Inicio Análisis político Columnista MPV Mentir sobre ti: la estrategia del psicópata integrado   

Mentir sobre ti: la estrategia del psicópata integrado   

1137
0
Compartir

Mentir sobre ti: la estrategia del psicópata integrado                                                             

Por: Psic. Deyanira Trinidad Álvarez Villajuana

www.deyav.com

De acuerdo con el Doctor Hugo Marietán, experto de reconocida trayectoria internacional en temas de psicopatía (http://www.marietan.com/Psicopatia.htm), los psicópatas no son solo quienes cumplen el estereotipo de asesinos seriales o delincuentes de gran historial, sino que pueden estar entre nosotros, sin ningún antecedente penal, ocupando puestos de poder, y pasando inadvertidos, pero dañando severamente sus entornos con sus acciones destinadas a socavar la reputación y dignidad de otras personas, a sus espaldas, mediante intrigas y medias verdades puestas siempre a su favor y en detrimento de otros. Sus grandes armas son la mentira y la manipulación; son estratégicos y saben “seducir” con palabras, regalos o favores, que tarde o temprano te cobrarán si te sales de su control tras descubrir sus artimañas. Son expertos en presentarse a sí mismos como “víctimas” de los demás, jamás aceptarán algún error de su parte y utilizarán su inteligencia, pues esta permanece intacta, para tratar de encubrirse y generar dos tipos de reacciones en el entorno: compasión o temor. Te observan, analizan, tratan de hallar tus “puntos débiles” y en el momento que consideran mejor para sus fines encubiertos, lanzan su bomba, a través de comentarios desestabilizadores, que no vendrían al caso, y que mucho menos son ciertos si se abordan con objetividad. Por ejemplo, imaginemos la situación hipotética de que eres una profesional joven y según muchos estándares brillante en lo académico, pero también con un corazón sensible, artístico y enfocado en las personas y alguien con psicopatía encubierta se te acerca (sin ser tu amistad, habiéndola visto solo en algunos eventos), y con un nivel de confianza elevada te comienza a abordar, y a tratar muy bien, pues le interesan tus talentos para sus fines de auto-posicionamiento en su trabajo, lo cual tú no sabes, y por ende, crees que es un auténtico interés en tu persona. Pasa el tiempo, haces un trabajo de calidad y con calidez, existiendo múltiples evidencias de palabra y por escrito sobre ello. Empiezas a brillar, y todo va bien, hasta que los superiores de la persona con psicopatía encubierta, felices con tu desempeño, empiezan una buena relación contigo y te regalan un libro, no sólo con sincero aprecio, sino en agradecimiento por tu valiosa contribución profesional y como persona, la cual además fue gratuita u honoraria, por tu amor a los demás. Eres buena y talentosa, y la persona con psicopatía encubierta lo sabe. Sin embargo, ya no tiene el control sobre ti, ni te puede manipular con información falsa o medias verdades, pues ya te llevas con personas de su entorno, que te dicen todo lo contrario a lo que ella te planteó. Estratégicamente, te habló mal de la institución, de su jefe, de su compañera y de varias personas específicas de su entorno laboral, como poniéndote a la defensiva, y claro, con “miedo”, sólo te dedicarías a trabajar para sus fines, y ayudarle a colgarse su estrellita a costa de tu brillo. Pero no hay nada oculto que no llegue a saberse, ni mentira que dure cien años. Eres buena, pero también inteligente, y conoces el estilo de los psicópatas, pues tuviste un exnovio de esas características, al que terminaste denunciando por violencia, y aprendiste mucho sobre el tema. Ahora sí, que no te lo “cuentan”, tienes experiencia de vida y reconoces los patrones psicopáticos apenas los ves, pues siempre son similares. Prosigamos con la hipótesis: la persona con psicopatía encubierta, ya no puede manipularte con mentiras acerca de lo “malos que son los demás con los que trabaja, excepto ella”, pues ya te diste cuenta de que es falso, siendo excelentes personas contigo; tampoco puede tratar de opacar tu trabajo diciéndote qué poner o quitar de tus presentaciones para tus cursos, pues como profesional tu puedes decidir con libertad de cátedra (un derecho básico), y más de 10 años de reconocimientos en materia, lo cual merece un total y absoluto respeto. Lo paradójico es que siempre tendía a criticar o a tratar de suprimir el factor humano, ese plus que te hace ser diferente como docente, por ejemplo, ese factor creativo y toque personal, que es el que mayores satisfacciones te ha granjeado a lo largo de tu trayectoria, ese ser tú, tu esencia. Quería limitarte a la simple y llana “transmisión de información, sin motivación ni inspiración” (de lo cual hizo comentarios cero profesionales y con dolo, siendo testigos muchas personas objetivas, sabias y sensatas), lo cual además de ser claramente antipedagógico, solo serviría a su fin de sacarte del plano, pues ya no te puede controlar, movido por maldad encubierta de sonrisa del tipo: debes dejar de brillar, me molesta tu brillo, te ganaste a mis autoridades y a la gente, siento envidia, buscaré cómo destruirte, y lo haré como siempre: hallando algún supuesto “error” tuyo, maximizándolo, difundiéndolo a tus espaldas, abriendo brecha en tu reputación con mentiras a medias, ganando simpatía con base en la victimización, y al final, dividiendo venceré. Pero cuando Dios y la verdad pelean contigo, ¿quién en nuestra contra? La victoria es nuestra.

