Inicio Análisis político Alejandro López Munguía La expulsión de 4 diputados del PRI de Yucatán, un ajuste de...

La expulsión de 4 diputados del PRI de Yucatán, un ajuste de cuentas. El análisis.

4232
0

La expulsión del PRI de 4 diputados anunciada por Alito Moreno parece un chiste mal contado. Las cosas ya iban mal para el PRI en Yucatán, cuando aparece Alejandro Moreno “Alito”, presidente nacional del tricolor lanzando un mensaje en sus redes sociales anunciando el inicio del proceso de expulsión de los diputados estatales que votaron a favor del empréstito para reactivar la economía mediante la construcción de obra pública, que presentó el Gobierno de Yucatán al Congreso del Estado y que el día de ayer no alcanzó los votos suficientes para ser aprobado.

El dirigente escribió los siguientes mensajes:

“Dados los hechos en el Congreso de Yucatán y en acatamiento al art. 61 de nuestros Estatutos he solicitado a la Comisión de Justicia Partidaria, inicie el proceso de expulsión de los Diputados: Lila Frías Castillo (Secretaria General del CDE del PRI), Mirthea Arjona Martín, Luis Borjas Romero y Warnel May Escobar”.

“Lo digo una vez más, el PRI debe estar comprometido con las causas de México, por ello jamás dudaré en hacer valer la confianza que los priistas depositaron en mi. No se permitirá una traición al pueblo yucateco y a la militancia priista”.

“Llamaré a cuentas a los diputados y les pediré la explicación de sus actos que tienen que estar apegados a los estatutos”.

“El PRI tiene que tener militantes comprometidos con el pueblo yucateco y con nuestro partido.

 

El Diputados Luis Borjas en su defensa, escribió:

“Siempre me he sentido orgulloso de ser del @PRI_Nacional, de sus principios y visión de futuro, más aún cuando ejerzo un voto a conciencia. En mis actos encontrarán siempre congruencia y por supuesto, estaré dispuesto a demostrarlo @alitomorenoc @jc_ramirezmarin @FTorresRivas”.

Claramente hay un cisma dentro del PRI yucateco. Alguien convenció a Alito Moreno de meterse en este asunto y propiciar el dar un golpe político velado a cuatro diputados que forman parte de un equipo de trabajo que es diferente, antagónico al 100, al grupo que promovió la expulsión.

No parece haber margen para el razonamiento, menos para el democrático debate interno, pues la postura de los cuatro diputados es condenada sin tolerancia, y raro, porque en el PRI se dice que se privilegia la democracia interna y por encima de todo está el pueblo, inclusive los estatutos. Ellos siempre dieron la cara a la población y sostuvieron un debate público. Jamás se escondieron el sentido de su voto y nunca dejaron de argumentar a favor de los beneficios. Un diputado jamás puede desoír a la población, no se convierte en legislador para obedecer a raja tabla los designios unilaterales de un líder que desde la sombra dicta línea. ¿O sí?. Esta expulsión es premeditada y más bien parece un ajuste de cuentas. ¿Por qué pedir solo la expulsión de cuatro y no de todos los que también votaron a favor del dictamen de la Comisión de Presupuesto?. Allí fueron tres más. 

El golpe político está dirigido a Jorge Carlos Ramírez Marín, a quien señalan como el padrino de estos cuatro legisladores. Pero, ¿acaso se acaban de dar cuenta?. De ninguna manera, esto lo sabía Alejandro Moreno desde hace mucho tiempo atrás. ¿Entonces qué pasó?. ¿Por qué se presta a este juego macabro?.

Quieren desarticular al Senador. Vieron la oportunidad y la tomaron. Pero olvidan un punto medular, la realidad no les da la razón. Alejandro Moreno da a entender que el PRI estará del lado de la gente y abanderará sus causas, ¿por qué no le pregunta a su “amigo del alma” Pedro Oxte Conrado, líder de la CROC que es parte importante del sector obrero del PRI en el estado, si la aprobación del empréstito es benéfico para los ciudadanos o no?. Pedro Oxte fue de los que salieron a hablar públicamente a favor del préstamo, porque voluntariamente convencido dijo que con ello los obreros (priístas) tendrían fuentes de empleo y con ello, la oportunidad de llevar a casa alimentos y recursos para enfrentar la pandemia que los ha sumido en una crisis profunda. El líder de la CTM en Yucatán, también integrante del sector obrero del PRI, Mario Tránsito Chan Chan, se pronunció a favor de la aprobación del empréstito. De hecho, también debería consultar a los alcaldes de su partido, Alito se llevará una sorpresa porque éstos están de rodillas ante la Pandemia por falta de recursos que el PRI obviamente no les puede dar. ¿Me pregunto si a ellos también los expulsará?

La decisión apresurada que tomó Alito Moreno de expulsar a los cuatro diputados locales parece responder a una exigencia abrupta de alguien molesto que ya tiene planes para las elecciones del 2021 y para el 2024.

El fondo es ese. Y la cosa va tomando forma.

Alito Moreno parece estar del lado equivocado. Está propiciando un rompimiento más entre lo poco que queda del priísmo yucateco. Le está poniendo fácil la cosa a Morena en Yucatán. Alguien está perfilando candidata  por Morena, al gobierno, en el 2024.

Si el líder del PRI nacional estuviera realmente comprometido con las causas de la ciudadanía, ya hubiera exigido cuentas de aquellos que llevaron a la derrota al tricolor en el 2018. Porque todos saben que hubo un arreglo desde la gubernatura encabezada por el priísta Rolando Zapata para favorecer la llegada de un panista. Los militantes priístas esperan que la congruencia sea plena y se salden esas cuentas pendientes. A raíz de esa decisión unilateral, miles de priístas se quedaron sin empleo y sus familias en pleno estado de indefensión. Esos priístas ya se fueron del PRI y están engrosando filas de otros partidos, particularmente Morena. También llamaría a cuentas a todos aquellos que están acusados de desviar millonarios recursos del erario estatal y que actualmente prodigan un descomunal desprestigio al partido.

En el PRI por lo que se ve, hay quienes siguen pensando que las cosas no han cambiado. Continúan creyendo que son el partido en el poder y que la sociedad no los juzga. Siguen asumiendo que pueden conducirse sin el dedo crítico de la ciudadanía. Pero se equivocan. Constantemente incurren en la incongruencia, y mientras el Presidente AMLO los pone de rodillas al exhibir todo el tiempo las grandes corruptelas de sus políticos “de alcurnia”, la sociedad los desprecia cada día más.

Expulsar a los cuatro diputados del PRI que respondieron al llamado de los obreros y de la sociedad, no era lo políticamente correcto. Lejos de lograr un reconocimiento por la depuración, Alito Moreno está generando más ira y rencor hacia dentro del partido.

El PRI hoy tiene 10 diputados estatales, pero en el futuro 2021, seguramente alcanzará la cifra mágica de 5, con tendencia a desaparecer, porque lejos de ser opción para la población, se muestran caníbales, egoístas, soberbios, autoritarios, insensibles y petulantes. Como siempre, nada más que ahora, sin el poder político ni el poder del dinero público en las manos.