Inicio Análisis político Alejandro López Munguía La hipocresía… su lado bueno y su lado malo.

La hipocresía… su lado bueno y su lado malo.

485
0
Compartir
Lic. Alejandro López Munguía/Director General Mi Punto de Vista.

La hipocresía, su lado bueno, su lado malo.

Definición. La hipocresía es la actitud de fingir determinadas ideas, sentimientos o cualidades que son absolutamente contrarias a las que en realidad se sienten.

I.- El tema es realmente poderoso. Tiene que ver con el sentido de supervivencia. El ser humano no puede avanzar en sus expectativas si su conducta es rígida al 100%. Se trata de ser auténtico sin llegar a ser falso, pero tampoco cerrado. Se debe tener talento para usar la hipocresía con eficiencia.

II.- El inteligente usa la hipocresía para alcanzar acuerdos. Obtener beneficios inmediatos es su propósito. La hipocresía es una actitud que difícilmente puede sostenerse por largo tiempo, por ese motivo es necesario que el individuo – hombre o mujer – que la aplica sepa decir las cosas de forma asertiva.

III.- No siempre se puede detectar una actitud hipócrita. Cuando el hipócrita tiene talento, su víctima cae sin problemas. El término “víctima” no lo aplico para señalar a dolidos o sufridos, sino como un modo de referencia. Se puede ser hipócrita para superar un escollo sin lastimar a nadie. En una entrevista laboral, el solicitante puede hablar maravillas de la empresa sin siquiera conocerla.

IV.- Cuando un pariente te pide dinero prestado, puede recurrir a ti fingiendo respetarte y amarte sin medida. No es una regla pero en el caso de que así fuera, tu pariente se esforzará por hacerte sentir que estás obligado a ayudarlo, el problema es cuando no te garantiza el pago de dicho préstamo.

V.- A menudo calificamos a ciertas personas como “hipócritas”. Esto se da porque no hay sinergias, ni nada que los identifique. Sin embargo, con frecuencia hacer tratos con gente hipócrita resulta más eficaz que con otros considerados “leales” o “incondicionales”. Esto es porque tiendes a establecer condiciones que te garantizan tus beneficios.

VI.- Ser hipócrita no es una perversidad. Es en sí una herramienta útil que bien aplicada armoniza un ambiente ya sea laboral o inclusive familiar. En el ámbito de la política la hipocresía siempre está presente. Es un elemento presencial necesario en momentos de avanzar y lograr posiciones de poder.

VII.- Lo recomendable es identificarlo a la brevedad posible. Lo primero es revisar la historia de vida del individuo que te busca para un acercamiento. ¿Quién es?, ¿qué hace?, ¿a qué se dedica?, ¿quién es su “padrino”?, ¿por qué se acerca a ti?. Su historia de vida te va a dar indicios de su verdadera intención.

VIII.- Una vez identificada su verdadera intención, valora con la mayor precisión posible el tener ese acercamiento. ¿Qué ganas tu con tenerlo cerca?. Mientras mayor sea su interés por contar con tu apoyo, mayor debe ser el tuyo.

IX.- Puede suceder que al dialogar te des cuenta que no es un “hipócrita”, sino un potencial aliado de vida. Su historial te revelará elementos fundamentales de su forma de pensar y de actuar. La clave está en el análisis que realices de todo lo que descubriste. El secreto esta en saber escudriñar.

X.- La hipocresía es un elemento que se hace presente de forma permanente en la vida diaria. Es como un pecado, sin llegar a serlo. Es un arma propia de la astucia que puede generar beneficios a muchos y perjuicios a otros. En especial cuando se cae en las garras de un “hipócrita”. No hay que repudiar la hipocresía, ni rechazarla, sino utilizarla. Aquel que renuncia a ser un poco “hipócrita” o uno completo, se niega el placer de gozar de buenos acuerdos.

La neta del planeta.- La vida de por sí es sabia. Ver lo negativo como una oportunidad para obtener un beneficio es encarar la vida con inteligencia. Nunca hay que cerrarse a nada. Si del cielo te caen limones… entonces aprende a hacer limonada. Eso sí, a quien amas, respetas y le eres leal, nunca le apliques la hipocresía, perderás oro puro a cambio de un puñado de porquería.