Siguiendo con la teoría del Dr. Marietán, los rasgos psicopáticos pueden clasificarse en tres grupos, A) Los derivados de satisfacer necesidades distintas al común, B) Los derivados de la cosificación de las personas y C) los actos psicopáticos graves. Los rasgos del grupo A y B deben ser investigados a través de la biografía y evaluados. Hay presunción de psicopatía si presentan rasgos correspondientes a los subgrupos A1, A2, A3, A4 y al grupo B. Lógicamente, la presencia de un hecho del punto C señala al psicópata por sí solo. Un concepto clave, es que “la personalidad psicopática se da en individuos que deben satisfacer necesidades especiales y para ello hacen un uso particular de su libertad, valiéndose de códigos propios y utilizando a las otras personas como cosas”.

A. Satisfacción de necesidades distintas
A través de 1. Uso particular de la libertad Ejemplos Intolerancia a los impedimentos
2. Creación de códigos propios a) Sorteo de las normas

b) Falta de remordimientos y culpa para los hechos psicopáticos

c) Intolerancia a las frustraciones – reacciones de descompensación

d) Defensa aloplástica

3. Repetición de patrones conductuales a) Ritos

b) secuencia repetitiva de los hechos psicopáticos

c) Sello psicopático

4. Necesidad de estímulos intensos a) Asunción de conductas riesgosas

b) Tendencia al aburrimiento

c) Escasos proyectos de vida a largo plazo

d) Uso de drogas

e) Búsqueda de emociones intensas

f) Satisfacción sexual perversa

B. Cosificación de otras personas
A través de 1. Egocentrismo Ejemplos Sobrevaloración
2. Falta dempatía  
3. Manipulación a) Seducción (captación de las necesidades del otro

b) Mentiras

c) Falta de empatía

d) Actuación

4. Coerción  
5. Parasitismo
6. Relaciones utilitarias
7. Insensibilidad a) Crueldad

b) Tolerancia a situaciones de tensión

c) Desmesura

C. Acto psicopático grave
  1. Tormenta psicopática Ej. a) Homicidio brutal

b) Masacre

c) Violaciones en serie

d) Otros actos asociales graves

2. Perversiones sexuales  

 

Algunos puntos clave de los mencionados por el Dr. Marietán y en apariencia relacionados con nuestro caso hipotético en cuestión, son los siguientes:

Los psicópatas se manejan, en ciertas circunstancias, de una manera conductualmente distinta al grueso de la población y da la impresión de que los impedimentos normativos, que son comunes al resto y que son inhibitorios, para estas personas son simples obstáculos a sortear.

Hacen sus propias reglas, y lo defienden a morir. La psiquiatría clásica dice que el psicópata conoce las reglas sociales y a pesar de ello las transgrede, usando los medios para sus fines. Al parecer, el psicópata se maneja por sus propios códigos, su ley interior. Esto de manejarse por sus propias creencias y cierto desprecio por la normativa general, aunque “aparente seguirla” en especial con las autoridades a quienes pretende manipular o encandilar, va a hacer que el concepto de deber, en el sentido comunitario del término, sea distinto al de una persona común, con verdaderos sentimientos de empatía y nobleza hacia los demás seres humanos.

