Inicio Análisis político La neta del planeta Los hospitales de Patricio Patrón: historias de mentiras y verdades a medias

Los hospitales de Patricio Patrón: historias de mentiras y verdades a medias

609
0

 

Las modificaciones a la estructura hospitalaria hicieron que el costo se elevara más de lo planeado (el costo aproximado adicional fue de 24 millones de pesos). El ex gobernador intenta explicar hoy que al final de su administración dejó la obra iniciada en un 44% de avance y un monto de aproximadamente 32 millones que según él, servirían para terminar de construir la obra. Sin embargo, este monto en realidad tenía como finalidad cubrir los adeudos por las obras ya iniciadas. Es decir, no serviría para terminar de construir áreas nuevas, sino para pagar el costo de las ya iniciadas, según consta en contratos con las empresas que tenían esa responsabilidad.

Inexplicablemente Patricio Patrón incumplió la norma oficial del sector salud (NORMA Oficial Mexicana NOM-197-SSA1-2000), que establece los requisitos de construcción para un hospital de 60 camas censables en Valladolid, en un área de 4 mil metros cuadrados con una inversión máxima de 90 millones de pesos. Pues bien, al gobernador panista en ese entonces se le ocurrió construir el mismo hospital pero un área de 10 mil metros cuadrados y una inversión de 180 millones de pesos. Pero el problema es que varias áreas como establecimos previamente, estuvieron diseñadas y fueron construidas fuera de la norma oficial, por tanto tuvieron que ser construidas nuevamente con un costo adicional desde luego.

La misma historia se repitió en el hospital de Tekax diseñado con 30 camas censables y previamente en el HRAE, en el que hubo incluso que construir nuevos elevadores porque los equipos adquiridos en europa no reunían los requisitos de la Norma Oficial. Todas las obras hospitalarias en comento han sido con recursos de la federación pero tramitados y gestionados por el gobierno de Ivonne Ortega Pacheco. Mención especial es que si la federación enviara los montos totales los hospitales ya estuvieran terminados, pero los envía por parcialidades que no permiten el avance rápido de las obras.

El ex gobernador presenta hoy al Diario de Yucatán un oficio que según él avala su dicho, y confirma su versión: que la obra había sido aprobada; el documento lo firma la COFEPRIS, pero éste organismo no avala  ni califica la construcción de hospitales, solo autoriza los procesos de regulación, control y fomento sanitario de los mismos.

Bajo estas realidades, Patricio Patrón Laviada resulta culpable y directamente responsable de la no terminación de la construcción de dicho hospital, diseñado fuera de la norma oficial y con un presupuesto ya comprometido para pagos y no para la continuación de la obra hasta su culminación. Mentiras y medias verdades a las que recurre el político panista para cobrar notoriedad política en tiempos en los que busca figurar para alcanzar la candidatura a la alcaldía de Mérida.
Mañana esperamos la rueda de prensa del Secretario de Salud Dr. Alvaro Quijano, quien al mismo tiempo es el director de los servicios de salud de la federación, o sea, el funcionario ante quien Patricio Patrón Laviada debe dirigirse para solicitar información, pero hasta eso olvida el ex gobernador panista.