Inicio Noticias Internacional En Irán la oposición pro reformista se enfrenta a las fuerzas de...

En Irán la oposición pro reformista se enfrenta a las fuerzas de seguridad creando un clima de violencia extrema

209
0

 

De acuerdo con el sitio internet “Nasimfarda”, tres personas habrían perecido en la emblemática avenida “Enguelab” y una cuarta habría muerto en el cruce con la calle Kalej, también en el centro de la capital.

En aquella zona, que ya fue escenario en 1979 de la revuelta contra la tiranía del último Sha de Persia, Mohamad Reza Pahlevi, grupos antigubernamentales gritaron de nuevo “muerte al dictador” mientras varios coches de la Policía fueron incendiados, agregó la fuente.

Uno de los fallecidos sería uno de los sobrinos del principal líder de la oposición, Mir Husein Musaví, informó la página web opositora parlemannews.ir

Según el citado sitio de internet, que fue bloqueada de inmediato, Ali Mousaví, de 35 años, habría resultado herido de bala en la calle Enguelab y habría muerto antes de ser trasladado al hospital Ibn Sina de la capital.

Ninguna de las informaciones ha podido ser corroborada de forma independiente ya que el gobierno iraní ha prohibido a la prensa internacional trabajar en la calle y cubrir las manifestaciones de la oposición.

Pocas horas después de que las noticias se divulgaran a través de internet pese a las restricciones impuestas por el régimen, el jefe de la Policía de Teherán, Azizulah Rajabzadeh, negó los hechos en la prensa local.

“La policía no ha disparado en Teherán ya que los agentes no llevan armas de fuego… hasta el momento no hay información sobre la muerte de personas”, afirmó el comisario, en declaraciones divulgadas por la agencia estudiantil de noticias Isna.

Rajabzadeh admitió que las calles Enguelab y Azadi, en el centro de la capital, fueron el principal escenario de las manifestaciones y que en los disturbios hubo heridos tanto entre efectivos de la policía como entre los manifestantes.

Además, afirmó que se practicaron varias detenciones, aunque no precisó el número.

Sin embargo, web reformistas como “Nasimfarda” aseguraron que algunas de las fuerzas de represión estaban armadas con bates, cadenas e incluso cuchillos.

Las protestas en un día tan señalado para los chiítas como es Ashura, en el que se rememora el asesinato en el año 680 de su tercer imám, Husein, nieto del Profeta Mahoma, parece ahondar aún más la crisis política que agita Irán desde la polémica reelección, el pasado junio, del presidente, Mahmud Ahmadinejad.

Nada más conocerse el resultado electoral, cientos de miles de seguidores del movimiento verde, liderado por los candidatos derrotados Mir Husein Musaví y Mehdi Karrubí, salieron a las calles para protestar contra lo que la oposición considera un fraude masivo.

En la violenta represión de las movilizaciones murieron al menos una treintena de personas -según cifras oficiales- y 72 de acuerdo con el cómputo de los opositores, mientras que cerca de 4.000 fueron detenidas.

Desde entonces, la oposición ha aprovechado cualquier celebración o efeméride para retomar sus protestas.

Ashura es un día de dolor y luto, pero también de orgullo y de reafirmación para los chiíes, que consideran que el liderazgo de la comunidad musulmana les fue arrebatado tras las disputas que surgieron a la muerte de Mahoma.

Habitualmente, es una jornada de unidad comunal marcada por una serie de procesiones en las que los hombres se golpean el pecho entre lágrimas, se azotan la espalda o se abren heridas en la cabeza para llorar y rememorar la sangre derramada.

Sin embargo, hoy los ritos, en los que participaron miles de personas incluidos los responsables del régimen, quedaron solapados por las protestas de la oposición, que se extendieron también a otras ciudades del país.

De acuerdo con la página web “Nasimfarda”, grupos opositores ser manifestaron en la localidad de Shiraz, ubicada a unos mil kilómetros al sur de la capital.

En las ciudades de Isfahan y Nayafabad, la festividad de Ashura coincidió con la celebración del séptimo día de la muerte del gran ayatolá Ali Husein Montazerí, considerado el guía espiritual de la oposición iraní.

Según las páginas web opositoras, en ambas ciudades se registraron violentos incidentes entre seguidores de Montazerí y miembros del movimiento opositor verde, y las Fuerzas de Seguridad desplegadas.