Inicio Análisis político Enrique Vidales Ripoll La nueva sana distancia ¿posible en el salón de clases?

La nueva sana distancia ¿posible en el salón de clases?

608
0

Aunque parece que falta mucho para que el semáforo esté en verde y por lo tanto el regreso de la clase sea posible, hay información que desde ahora se analiza por las repercusiones que ocasionará el regreso de clases ante la amenaza del Covid-19.

Entre las medidas se propone jornadas escolares escalonadas por grupos o por apellidos ante el siempre sobrecupo que hay en las aulas en contra de las sugerencias de calidad educativa de que es mejor para el aprendizaje los grupos pequeños. La idea busca que las salas de clase sean ocupadas por la mitad de los alumnos y así disminuir los contactos o interacción entre los mismos.

Sin embargo, en el diario El País de España, el pasado 17 de este mes reseño el resultado de trabajo de expertos en planificación de la Universidad de Granada que con herramientas científicas de análisis determinan que aún con solamente 20 estudiantes en un aula supone la existencia de 808 contactos cruzados en un tiempo de dos días. Situación que se agrava en una familia que cuente con varios niños en la escuela, ya que por consecuencia el riesgo de contagio es mucho más alto. El resultado no contempla los contactos con interacción sin cumplir con el distanciamiento, ni las mascarillas y sin considerar los hermanos. Incluir todas esas variables, implicaría llegar hasta 15 mil contactos en tres días.

No hay duda de que las aulas se convertirán en el eventual regreso aun cuando estemos en verde en un alto riesgo de contagio no solo entre los alumnos o maestros, sino de éstos a las familias y la sociedad.

En el decreto del fin del curso emitido en días pasados por la Secretaria de Educación Pública se establece que basta que un miembro de la comunidad educativa se le diagnostique covid-19 para que toda la escuela entre nuevamente a confinamiento con el consecuente regreso a la educación a distancia. Por lo cual, podemos suponer que será muy difícil lograr mantener en operación presencial las actividades escolares porque el riesgo, como ya se advirtió, es latente.

En el caso de Yucatán muchas escuelas, no solamente privadas sino también públicas, han gestionado e invertido en su caso para contar con salones con aire acondicionado ante las altas temperaturas de calor y la necesidad de contar con aulas con condiciones de trabajo óptimas. Es de sentido común que esos aires acondicionados no deberán ser encendidos ya que la sugerencia sanitaria es la libre circulación del aire natural.

Además, en otro tema en el mismo decreto se establece que los padres de los alumnos deberán ir informando por escrito cada día la situación de no presencia de síntomas en ella. Lamentablemente la estigmatización que algunos miembros de la sociedad han catalogado y con ello maltratado socialmente a los enfermos, es entendible que algunos padres no lleguen a ser honestos. Lo que sin duda complica mucho más la situación de riesgo de contagio.

Por otro lado, en nuestro país como en toda Latinoamérica, la expansión del virus se ha mantenido alta por las malas costumbres alimenticias y las consecuencias como diabetes, obesidad o hipertensión entre los principales aspectos que generan mayor vulnerabilidad. Problemas que igualmente están presentes en la mayoría de los miembros de la comunidad escolar, desde los alumnos, directivos, maestros y personal de apoyo o de mantenimiento.

Y para concluir de sin pretender aumentar el alarmismo de la situación, quienes están en una escuela conocen muy bien lo difícil que resulta, en todos los niveles educativos, supervisar al ciento por ciento la conducta de los alumnos. La travesura y muchos descuidos son parte de la normalidad de la vida escolar. Los contactos no se pueden evitar, así como también se requiere de mucha disciplina conductual que viene desde las costumbres de trabajo e interacción de casa.

Todo un panorama que hace difícil que la escuela esté libre, con certeza y certidumbre, del riesgo de contagio de Covid-19.