tecnología, María Eloísa Talavera Hernández (PAN), afirmó que México requiere avanzar con pasos firmes en la ciencia de datos, en la unificación de las aplicaciones y crear una nueva generación de científicos e ingenieros que den viabilidad al crecimiento de diversas actividades como seguridad nacional, industria, economía, energía, y otros. 

“Nuestro país no debe ser ajeno al crecimiento global, ya que la ciencia y tecnología es un área estratégica para la generación de la riqueza”. 

Por ello, los integrantes de la comisión buscamos que este foro nacional dé los cimientos para generar una iniciativa nacional con la participación de todos los sectores, a fin de crear un ecosistema nacional de supercómputo.

Es fundamental contar con una propuesta consensuada con todos los sectores involucrados, a fin de que el país cuente con una estrategia nacional del crecimiento de la ciencia, ingeniería e industria. 

Elías Micha Zaga, coordinador de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Presidencia de la República, resaltó que el Ejecutivo está convencido de que estas áreas son esenciales para enfrentar los grandes desafíos globales. 

Ante este panorama, hay que diseñar una estrategia de supercómputo para generar tecnologías con impacto en múltiples ámbitos del conocimiento como el calentamiento global, pronósticos del clima, riesgos de desastres naturales o sociales, seguridad, por citar algunos. 

“Sumemos esfuerzos, voluntad, dedicación, recursos y experiencia de institutos que han avanzado en este camino, hagámoslo en equipo para realizar la mejor estrategia”. 

Raúl Eduardo Rendón Montemayor, director general de Innovación, Servicios y Comercio Interior de la Secretaría de Economía (SE), expuso que se requiere armonizar la política pública para que vaya en un sólo sentido el esquema de innovación. 

Consideró indispensable contar con recursos humanos capacitados, ligar a la academia, la transferencia tecnológica y el mercado y crear plataformas integradoras que permitan la automatización y análisis de los patrones informáticos. 

Miguel Adolfo Guajardo Mendoza, director adjunto de Planeación y Evaluación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), expuso que la elaboración de una legislación en materia de supercómputo no puede ser netamente académico, sino realizar una agenda conjunta gobierno y empresarios.  

Detalló que el Conacyt ha invertido en la implementación de ocho supercomputadoras ubicadas en el Instituto Potosino de Ciencia y Tecnología, en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Autónoma Metropolitana (UAM), Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Universidad de Sonora, el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) para la realización de estudios de física y química cuántica, bioinformática y modelación climática. 

Juan Carlos Chimal Eguía, investigador del Centro de Investigación en Computación del Instituto Politécnico Nacional, aseguró que el supercómputo es una tecnología que va a revolucionar la manera en que se ve al mundo, mediante el cálculo de altos volúmenes de datos. 

“En estos momentos México ya cuenta con una infraestructura en la materia de buen nivel, pero es necesario robustecer la capacidad de transporte de la Red Nacional para la investigación Científica y Tecnológica que permita la interconexión, a través de fibra óptica, a las universidades, institutos y centros de investigación”. 

En paralelo, es indispensable la formación de recursos humanos, que se potencialice la investigación básica y aplicada para luchar en contra del analfabetismo digital que empieza a considerase como un indicador de proceso social. 

Javier Allard Taboada, director general de la Asociación Mexicana de la Industria de las Tecnologías de Información (AMITI), se pronunció a favor de crear una política pública en supercómputo, en redes de banda ancha y ciencia de datos, pues impulsaría el crecimiento del país en materia de innovación. 

“En el caso de supercómputo, es necesario establecer que habrá una vinculación entre el Congreso, Ejecutivo, academia e industria para poder sacar provecho a este concepto”. 

Ricardo Martínez Garza Fernández, asesor en telecomunicaciones de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, sostuvo que el efecto de la Reforma en Telecomunicaciones, del 2012- 2016, fue que el número de usuarios a Internet en México creció de 40 millones a 65, mientras que el número de suscripciones de banda ancha aumentó 190 por ciento en el periodo 2013-2016. 

Se redujeron los precios de la larga distancia internacional en un 40 por ciento y se eliminó la nacional, y los costos de los servicios de telefonía móvil disminuyeron en 43 por ciento; precisó que una ley en materia de supercómputo lograría implementar una red que no sólo comunique a universidades, sino a institutos públicos y privados, hospitales y parques industriales.  

En el primer panel, “Rumbo a una Política Pública en Supercómputo, en Redes de Banda Ancha y Ciencia de Datos”, María Cristina Carreón Sánchez, directora general adjunta de Innovación, Servicios y Comercio Interior de la Secretaría de Economía (SE), dijo que la tecnología es la herramienta que permite el desarrollo económico e intercambio de las relaciones humanas. 

Añadió que se prevé que el supercómputo tenga un crecimiento del 5.45 por ciento, estamos hablando que en el 2015 se alcanzó 28.08 millones de dólares y para el 2026 este crecimiento se pronostica que llegara a 36.32 millones de dólares; de ahí la importancia de implementar recursos en este sector. 

Por su parte, el director general del Instituto Potosino de Investigación Científica y tecnológica (IPICYT), Alejandro Ricardo Femat Flores, apuntó que para crear una política de supercómputo es indispensable una visión que incremente capacidad y desarrollo de la administración de datos. 

La ley en la materia debe contemplar el supercómputo verde, es decir, no se puede pensar solo en el rendimiento y seguir con una tecnología obsoleta, sino buscar la manera de ser sostenible y amigable con el medio ambiente. 

María de Lourdes Sánchez Guerrero, presidenta de la Asociación Nacional de Instituciones de Educación en Informática (ANIEI), mencionó que para crear una política pública en la materia es fundamental la vinculación entre especialistas, gobierno e industrias. 

Iñigo Solana Riveroll, presidente de la Sede Regional Centro Sur de CANIETI, apuntó que para llevar a México a la transformación digital, es necesario crear una gobernanza en la materia y que exista inversión donde participe el sector privado. 

En el foro también se realizaron las mesas “Impactos Económicos del HPC en el PIB de las naciones”, “Cómputo Científico, Aplicaciones, Grandes Volúmenes de Datos” y “Preparando a México para el Futuro – El Supercómputo como un eje de Desarrollo Estratégico”. 

Este jueves continuarán análisis sobre “El Supercómputo en la Industria, Comercio, y Economía, y “La Infraestructura Nacional, Supercomputadoras y Telecomunicaciones”.