Inicio Análisis político La neta del planeta Por el agandallamiento de los “azules”, la sociedad siente “asquito” …

Por el agandallamiento de los “azules”, la sociedad siente “asquito” …

912
0
alt

II.- El jueves 13 por la noche, el PAN vivió una noche “esperanzadora”, aunque quizá ficticia, debido a que lo que se planeó originalmente, simplemente se modificó al final de manera dramática. Mientras Rodolfo González Crespo invitaba hasta dolerle los dedos en el twitter, llegó la noche, y Hugo Sánchez le robó el escenario. Sofía Castro y “Huacho” Díaz Mena enviaron sendos tweets mostrando respaldo total al presidente del CDE, ignorando por completo al líder González Crespo. De hecho, los asistentes le aplaudieron poco y le ignoraron casi todo el tiempo. Fue un evento que empezó con una convocatoria municipal y terminó siendo estatal. De Kanasín, Motul y Umán llegaron diversos vehículos con militantes y simpatizantes del PAN. Ni siquiera los discursos incendiarios de Rodolfo lograron arrancarle simpatías de sus detractores, que en el partido azul, son muchos y no dejan de incrementarse.

III.- Esa noche, no bastaron las acusaciones hacia la gobernadora y hacia la alcaldesa para unificar a todos los grupos políticos. Algo faltó, y la expresión más importante fue la voz de una mujer que les recetó: “aquí no están todos, falta Ana Rosa, Luis Correa, Silvia López, Luis Aldana, por eso no hay unidad, ni la habrá en el PAN”. El argumento sobre el cual se planeó el mitin “el desagravio por la violencia del 4 de julio”, de facto, no permeó ni en los más panistas allí reunidos – que no precisamente son los cuadros dirigentes. El discurso de Rodolfo no logró “mover las almas”. Pero si de algo sirve en su descargo, tampoco el de los demás. Nada pudo superar el reclamo de una militancia que está consciente de la honda división que lacera el espíritu panista desde hace muchos años.

IV.- Esa noche, nada pudo borrar el verdadero dolor del panismo puro. Las arengas solo sirvieron para darse “palmadas” en las espaldas los dirigentes y representantes populares o sea “los unos a los otros”. Nada significativo si se toma en cuenta que en Yucatán existen alrededor de más de 50 mil panistas registrados. En el evento solo se vieron cerca de 1,500 y no todos habían acudido “libremente” (hubo mucho empleado de las dependencias federales como Sedesol, Infonavit, Semarnat, etc). En las redes sociales usuarios mostraron fotos de los camiones que sirvieron para “acarrear” a los panistas. Las fotos no mienten. Los que mienten, son los directivos que hablan de una unidad inexistente, ausente desde hace muchos años, renuente a regresar al seno de un partido que se alejó de sus principios, y lo peor, que se alejó primero de la sociedad y luego regresó para secuestrarla.

V.- Una sociedad que les culpa por haber tergiversado la lucha cívica, de haberles expuesto a una violencia innecesaria y a una ridiculización nacional por la necedad de figurar los políticos panistas en medios, que en la búsqueda de la nota dieron entrada – al menos eso – a una serie de eventos que empezaron con la provocación de un núcleo panista bien identificado y a la agresión de parte de múltiples “porros” surgidos de quien sabe dónde. Serio problema tiene la sociedad que no puede defenderse de tal atraco político. Porque el PAN – me refiero a ese núcleo panista identificado – atracó a la sociedad, les robó la pureza de una manifestación cívica y pacífica. Ese grupo del PAN, se montó sobre las espaldas de una sociedad limpia, y no se quiere bajar de allí, aún y cuando es evidente el rechazo que le prodigan los meridanos. Es como la pulga en los pelos del dogo.

