Inicio Análisis político Libre expresión La ofensa de Gustavo Madero a los yucatecos

La ofensa de Gustavo Madero a los yucatecos

612
0

Es simple, el presidente del PAN, Gustavo Madero desde el Distrito Federal les dijo a los yucatecos que el alcalde de Mérida es un “ejemplo de democracia y buen gobierno”. Lo hizo al darle la bienvenida como presidente de la Asociación Nacional de Alcaldes del PAN.

El líder de una porción del panismo en México, pasó por alto algunos detalles, por mencionar:

Que de demócrata, Renán Barrera Concha, no tiene ni la intención. Una muestra, lo es el hecho de que dejó fuera del Ayuntamiento de Mérida al PAN. Entregó a los empresarios los cargos importantes e hizo alianza con grupos que de panistas solo tienen la pinta. En el camino traicionó al mismo Hugo Sánchez Camargo, a su hermano menor Tito Sánchez Camargo, a Beatriz Zavala Peniche, a Rodolfo González Crespo, a Huacho Díaz Mena, etc. Los testimonios abundan, Madero tiene amistad con varios de ellos, sencillo, que los contacte y que le cuenten. Su hermano Jorge jugó con Cordero, él, jugó con Josefina Vázquez Mota, al final los beneficios se quedaron entre hermanos.

Hoy le hacen lo mismo. Hoy, Jorge sigue jugando con Cordero y Renán con Madero. Pero bueno, ese no es el punto. Cada quien escoge a su verdugo. Lo realmente importante es que ni el PAN yucateco festejaron las palabras de Madero. “Se la jaló”, afirmaron varios cuadros distinguidos que saben de lo “demócrata” que es Renán. Más va a tardar Madero en darse cuenta que Renán clavarle el puñal por la espalda. Así es Renán, aseguran.

Y si se trata de ponerlo como ejemplo de buen gobierno, Madero se la “fumó”, afirman. Hasta hoy no se sabe en qué pararon más de 2 mil 100 millones de pesos del presupuesto municipal, a saber:

– ¿Dónde están las obras que en campaña prometió?.

– No existe una sola inversión en obras trascendentales en el municipio, es más, las obras de repavimentación de la emblemática avenida Paseo de Montejo, no la realizó la administración del alcalde, sino el gobierno del Estado. Lo mismo sucedió con las avenidas Aviación y la Itzaes, que son importantes vías de circulación vial y conectan la Ciudad de Sur a Norte. Esto, debido a la incapacidad del alcalde para gestionar recursos. A diferencia de Madero, Renán Barrera odia al PRI y se niega a acercarse al gobierno para participar en las obras. Así ni cómo ayudarlo.

– En todas las acciones de la administración de Renán Barrera se detecta ineptitud, ese es el sello municipal. Metieron proyectos ante la Comey (Comisión Metropolitana de Yucatán) y no procedieron porque no cubrieron con los requisitos. Eso es de secundaria. También se quedaron fuera de los proyectos de vivienda, porque “nunca se enteraron”. La denuncia que interpusieron ante la Fiscalía General del Estado acusando a la anterior administración no procedió porque no era la instancia. De preparatoria. Emprendió una lucha jurídica con la empresa AB&C Leasing y Santander, que le generará a los meridanos una deuda superior a los 400 millones de pesos por indemnizaciones. Eso es estupidez política.

– De los servicios públicos que en administraciones pasadas, como la de Ana Rosa Payán Cervera (panista de cepa) fueron ejemplo nacional, hoy no queda nada. La Ciudad tiene más de un millón de baches, cientos de calles y avenidas, párques públicos, paraderos sin iluminación. Cientos de calles inundadas en época de lluvias por la falta de limpieza de las alcantarillas, los mercados públicos están abandonados, de hecho, es la Comey quien con recursos estatales y federales aplicará un programa de rescate de los mercados San Benito, Lucas de Gálvez.