Estos códigos propios van a hacer que él tenga una conducta hacia la comunidad y tenga una conducta hacia sí mismo, es decir, sea luz en la calle pero oscuridad en su casa. Esto puede verse claramente reflejado en su propia familia, con la que tenderá a tener conflictos y separaciones, culpando siempre al “otro”, al “esposo malo y violento”, a los “hijos mal agradecidos”, pero jamás verá su propia responsabilidad en todo el asunto, además de que muy lejos está de ser por ejemplo, la típica mujer sumisa y vulnerable que se deje “violentar” pero el argumento le sirve para ganar simpatía externa y seguir moviéndose a placer, engañando a medio mundo, excepto al buen observador.

No hagas caso de lo que “dice” un psicópata, fíjate en lo que hace. Por sus frutos lo conoceréis. El psicópata se siente responsable y culpable en tanto y en cuanto respete o no sus propios códigos y no tiene en mayor cuenta los códigos de la comunidad. Los demás cuentan en “apariencia”, e incluso podrá aparentar ser muy religioso, pero es solo su coartada, pues el fingir bondad le ayuda a sus fines, sin embargo, no es espiritual, y no se nota un crecimiento real en esta área de su vida. Por ejemplo, “Jesús es verbo, no sustantivo”, hablar menos de Dios y su amor, y practicarlo más, ahí está el detalle…

Muchas veces puede observarse que los psicópatas parecen buscar los riesgos o someterse a situaciones de riesgo muy importantes que la gente común no asumiría, ya que se sienten muy hábiles, más que los demás, pero lo ocultan, presentándose como víctimas, por situaciones de su familia, de sus hijos, en fin, todo lo que les pueda servir para su fachada generadora de compasión, y por ende, la coartada perfecta para seguir dañando por las espaldas a quien se ponga en su camino, y sin consecuencias de acorde a lo que merecerían. Todo este grupo de rasgos psicopáticos expuestos, tienen como patrón común la satisfacción de necesidades distintas a las ordinarias, a las que tú o yo tendríamos al relacionarnos con los demás, con empatía y verdadero sentido humano. Estos rasgos son de acuerdo con el Dr. Marietán:

“Cosificación

Hay otro rasgo que llama la atención y es muy clarificador para entender la conducta del psicópata, que es la cosificación de las personas. ¿Qué es cosificar a una persona? Es quitarle el rango de igual, es quitarle a la persona la valoración de persona en sí. Si se tiene frente a sí a otra persona, se practica lo que se llama la empatía, es decir, colocarse en el lugar del otro y ejercer lo que se llama comprensión, es decir, si se está en lugar de esa persona se puede obrar y sentir cosas semejantes. Ahora, si se le quita esa cualidad de persona a la otra, se la convierte en una cosa, una cosa es manejable, es manipulable, se puede hacer con ella lo que se quiera. No se puede matar a una persona, para matar uno debe cosificar al otro, es decir, hacer el paso psicológico de descalificarlo como persona y ubicarlo como cosa y ahí sí, se lo puede destruir. Y de esa forma también, como cosa, se lo puede manipular a satisfacción, es una herramienta que se puede utilizar para el propio beneficio.

Seducción

La seducción, que es inducir a través de la captación de las necesidades del otro, es muy particular y llamativo en el concepto de estas personalidades. Tienen facilidad o habilidad para captar las necesidades del otro, y ahí accionar (para leer “las mentes de sus víctimas”). Este tipo de captación pertenece a patrones irracionales. Muchas veces, en el consultorio, los complementarios, es decir, aquellas personas que conviven con psicópatas, dicen “al final, no sé por qué, terminé haciendo una cosa que yo no quería hacer”.

La mentira

La mentira es otro elemento. El psicópata es mentiroso, utiliza la mentira como una herramienta más. Y la podemos tipificar como mentira psicopática, porque es una forma de mentir especial, relajada, convincente, totalmente adaptada a la circunstancia y con la única finalidad de conseguir un objetivo. Él puede mentir a través de lo verbal y a través de lo corporal, es decir, puede actuar. Puede hacer toda una escenificación y mantenerla el tiempo que sea necesario hasta conseguir su objetivo.

La manipulación se ejerce desde el punto de vista del psicópata sobre un objeto y desde el punto de vista del complementario desde otra persona. En la manipulación hay siempre un cierto acuerdo entre el manipulado y el manipulador. Hay en el manipulado algún tipo de ganancia en la acción que se va a realizar, aporta un pequeño sí a la acción, como es en los casos de estafa. Es completamente distinto de la coerción. En la coerción existe la presión y la falta de opción de la otra persona.

La desmesura

Falla en encontrar la medida estándar en la ejecución de las acciones: en más o en menos pero no acierta en dar con el punto moderado en algunas de sus acciones.