VI.- El oportunismo, el agandallamiento y el fanatismo se apoderaron de la situación, y terminaron por secuestrar a la sociedad. Día con día el “teatrito” se cae cada que salen a la luz pública videos y fotos sobre los acontecimientos. Videos donde se muestra la agresión por ejemplo del regidor del PAN Kirbey Herrera tirando golpes a un trabajador que por lo que se ve, está indefenso al momento de la agresión. Fue un vil y asqueroso “descontón”. ¿Dónde están entonces la civilidad y la paz con la que dicen se condujeron los panistas en el “caótico” 4 de julio en la glorieta de la paz?. Y las provocaciones de Salvador Vitelli, que se dijo agredido sin “ninguna razón” también están allí. Las pruebas están en las redes sociales, son muchas y algunas usted puede verlas en www.mipuntodevista.com.mx.mx.

VII.- La división es tan evidente que incluso el día de los hechos del 4 de julio, la lucha “pacífica” registró varios “golpes de estado” en el seno panista. El primero fue a las 7 de la mañana, cuando Guillermo Vela Román, Renán Barrera y Orlando Pérez Moguel intentaron organizar la manifestación, lo cual no tuvo éxito; el segundo, fue cuando arriba al lugar Beatriz Zavala Peniche acompañada de Pedro Couoh diputado local y Magaly Cruz Nucamendi; el tercero cuando acudió al lugar por la tarde Patricio Patrón Laviada. Nunca actuaron juntos, incluso Alejandro Patrón Laviada jamás se acercó a Beatriz Zavala, Salvador Vitelli buscaba no toparse con Renan Barrera, Ana Rosa Payán robó escenario, Vela Román ni dirigió mirada con Beatriz Zavala. Y Rodolfo González fue el “majado” y Tito fue el “afortunado”. Otros, secundones, hicieron su parte, jalando agua para su molino. Pero nunca se vio a la sociedad encabezar nada. Solo en la tarde, cuando un nutrido grupo de jóvenes se manifestó civilizadamente sin partidismos e ignorando a los políticos.

VIII.- El Diario de Yucatán se ha convertido en el “cocinero” de la horda panista bien identificada como provocadores y agresores. Su plato fuerte es “huevos lamentados a la Diario de Yucatán” lo que como dijera un gobernador jocoso ya está despertando “asquito” en la sociedad. Un día sí y al otro también, este periódico le da vuelo a todo aquello que mantenga “viva” la noticia. Sin embargo, ¿cuánto aguantará la nota?, ¿para qué más da la noticia que ya tiene hasta la m … aceta a la ciudadanía?. La carta de Jorge Ancona Bates sobre la “verdadera identidad de Raúl Ancona Riestra publicada en www.mipuntodevista.com.mx.mx refleja el grave daño que este grupúsculo del PAN le ha causado a la sociedad. Entre el PAN y el Diario de Yucatán están causando severos daños a la sociedad que empieza a sentir “asquito” por los políticos, y como son del norte de la Ciudad de Mérida, pues el daño tal vez sea para el PAN en las próximas elecciones del 2012, para las que faltan mucho todavía.

IX.- Es paradójico que mientras en el resto del país se reconoce que Yucatán es un estado con seguridad pública, producto de la estabilidad social y política, un grupúsculo panista alentado por el fanatismo de quienes solo tienen como objetivo la venganza, el odio y el rencor, estén dañando al estado irresponsablemente. Todo por unos cuantos votos. “Usted busca ser la candidata a la gubernatura de Yucatán le recetó López Doriga a Beatriz Zavala”, una acusación directa que bien se aplica para Renan Barrera, Salvador Vitelli, Pedro Couoh, Alejandro Abud, y otros, muchos otros que creen que tienen con esto el campo libre para disputar los distritos I; II; III; IV y V, zonas donde consideran tiene el PAN alto impacto electoral.

X.- Condenable es la violencia, pero también lo es la provocación. Desde este espacio de análisis político exigimos se castiguen a los culpables, sean del color que sean y de la ideología a la que pertenezcan. Que la Ley sea implacable con ellos … y que la condena social caiga como guillotina sobre los sembradores de la discordia, el encono, el odio, la división y la violencia desde diversas trincheras. Porque indudablemente, Yucatán no puede ser rehén de los fanáticos “cívicos” que siendo lobos, se disfrazan de ovejas.