Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Las diferencias entre Ivonne Ortega y Alito Moreno, el candidato de la...

Las diferencias entre Ivonne Ortega y Alito Moreno, el candidato de la cúpula PeñaAmlista

5664
0

La gran diferencia entre Ivonne Ortega y Alito Moreno.

I.- A simple vista ambos son dos ejemplares militantes del PRI. Ambos son amigos, ella recuperó al PRI de Yucatán en el 2007, y logró ser Gobernadora del estado al doblegar al PAN y a todas las adversidades. Él la vio llegar y como todos en esa época, fueron testigos de su valía. El PRI en esa etapa vivía como hoy, en la oscuridad de la oposición. La vida democrática los pone frente a frente ante la posibilidad de alcanzar el liderazgo nacional. ¿Qué los hace diferentes?, veamos.

II.- En primera instancia su formación. Ivonne Ortega es una guerrera. Como mujer ha vivido la violencia política en su contra como nadie. Ella logró ganar la gubernatura de Yucatán en el 2007 sin el padrinazgo de ningún presidente de la república. Hay que recordar que en ese tiempo, gobernaba el PAN de Felipe Calderón. Ivonne le arrebató a los panistas la victoria y recibió la gubernatura de un panista. Alito Moreno por su parte alcanzó la gubernatura de Campeche gracias al impulso del presidente Enrique Peña Nieto. Con el apoyo presidencial no tuvo problemas para ganar la gubernatura y recibirla de un gobernador priísta.

III.- Ivonne Ortega cumplió sus 5 años al frente del gobierno del estado. No abandonó el cargo para satisfacer otros intereses. Ella siempre lo dijo, “tenía que cumplirle a los yucatecos que la eligieron para todo un periodo constitucional”. Ella fue respetuosa de la voluntad del pueblo. Alejandro Moreno “Alito” por su parte, ha decidido abandonar el cargo para ir en pos de la presidencia nacional. Según él, el PRI lo necesita. Sin embargo, ¿le preguntó al pueblo campechano si estaba de acuerdo con que abandone el cargo para el que fue electo?. Alito Moreno rehuyó terminar su periodo, prefirió el “chapulinazo”, es decir, brincar de un cargo a otro. Pensar en dejar una gubernatura se me hace inaudito, por demás una irresponsabilidad, con todo respeto, el pueblo merece respeto.

IV.- Ambos eran cercanos a Peña Nieto. Aunque a diferencia de Alito Moreno, Ivonne Ortega terminó mal su relación con Peña. Y es que, rumbo a la designación del candidato a presidente de la república, ella anunció sus intenciones por competir. Pero a Peña Nieto no le molestó tanto eso, sino que ella pidiera una competencia abierta, libre, piso parejo. Eso no le agradó a Peña Nieto y le cerró las puertas. Peña Nieto siempre tuvo la intención de imponer a su candidato y por ello usó a Alito Moreno para que en la asamblea del 2017, se quitaran los candados de los estatutos para permitir la candidatura del NO priísta Pepe Meade. En Campeche, Alito Moreno le cumplió a Peña Nieto. Mientras Ivonne se enfrentaba al presidente Peña Nieto, Alito lo ayudaba servilmente.

V.- Ivonne Ortega registró ante el CEN un millón 400 mil firmas de priístas que la avalaron para ser la candidata presidencial del PRI. Ella advirtió que si el partido no escuchaba a las bases, perdería la elección. El 1 de julio del 2018, el PRI de Peña Nieto, junto con el candidato NO priísta Pepe Meade, se fueron a la basura. La gran derrota a la que condenaron a millones de priístas fue fraguada por Peña y sus incondicionales, entre ellos, Alito Moreno. Mientras ella hizo lo correcto, los de Peña Nieto construyeron la derrota.

VI.- Cuando Ivonne Ortega fue gobernadora, enfrentó la arremetida de Felipe Calderón, entonces presidente de México. Aunque recibió presiones nunca se doblegó ante él. Defendió lo que consideró era lo necesario y por ese motivo enfrentó más de mil auditorías federales. Todas las libró y al final, le ganó todas las elecciones al PAN. Por su parte, Alito Moreno con prontitud, “hizo las pases” con AMLO, al que en campaña llamó corrupto, ladrón y al que dijo, “le enseñaría cómo gobernar”. AMLO se dio el lujo de exhibirlo públicamente ante su pueblo que le gritaba con furor a su gobernador “fuera”, “fuera”. AMLO terminó el humillante acto gritando “Alejandro Moreno me está apoyando”.

VII.- Cuando AMLO puso a Peña Nieto en las primeras columnas por la investigación de corrupción en Pemex, éste pisó el acelerador. De inmediato los aspirantes José Narro, Ivonne Ortega, Ulises Ruíz advirtieron que Peña Nieto estaba buscando imponer a Alito Moreno en la presidencia del PRI, como parte de un acuerdo con AMLO, para buscar impunidad en el caso Pemex.

VIII.- AMLO necesita mayoría legislativa en el Senado y en la Cámara de Diputados. Para ello, tener de aliado incondicional al PRI le sería muy útil. AMLO no tendría que lidiar con diputados priístas para que su presupuesto anual sea aprobado sin problemas, menos sus reformas. Tener a Alito Moreno en la presidencia, le significa a AMLO tener a voluntad propia a los gobernadores priístas. Con Alito Moreno se consumaría el PRIMOR.

IX.- “La trampa está en el padrón”, denunció José Narro en su mensaje de renuncia. Tras más de 4 décadas de militancia priísta el distinguido hombre se fue del PRI asqueado de lo que ve. La imposición de Alito Moreno como decisión de Peña Nieto es grosera, vulgar e indecente.

X.- A Ivonne Ortega la respalda la militancia. A Alito Moreno lo respalda la cúpula. Con ella están los jóvenes libres, los estudiantes libres, los profesionistas libres, las mujeres libres de las colonias, las lideresas libres, los líderes campesinos libres, los líderes obreros libres, las personas con discapacidad libres, con ella está el sentimiento de las bases sociales, esas que saben bien, que Peña Nieto y sus incondicionales fueron los culpables de la derrota. Con Alito están los dirigentes del actual sector juvenil, y todos aquellos que hicieron lo posible para entregar el poder en manos de los enemigos, como en Yucatán, que los que hicieron perder al PRI hoy están en las filas de Alito Moreno.

La neta del planeta.- Alguien me preguntó ¿y si no gana Ivonne, qué hará?. Mi respuesta fue la siguiente: “ella ya ganó. Viene ganando desde hace dos años, su reputación es tan fuerte que en los tiempos de la desgracia Peña Nietista y AMLISTA, se le recuerda advirtiendo con fuerza lo que pasaría si no se escuchaba a las bases, si se imponían candidatos y si la cúpula se ensoberbecía”. ¿Me expliqué?. La fuerza de Ivonne no está en los números, sino en la emoción que genera en las bases.