Inicio Análisis político Enrique Vidales Ripoll Los CRITS ¿condenados a desaparecer?

Los CRITS ¿condenados a desaparecer?

966
0

Durante el pasado fin de semana un grupo de padres de familia se manifestó en las puertas de Palacio de Gobierno para exigir a Mauricio Vila que se complete el apoyo que supuestamente se debe al CRIT de Yucatán. Desde hace algunos años, en tiempos de Rolando Zapata, en los círculos cercanos al centro de rehabilitación se decía que el Gobierno del Estado no cubría el monto total para garantizar su óptima operación.
Pero llego la Cuarta Transformación y la decisión de cancelar muchos de los apoyos que desde el gobierno federal se destinaban a organizaciones sociales que realizan actividades altruistas. Aunque el Teletón es uno de los principales eventos recaudatorios para los servicios de los CRITS, es bien sabido que, para mantener el funcionamiento de la principal red de centros de rehabilitación en Latinoamérica, el apoyo gubernamental constituía un importante proveedor de recursos económicos.
Para el gobierno de Yucatán en la nueva presupuestación significo la reducción de más de 3 mil millones de pesos por concepto de participaciones federales, lo que si duda conlleva a una serie de recortes y ajustes para atender las necesidades prioritarias.
En el caso del Teletón y de los CRITS le pesa una gran losa de desprestigio per se por la vinculación con la empresa Televisa y la presunción popular de evasión de impuestos por la vía de la condonación y la complacencia de los gobiernos del régimen anterior, lo que constituye una justificación para cancelarles el apoyo por parte del gobierno.
Lo que si es cierto, que después de dos décadas de los teletones y el desarrollo de la red de CRITS el tema de la discapacidad se puso en la agenda y debate nacional. Antes, no existía una alternativa viable e importante para su atención. De hecho, no existía una cultura inclusiva ni de acceso universal. Ese clima adverso para la atención de las personas con discapacidad fue cambiando poco a poco gracias al Teletón que fue consolidando una cultura de atención a este sector invisible y vulnerable.
Aunque aún falta mucho por hacer, la atención de las personas con discapacidad física que implica la necesidad de atender la rehabilitación y la autonomía que mejoren la calidad de vida, los CRITS han tenido una función significativa que ha mejorado la vida de muchas personas con discapacidad y las familias que igualmente sufren por este tipo de eventualidades.
El CRIT de Yucatán está sufriendo hoy los estragos de la cancelación de los recursos. En los últimos dos meses se ha recortado casi el 50 por ciento del personal que labora en sus instalaciones. En los próximos días cancelará citas por un tiempo por la urgencia de revisar sus procesos de atención a la población inscrita y la escasez de personal para cubrir toda la demanda.
La directora del CRIT Yucatán insiste en que no cerrará este sistema en la entidad. Que se está revisando el modelo de atención y que el gobierno sí va a cumplir con los compromisos. Inclusive insiste en que no hay ninguna vinculación de la directiva con la protesta de los padres de familia, aunque valdría la pena cuestionar ¿cómo saben los padres que el gobierno no ha pagado?
Para algunos trabajadores, en los próximos días será su última jornada laboral, en lo que constituye otra “tanda de recorte de personal”.
Por ahí se menciona que son alrededor de 40 millones lo que no ha cubierto el gobierno del estado y que se le ofrece apenas unos 10 para que el sistema continúe operando.
En esta última semana, desde el Palacio de Gobierno en boletines informativos se insiste en el compromiso del gobierno en atender de manera prioritaria la atención a la discapacidad y por ello pone a la disposición el CREE como una red que atenderá los casos. Algunos han interpretado la respuesta del gobierno como un “tiro de gracia” a la pretensión de no continuar apoyando económicamente al CRIT de Yucatán.
Es por ello, ante el contexto nacional, de que se percibe la posibilidad de cierres de algunos centros de rehabilitación Teletón y por condiciones locales el que corresponde a nuestra entidad. Lo que sin duda sería lamentable porque el tema de la discapacidad, más allá de su complejidad, no debe limitarse a la “fotografía” o “limpiarle la cara” a un gobierno.
Pero estamos en proceso de cambio y lo que debemos exigir los mexicanos conscientes en el tema de la discapacidad es una atención de calidad, cobertura de los servicios y un humanismo que permita ser sensibles a sus necesidades para que en conjunto se otorgue una mejor calidad de vida, no solo a las personas con discapacidad sino a toda su familia.