Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Enfermeras, médicos y administrativos temen por su vida.

Enfermeras, médicos y administrativos temen por su vida.

1736
0

Hospitales de Yucatán en peligro de colapso por el Coronavirus.

  • Enfermeros, médicos, camilleros y personal de salud, temen por su vida.

A poco de entrar en la etapa 3 de la pandemia por el Coronavirus, diversos hospitales públicos que operan en la entidad resienten la situación por el desbordamiento en el diagnóstico del virus. El miedo, la desesperación, la desinformación y la desorganización ahondan el problema.

Personal de diversos hospitales han elevado sus protestas por la incertidumbre en la aplicación del protocolo, la carencia de recursos, equipos de diagnóstico (kits), material (guantes, cubre bocas, esterilizantes, batas, abatelenguas), entre otros. Temen por su vida.

En los hospitales O’Horán, Imss, Issste (susulá y lindavista), enfermeros y médicos se quejan de esta situación que los pone en riesgo de contagio.

En el Issste de Susulá, la situación se desbordó y dio pie a un enfrentamiento cara a cara, entre enfermeros y directivos, en la que salieron a relucir todas las carencias y anomalías en la operación diaria que hace imposible laborar sin riesgo de contagio.

A medida que avanzan los días salen a relucir las historias de pacientes que no son atendidos con eficiencia, e incluso, se han quedado sin atención. Se ha llegado incluso a negarle el servicio a pacientes sospechosos.

Dentro de los nosocomios se han dado casos de personal que se resiste a diagnosticar a los sospechosos de contraer el virus, por carecer del equipo y del instrumental médico que los protege.

En la clínica de primer nivel del Issste, Mérida, Lindavista, no hay medicamentos, lo que complica enormemente la operación. Allí se atiende a más de 100 mil derechohabientes y el 40% de los pacientes diagnosticados con alguna enfermedad crónica, no reciben sus medicamentos a tiempo.

Es necesario, urgente que el gobierno federal dote a los hospitales de suficiente medicamentos, así como el material, equipo, instrumental y personal para atender a la población que en este momento se encuentra atrapada por el miedo, la duda, la desconfianza.