Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Mauricio Vila, Gobernador que viene

Mauricio Vila, Gobernador que viene

2200
0
Compartir

Mauricio Vila, el gobernador que viene.

I.- No es supermán, tampoco superboy, es Mauricio Vila Dosal, el Gobernador que por mayoría de votos obtuvo la victoria que lo acredita como el ganador de la contienda electoral. Aún nadie sabe qué tipo de gobernador será, ni qué tipo de gobierno desarrollará. Tal vez lo suyo no sea un gobierno y solo se limite a ser administración, o quizá sí logre consolidar un rostro gubernamental. Es sin duda una incógnita, como gobernante lo es.

II.- Mauricio es un joven empresario por naturaleza. Emprendedor como prototipo, su experiencia radica en la forma franca de ver las cosas. La administración municipal de Mérida le quedó pequeña, dada su mentalidad práctica y metódica. Es un profesional de los números y de los resultados eso quedó claro. ¿Pero qué tipo de gobernante será?. Su gobierno ¿qué sello tendrá?.

III.- El Gobernador electo gusta de tomar decisiones al libre albedrío. No gusta de sentirse presionado, no se deja manipular aunque sí escucha a sus asesores. Mauricio sabe diferenciar a sus asesores de sus empleados, esa diferencia la hace con precisión y contundencia. Se equivoca como todo ser humano con una característica muy particular, voltea rápido para encauzar la ruta.

IV.- Durante la campaña Mauricio se mostró sereno, salvo en el primer debate cuando sintió que pisaba terrenos peligrosos. El hoy Gobernador electo siempre se mostró disciplinado y voluntarioso, aunque muy transparente. Vila es un político demasiado transparente que muestra sus cartas de forma abierta. Eso agradó a los grupos del poder político y a sectores de población muy sesudos, pero le significan vulnerabilidad en el terreno de las batallas políticas por venir.

V.- Vila enfrentará diversos y complejos retos desde el primer momento de iniciar su mandato. El primero será su relación con los empresarios locales con quienes se comprometió a varias cosas. El segundo será darle cauce a las exigencias de los permisionarios del transporte público y al mismo tiempo a los usuarios que representan la verdadera carga política. Y el tercero, será la atmósfera mediática con la que se generará la buena percepción de su gobierno. Estos tres retos enmarcarán su gestión, serán la prueba a su capacidad real de gobernante.

VI.- La tolerancia a la discrepancia será la verdadera fuente de poder de Mauricio Vila. Su positiva respuesta a los compromisos contraídos serán los pilares de la casa que día con día construirá así hasta terminarla. A este panista le corresponde acompañar a los yucatecos por la senda de la consolidación, porque el Yucatán que recibe es uno que solo merece más, es decir, ya tiene grandes avances de desarrollo y crecimiento, solo merece más.

VII.- Los yucatecos esperan que Mauricio Vila sea un político sensible más que un administrador eficiente. Porque en sus manos tendrá la oportunidad de acabar con la pobreza extrema que existe en la entidad de forma casi ancestral. Tendrá la oportunidad de acabar y castigar la corrupción en todas sus manifestaciones; tendrá la oportunidad de demostrar que sus promesas de darle a la población cobertura total en servicios de salud serán compromisos realizados. Por la vehemencia de su discurso en campaña, creo que bien vale la pena darle un voto de confianza.

VIII.- En el 2001 Patricio Patrón Laviada prometió que metería a la cárcel al ex Gobernador Vïctor Cervera Pacheco y que se acabaría la era de la corrupción; todo quedó en promesas. Vila debe procurar no incurrir en el mismo error: el incumplimiento. Nadie le va a decir cómo gobernar, ni como tomar decisiones, pero debe estar consciente que cada decisión tomada será valorada a la luz de la eficacia. En estos tiempos de libertad, Mauricio Vila debe ser consciente de que lo que haga, las veces que lo haga y hasta lo que no haga, nunca recibirá elogio alguno. Así son las nuevas generaciones y los nuevos tiempos.

IX.- El Gobernador que viene debe tener presente en todo momento, que los tiempos de la hegemonía terminaron, que ser Gobernador lo pone en el flechero y que será el más cuestionado del estado. Que el único respeto a ultranza y reverenciado que recibirá será el de sus empleados. Porque el pueblo se hartó de las reverencias y del “besamanos”. El pueblo no lo eligió por ser el más guapo sino porque inspiró ser una decente persona, respetuoso de los demás, porque mostró humildad y no ser amante del poder por el poder.

X.- La principal virtud de Mauricio Vila es no querer fallar. Es muy laborioso eso sin duda. No le fastidia el trabajo y tiene una fijación muy grande, le gusta destacar por dar buenos resultados. Es muy carismático cuando está de buenas, le gusta que le hablen de frente aunque es dusto cuando no le aplauden a la primera. Su principal defecto es no tener la experiencia de un político profesional. No posee el oficio político de un connotado, aunque sí posee las capacidades. Es un buen hombre, con ideas frescas, aunque no tiene idea de lo que le viene encima. El Gobernador que viene necesita buenos asesores, no ilusionistas.

 

La neta del planeta.- Mauricio encontrará en el diálogo fraterno con sus amigos que sí conocen de estas lides, elementos valiosos para darle viabilidad a su proyecto. Solo debe tener en cuenta que la voluntad debe estar por encima de la desidia. Saber escuchar, querer escuchar y aprender tras escuchar es de sabios y de profesionales de la política. Nada garantiza la victoria permanente, pero mientras más se escucha menos se falla.