Inicio Análisis político Columnista MPV Mejora, innovación y regulación

Mejora, innovación y regulación

338
0
Compartir

Si usted amable lector se remontara 40 años hacia atrás, más específicamente a 1977, ¿Cuántas de las cosas o productos que hoy utilizamos no existían o no se conocían?, ¿Recuerda cómo eran los televisores, Los celulares o los automóviles?.

Efectivamente, la World Wide Web o Internet aún no existía (1994), tampoco los celulares (1983) y la consola de videojuegos de moda era el Atari 2600 (1977). Año en el que surgieron entre otras la épica Star Wars (Episodio IV), Fiebre de Sábado por la Noche y Encuentros Cercanos del Tercer Tipo; además Bud Spencer y Terence Hill hacían de las suyas apaleando malosos al igual que el implacable Charles Bronson.

Y no es que la columna de hoy trate de tecnología o de cine, más bien la intención de recordar es tomar consciencia de que la velocidad de la innovación es ahora mucho mayor. Cada día surgen más y mejorados productos, además de nuevas tecnologías de información, comunicaciones o diversión.

Las salas 4D, los teléfonos inteligentes y los autos eléctricos son hoy en día no sólo una realidad sino una necesidad para muchos.
Lo anterior nos lleva a los administradores públicos y privados a hacernos la inevitable pregunta ¿Cuáles serán estas nuevas tecnologías y como poder planificar y regular adecuadamente para anticiparnos a los retos que enfrentaremos con ellas en los próximos 10, 20 o 30 años?.

Este fue el tema de una charla de sobremesa el pasado 5 de diciembre durante el almuerzo que nos ofrecieron a las Autoridades de los Estados participantes en el Primer Foro de Mejores Prácticas en Mejora Regulatoria realizado en la ciudad de Aguascalientes, durante la que se comentaba entre otras cosas, la incorporación de estas nuevas tecnologías a la vida cotidiana.

De entrada nos transportaron en un auto eléctrico de varios que adquirió la Secretaría de Medio Ambiente local para ser congruente con su propósito; también se abordó el tema de la regulación de las plataformas de Uber o Cabify para el transporte; los problemas de desarrollo urbano y las soluciones que se han dado para responder al crecimiento exponencial que han tenido nuestras ciudades capitales, entre otros.

Pareciera que muy pronto nos encontraremos legislando, regulando y administrando la inteligencia artificial (autómatas y robots) para que no nos pase lo que en la saga “Terminator”, el espacio aéreo mediático (autotransportes que vuelan) como en las caricaturas de los “Supersónicos”, o las ciudades en el espacio como en “Alien”.

De igual manera en la charla y el foro quedó muy claro que aquellos Estados y Municipios en los cuales su gobernante ha puesto en primer nivel las decisiones de política regulatoria son los que han logrado más avances en el tema. Incluido el siempre criticado ídolo de la afición americanista y la selección nacional C. Cuauhtémoc Blanco Bravo quien ahora en su faceta de Presidente Municipal posicionó a Cuernavaca en el 5º lugar nacional entre los Municipios de acuerdo a los resultados del Observatorio Nacional. Bien por él.

El gran reto es ahora, además de terminar de involucrar a las autoridades de todo nivel en los temas de mejora, anticiparnos con lógica, congruencia y voluntad a la adopción de todos estos avances tecnológicos en las ciudades sin convertir a la regulación en un freno de los mismos, pero cuidando los mecanismos de control y seguimiento de éstas priorizando siempre el bien común.

Y si bien es cierto que cuando hablamos de regulaciones la primera profesión que nos viene a la mente son los Abogados; también Economistas, Administradores, Contadores, Informáticos y todos los involucrados en la Calidad tenemos cabida y debemos asumir la responsabilidad de contribuir a mejorar nuestras instituciones, procesos, entornos y por ende nuestro País.

Por cierto los Administradores –incluida va la felicitación a Alex López Munguía, Director General de esta Editorial que por cierto festejó su 16 aniversario- quienes celebramos el pasado 8 de diciembre nuestro día, debemos entender que nuestra profesión contribuye en gran forma a la planificación y solución de lo anteriormente expuesto y en la medida de que hagamos valer su inclusión e importancia podemos generar el cambio necesario para trascender en este entorno donde lo único seguro es, precisamente, el cambio.

De igual forma el agradecimiento y reconocimiento a mis compañeros Luis Gerardo, Leticia, Efraín, Sahid, Israel y Álvaro, participantes de este foro, quienes me dieron tema para la columna de hoy y también hacia los que lo hicieron posible: Maria Fernanda y el Dr. Mario anfitriones del evento. Todos activos promotores de la Mejora en sus Entidades; y por supuesto felicito a las Autoridades de Mejora Regulatoria de todo el País, al Mtro. Mario Emilio y al equipo de la COFEMER.

Y ya que estamos alegres por las fiestas decembrinas, extiendo mis felicitaciones a los colaboradores de la DIDI, a Raúl Canto y los Asociados de GAP1, a los amigos de esta casa editorial y por supuesto, a Usted amable lector que hace posible el que estemos aquí cada quincena. Bendiciones en sus hogares en esta Navidad, así como Salud y metas cumplidas en 2018 y Dios Mediante……nos leemos en año nuevo!