– Uno de los programas que más luces le dio al alcalde fue el de los vehículos de traslado y ambulacia para las comisarías. para ello instauró un mecanismo llamado “botón de pánico”, un teléfono conectado a un botón eléctrico para llamar a la policía municipal y obtener el auxilio en caso de emergencias. El resultado: tres muertes precisamente porque nunca llegaron los vehículos oficiales para prestar el auxilio. Hasta hoy, el alcalde no rinde un informe oficial.

– La administración de Renán Barrera, es una administración de papalote, vuela, vuela, vuela y luego viene enpicada, se estrella y regresa, corre, corre, corre y vuela, vuela, vuela y vuelve a caer, y así. Para constatar los hechos, basta con mirar la agenda del alcalde durante todo el 2013, llena de inauguraciones de eventos patitos (no todos preciso se salvan algunos eventos culturales), y carreras de botargas y en beneficio de quién sabe quien.

– La corrupción está presente además en su accionar público, construye actualmente una ventanilla única en un predio propiedad de un funcionario municipal suyo. Muy amigo suyo, integrante del Frente Cïvico Familiar. Ya le invirtieron más de medio millón de pesos, y le pagan su renta: 35 mil pesos mensuales, cuando que la actual, solo le representa un costo de 8 mil pesos. La denuncia la interpusieron vecinos de colonias aledañas al predio.

También está impugnada la licitación de la repavimentación de la calle 60 norte, y la impugnación la presentó ante las autoridades competentes, se trató de favorecer en todo momento a la empresa ganadora, dijo el denunciante (ex funcionario del Ayuntamiento de Mérida). La obra está a punto de terminarse, la SFP dictaminó en primera instancia que había irregularidades.

Cambió el Carnaval bajo el argumento de que hubo una encuesta que el Ayuntamiento realizó, pero nunca mostró los resultados. Y tampoco dejó claro a qué acuerdos llegó con la cervecería que contrató toda la exclusividad.

Si esto es “buen gobierno” para Gustavo Madero presidente del PAN, estamos muy mal entonces. El dirigente nacional del PAN de plano se burla de los yucatecos y les receta una ofensa que ni “Dios padre se las quita”.

¿Valdría la pena preguntarle a Madero, dónde detectó el espíritu demócrata de Renán Barrera?. Un ejemplo de que no es un demócrata el alcalde, uno reciente, es el hecho de que el diputado federal Raúl Paz Alonzo le consiguió 200 millones de pesos para realizar obras en beneficio de la vialidades, entre ellas el bacheo, repavimentación, etc. Incluso trajo a Mérida a Luis A. Villarreal coordinador de los diputados del PAN y lo llevó ante Renán Barrera . Y Renán usó esos recursos para repavimentar la calle 60. Pero ni siquiera invitó a Raúl Paz al banderazo de inicio de la construcción. Eso sí, le concedió el honor a su delfín: Mauricio Vila Dosal. ¿Demócrata él?. Si claro.

Renán no escucha, no respeta, no rinde cuentas, no informa, solo atiende lo que a él le conviene. Por eso la Ciudad está hecha un asco, mal atendida y mal cuidada.

Si Gustavo Madero dice sentirse “ATM”, los yucatecos le dicen: “nosotros no”.

La política de escritorio, la de las cúpulas, a veces dañan a los pueblos. Cuidado, porque la democracia no es imposición, no es manipulación, no se consolida a base de mentiras. Renán ni discurso propio tiene. No tiene visión, no tiene conciencia pública, ni demócrata, es producto de la circunstancia, no tiene formación, no entiende los ideales del panismo, ni mucho menos el respeto a la ley. Le encantan los reflectores, las ruedas de prensa para no decir nada, y cuando se le atraganta una pregunta responde: “sin comentarios a esa pregunta”. Es un ser humano que hará todo para llegar a donde quiere, al más viejo estilo del “aiga sido, como aiga sido”.

Una disculpa Don Gustavo no le caería mal a los yucatecos, porque si algo tiene este pueblo, es memoria, conciencia y prestigio democrático.