Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Los graves errores legales y políticos de Víctor Chan, Director del Cepredey

Los graves errores legales y políticos de Víctor Chan, Director del Cepredey

1387
0
Compartir

 

“Para ser preciso, se trata de un error legal que toma dimensión política. El Gobierno puede despedir a quien guste y mande, siempre y cuando proceda conforme al marco legal, sin violar la Ley ni los Derechos Humanos de los afectados. En este caso, El Director del Cepredey violó la Ley y violó los Derechos Humanos de los afectados”.

 

I.- El nuevo director del Centro de Prevención del Delito, Víctor Chan Martín, sorprende a propios y extraños al protagonizar un caso más de soberbia política. El hombre de profesión Terapeuta y Mediador, ha cometido graves errores políticos que constituyen una mancha para la incipiente imagen gubernamental de Mauricio Vila Dosal. La denuncia pública de los casi 300 trabajadores despedidos muestran el rostro público rupestre de un funcionario que no midió los alcances políticos de su proceder.

 

II.- En la Ley Federal del Trabajo, la figura central a defender es el trabajador. En ella se establece con claridad que la carga de la prueba corre a cargo del patrón y no del trabajador. Evidentemente hubo una relación laboral durante varios años, entre el Gobierno del Estado (Cepredey) y los trabajadores. Al decirles “no tienen recibo fiscal, no pueden comprobar que trabaron aquí”, El Director Víctor Chan violó la Ley referida.

 

III.- Lo único que no puede hacer un funcionario es violar la Ley. Ninguna Ley. Bajo ninguna circunstancia. Y sin embargo, Víctor Chan lo hizo, afectando directamente al trabajador, al Estado de Derecho y sin duda, afectando la imagen del Gobernador de Yucatán.

 

IV.- Siendo que el propio Gobernador Vila, ha manifestado su verdadero interés por cumplir y hacer cumplir la Ley, la conducta de Víctor Chan lo contradice enviando un claro mensaje de “valemadrismo” político que deja mal parado al mandatario.

 

V.- Para ser preciso, se trata de un error legal que toma dimensión política. El Gobierno puede despedir a quien guste y mande, siempre y cuando proceda conforme al marco legal, sin violar la Ley ni los Derechos Humanos de los afectados. En este caso, se viola la Ley y se violan los Derechos Humanos de los afectados.

 

VI.- Víctor Chan Martín nunca imaginó que al soltar esa declaración, en realidad sellaba con una marca indigna su actuación dentro del gabinete de Mauricio Vila. Un político que no respeta la Ley es una amenaza para la legitimidad de cualquier gobierno.

 

VII.- Pero la cosa se torna más grave cuando reparamos en la respuesta que Chan Martín le dio a sus víctimas, “¿quién crees que dio la orden para despedirlos sin liquidación?. El suceso se dio cuando le advirtieron que acudirían a plantearle el problema al Gobernador Vila. La respuesta deja helado a “medio mundo”.

 

VIII.- ¿Acaso instruyeron a Víctor Chan para que le echara la culpa al Gobernador Mauricio Vila de los despidos?, ¿acaso le dijeron que en la primera oportunidad que se presentara revelara que el culpable de violar la Ley Federal del Trabajo era precisamente el Gobernador Mauricio Vila?.

 

IX.- Víctor Chan es culpable de hacer vulnerable al Gobernador Mauricio Vila. Y la única explicación es que no pertenece al grupo cerrado del mandatario. No le veo otra, porque con su proceder, deja en claro que no vela por los intereses de Mauricio. Claramente está dispuesto a sacrificarlo con tal de aferrarse al cargo.

 

X.- Víctor Chan ha violado un código político supremo: al Jefe Político se le cuida por encima de sus intereses. No merece el cargo. El nuevo Director del Cepredey debe estar preparando ya su salida, es lo mejor y dedicarse de lleno a su Asociación privada. Evidentemente no cuidó al Gobernador. Tal vez hay ignorancia en su actuación, pero ésta no lo exime de culpa. Debe renunciar al cargo.

 

La neta del planeta.- No sabemos de qué forma Víctor Chan Martin, llegó al cargo de Director de Cepredey, no sabemos quien fue su padrino, ni si es militante del PAN, lo que sí sabemos después de su grave error legal con trascendencia política, es que no es apto para integrar el equipo del Gobernador Mauricio Vila. Esta situación debe arrojar una lección, no todo lo que “brilla es oro”. Para la política, se necesitan políticos. Es simple.