Inicio Análisis político Columnista MPV JUSTICIA COTIDIANA

JUSTICIA COTIDIANA

85
COMPARTIR

El pasado viernes 1 de diciembre se celebró en la ciudad de Campeche la capacitación del grupo Sureste en oralidad mercantil, un espacio en que los magistrados y jueces de la región compartieron sus mejores prácticas para que los juicios orales mercantiles sean los expeditos que deberían ser y los ciudadanos reciban la resolución de sus controversias de la manera más ágil y pronta, lo que parece ser una utopía en nuestro país, en el que “ojalá nunca te vaya a pasar” es una frase muy común de escuchar por los ciudadanos señalando que los juicios son todo menos justos. De esto vamos a comentar hoy ya que la justicia cotidiana para el ciudadano “de a pie” es una política que requiere de un especial interés, participación e involucramiento de autoridades de los tres órdenes de gobierno.

En este sentido la oralidad mercantil es uno de los ocho elementos que la justicia cotidiana ha determinado para cumplir con la mejora regulatoria.

Con una ardua labor, especialmente en los últimos cinco años, la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (COFEMER) ha impulsado la política regulatoria en todo el país. Si bien es cierto que no en todas las entidades se ha logrado avanzar a buen ritmo, en su mayoría sí se presentan logros muy significativos. En el pasado las Entidades y Municipios requerían de una costosa inversión por parte de consultores externos que en su mayoría cobraban muy bien, pero pocas veces daban resultados y no dejaban ningún aprendizaje y mucho menos logros o metas cuantificables.

La COFEMER tomó “el toro por los cuernos” y por medio de sus directores y staff de asesores atrajo esa responsabilidad, lo que representó un gran ahorro para poder obtener las herramientas y tener el conocimiento más a la mano. Una gran labor de cabildeo de su titular el Mtro. Mario Emilio Gutiérrez Caballero así como de su antecesor el también maestro Virgilio Andrade Martinez, dieron credibilidad y fortaleza a su despliegue técnico y humano.

Conferencias, foros y eventos para promover y difundir las mejores prácticas en la materia se han realizado en todo el territorio nacional. Convenios y acuerdos con gobiernos municipales y estatales también marcaron el inicio de trabajos sustantivos para coordinar, crear e implementar instituciones, leyes y herramientas de política regulatoria. Un tema “poco sexy” para vender -como lo define su titular- pero con gran potencial transformador.

Por otra parte, con el apoyo de la Secretaría de Economía (a la que pertenece la COFEMER) y el apoyo decidido de su Secretario, Ildefonso Guajardo Villarreal -quien ha sabido agrupar en torno a esta estrategia modernizadora a los sectores empresariales-el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto emitió un paquete de reformas entre la que destaca la de Justicia Cotidiana que implica hacer mucho más ágil la resolución de toda controversia o asunto que no sea del orden penal. Es decir, aquello que en el papel debe resolverse rápidamente, que así se haga, sin caer en actos de corrupción y burocratismo.

La Justicia Cotidiana tiene varios componentes: primero sus programas: el de Reforma a Tres Sectores Económicos Prioritarios, que busca eliminar regulaciones en aquellos sectores de la actividad económica que sean sustantivos en cada entidad para así ayudar a agilizar su marco regulatorio, poder atraer más inversiones y también facilitar la vida de las ya existentes; y el de Simplificación de Trámites y Servicios, que como su nombre indica busca reducir el costo económico de los trámites y servicios que los gobiernos ofrecen al ciudadano mediante una recopilación de información, el análisis y compromiso de eliminación de requisitos y mejora de procedimientos.

Igualmente dos más dirigidos a apoyar a los empresarios: el de Fortalecimiento de los Sistemas de Apertura Rápida de Empresas (SARE) dirigido a coadyuvar al emprendeurismo y el de Licencias de Construcción que busca que su emisión sean lo más ágiles posible para que más negocios puedan crearse en el país.

Instrumentos de medición como son el Observatorio Nacional de Mejora Regulatoria -el que por cierto colocó a Yucatán en la sexta posición nacional- que mide la política, las instituciones y las herramientas regulatorias de las 32 entidades del país y sus 32 capitales. Y la Encuesta Nacional de Calidad Regulatoria e Impacto Gubernamental (ENCRIGE) dirigida a empresas de los 42 municipios que concentran más del 80% de la actividad económica del país que presenta datos muy importantes sobre todo en los temas de percepción de la corrupción.

De la mano van dos programas de capacitación: el de Formación de Capacidades, con Diplomados gratuitos para las autoridades de mejora regulatoria de todo el país y que fueron diseñados en conjunto con el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM en los temas de Regulación, Mejora Regulatoria y Herramientas Regulatorias. Y el mencionado programa de Formación de Capacidades en Materia de Oralidad Mercantil en el que el Poder Judicial por medio de la Comisión Nacional de Tribunales Superiores de Justicia (CONATRIB) de la que nuestro paisano el Dr. Marcos Célis Quintal asumió la presidencia este año y lo ha hecho suyo.

No cabe duda que en este tema vamos a buen ritmo, tanto en el país como en nuestro estado la Mejora Regulatoria tiene rumbo, un rumbo que a mediano y largo plazo apuesta al bienestar y mejora de la economía familiar, por lo que hoy menos que nunca debemos apartarnos del camino trazado. Mientras tanto viajo rumbo a Aguascalientes para participar en el Foro de Mejores Prácticas en Mejora Regulatoria poniendo mi granito de arena. Llegaron las fiestas decembrinas, ¡prepárense! y…… ¡nos leemos luego!