Inicio Noticias Nacionales ¿Llegarán al poder las adolescentes activistas?

¿Llegarán al poder las adolescentes activistas?

287
0

Durante 2019 fue notoria la participación de las mujeres jóvenes en la lucha ambientalista

México, 2 Ene., (Notimex).- Si se imagina a un activista climático durante el último año, probablemente evocará la imagen de una niña, y no necesariamente la de una sueca de rostro severo con trenzas. Podría ser la hija con gafas de un representante afroestadounidense, una latina de Seattle empapada y gritando en la primera “Marcha juvenil por el clima” o una chica menos conocida a nivel nacional que encabezó la huelga climática local.

Las adolescentes se convirtieron durante el último año en el símbolo del movimiento climático. Han exigido ser vistas, escuchadas y atendidas… y al menos se han salido con la suya en los dos primeros casos.

Hay una razón para que Greta Thunberg, fundadora de las huelgas climáticas escolares y a punto de cumplir 17 años, fuera considerada por la revista Time como la Persona del Año, y que Alexandria Villaseñor, la fundadora de “Earth Uprising”, de 14 años, hablara en la COP25 en Madrid.

Pero el tercer elemento de la lista de deseos, la “atención”, sigue siendo difícil de alcanzar. Thunberg ha insistido una y otra vez que no quiere atención, sino acción.

Ninguna de estas chicas quiere ser el foco de atención; quieren que los líderes tomen decisiones rápidas y significativas en torno a las economías e infraestructura nacionales. Eso no ha sucedido.

Hava Gordon, socióloga de la Universidad de Denver que estudia los movimientos sociales y de género, describió la dinámica en la que las adolescentes de hoy miran el mundo que les queda y se dan cuenta de que están excluidas de las estructuras de poder que podrían cambiarlo.

“Entonces, usan lo que pueden para hacerse notar, y les funciona bastante bien. La mayoría de los activistas adolescentes aún no pueden votar o postularse para un cargo, por lo que aprovechan los medios y las redes sociales de formas realmente interesantes, al tiempo que encuentran también su influencia institucional con las escuelas y las huelgas de los viernes”.

Las adolescentes se han definido durante mucho tiempo por su obsesión cultural estadounidense. Su versión actual es la chica VSCO, una tendencia centrada en Instagram, caracterizada por un estilo “renacimiento de los 90” y una ética ambiental sorprendente.

Kate Aronoff informó sobre el entusiasmo climático de la niña VSCO en “The Intercept”, donde señaló: “No es como si todas las VSCO Girls fueran campeonas climáticas durmientes, pero a medida que la organización climática involucra a más personas, absorbe las tendencias del día, que reflejan las preocupaciones y ansiedades de la generación de la que surge”.

Se ve todo tipo de variaciones en la forma en que las jóvenes usan las herramientas que tienen para ser escuchadas. Alexis Ren, la modelo estadounidense de Instagram de 23 años, hizo un intento reciente de despertar a los millones de seguidores de sus fotos en bikini para luchar contra la destrucción de los arrecifes de coral en el Pacífico Norte.

Mientras tanto, Thunberg parece mucho más cómoda con una sudadera con cremallera que con un corte francés de alta costura, y se ha convertido en la activista climática femenina más conocida en el país, debido en gran parte a su uso inteligente de Twitter.

La prominencia de Thunberg solo ha sido impulsada por los comentarios sarcásticos de un presidente obsesionado con Twitter sobre ella, donde la caracteriza como una niña rara, petulante y arrogante, lo cual cualquier psicólogo identificaría como una “proyección”.

El ascenso de Thunberg ha sido acompañado por su propia iconografía religiosa; en octubre, su cara fue pintada en un edificio en San Francisco, como un mural en una catedral. Incluso publicó un breve libro de sus discursos, una especie de manual de bolsillo para el discípulo climático moderno.

Thunberg ha reiterado que no quiere ser el centro de atención y que simplemente usa su plataforma para abogar por la acción climática de parte de quienes lideran política y económicamente al mundo y son causantes de la crisis climática.

Los movimientos de mujeres francas han sido fascinantes para el público, al menos desde las sufragistas, y esa fascinación abarca desde la adoración religiosa hasta la cruel denigración.

¿Por qué las mujeres? Gordon dice que hay una teoría de que están socializadas para cuidar el hogar, mantener las cosas ordenadas, funcionales y bonitas, y que ese instinto cultivado se traslada al mundo entero.

¿Por qué la oleada de adolescentes activistas climáticas parece tan novedosa? Primero, son más jóvenes que la mayoría de las mujeres líderes anteriores y, segundo, siguen sorprendiendo las mujeres que lideran los movimientos sociales porque no se ve esa dinámica representada en los pasillos del poder.

Puedes mirar a una adolescente activista y pensar: “¿Será presidente o senador? ¡Es una buena práctica!”, pero el público no ve a las mujeres jóvenes de esa manera”.

Alexandria Ocasio-Cortez es una notable excepción al modelo aceptado de legislador: joven, mujer, latina, con fluidez en la Internet y abiertamente sin excusas. Ha sido defensora de los adolescentes activistas climáticos y de la legislación climática integral y transformadora.

Pero a pesar de que Ocasio-Cortez es ahora un nombre familiar cuya imagen se puede encontrar montando un unicornio en una taza de café, todavía se enfrenta a un Congreso masculino, blanco, y en gran parte resistente a la transformación sistémica que ella y millones de las jóvenes activistas climáticas les encantaría ver.

Las niñas activistas saltaron a la fama en 2019 y capturaron la atención del mundo. A medida que se conviertan en mujeres activistas, y tal vez políticas, durante los próximos años, habrá que ver cuántas de ellas logran capturar parte de su poder.