Falla en la empatía

El psicópata no es empático, no puede colocarse en el lugar emocional del otro, ni prever las consecuencias negativas de sus actos en el otro, no es que no sepa que está haciendo algo negativo para el otro, sino que no puede dimensionar, por falta de empatía, el efecto emocional que causa en el otro”.

Conocer este tipo de características que identifican al psicópata integrado, nos invitará a estar más alerta a la hora de toparnos con algo que quizá no identificas qué es al relacionarte con alguien, pero no te hace sentir bien. Si eres más analítico y observador, es posible que puedas detectar patrones negativos y disfuncionales, y artículos como este, te lleven a tomar conciencia de ello, y a marcar unos sanos límites. No hay cura para el psicópata, ya que la psicopatía, en cualquiera de sus niveles, no está tipificada como una enfermedad, sino que es una “forma de ser en el mundo”, así que la mejor recomendación es: el contacto cero. Sin embargo, si trabajas con una persona así, te servirá el saberlo, porque seguramente tratará de “ponerte cuatros o trampas” si es que te interpones en su camino, tratará de abrir brecha en tu reputación si siente que tienes más influencia o poder que él y quiere tu puesto, mientras a ti te sonríe con hipocresía y actuación magistral, se vinculará estratégicamente con personas vulnerables y compasivas que le crean sus mentiras para ponerlas a su favor y claro, en tu contra, pues todo lo ve como una guerra, viviendo en un estado de tensión paranoide, en donde “todos le quieren atacar” y solo está “defendiéndose”, cuando no se da cuenta de que todo proviene de sus acciones veladas para socavar la dignidad de otros, en lo secreto, y que sólo el ambiente le está regresando lo que se dedicó a sembrar, pues Dios es Amor pero también es Justicia, y esta, tarde o temprano llega. El valor de hacer lo correcto, de decir y andar en verdad, no tienen precio, y la mejor paga, es tener una conciencia tranquila y las manos limpias, que te permitan seguir creciendo, ayudando y amando, con un corazón generoso, dispuesto y genuino que haga el bien sin mirar a quien.

Como un punto final, y un valioso testimonio de vida, tras haber atravesado por una relación con un psicópata integrado, y siendo la ex pareja de mi futuro esposo, también de ese estilo, motivo por lo cual, ambos denunciamos a nuestros ex, en años diferentes, y sin conocernos aún, tengo material no solo teórico, sino también vivencial de sobra para alertar a la comunidad sobre este tema. Lo que más me ha servido cuando me han atacado con mentiras o medias verdades es lo siguiente: ponerlo en oración ante Dios, decir la verdad, decirla a la mayor cantidad de personas posible pues el éxito del psicópata es que te quedes “callado” y así el controla el ambiente no tú, y vivir con integridad, ya que contra esto, no hay mentira que dure. Algunas argumentaciones que te comparto me han dicho por personas de este estilo, y te comparto con la honestidad y seguridad de que solo cuando dices y vives la verdad, puedes estar tranquilo contra los efectos del veneno psicopático, son las siguientes:

1.- Su papá es bipolar, y ella también.

Respuesta realista y racional: Mi papá, jamás tuvo ningún trastorno del estado de ánimo ni en su niñez, juventud o etapa adulta cuando vivía en Cuba. Así que no es “hereditario”. Se le presentó por una situación de carácter ambiental, cuando sus dos papás, mis abuelos, fallecieron en Cuba, y él como su único hijo no pudo hacer nada. Él sufrió una pérdida dolorosa y grave (que quien no es psicópata entendería de inmediato), y cayó en alcoholismo. Del alcoholismo, pasó a depresión y luego al diagnóstico de bipolaridad. Así que no se puede heredar, lo que nunca fue biológico sino ambiental. En la actualidad, está totalmente rehabilitado de su adicción, y con sus emociones estables, contando con el amor de su familia de México, que somos mi mamá y yo, viviendo los tres juntos en nuestro hogar. Yo jamás he presentado ningún trastorno del estado de ánimo, ni adicción de ningún tipo. No tomo alcohol, no fumo, jamás me he drogado, tampoco me he intentado suicidar, ni escucho voces que me digan que “mate gente” (lo cual es un estigma ofensivo para todas aquellas personas que lamentablemente sí padecen alguna enfermedad mental, y necesitan apoyo no agresión), así que esta argumentación difundida por mi ex, para tratar de dañar mi dignidad personal, y más mi reputación profesional, además de absurda es falsa y se ha caído con el tiempo, ya que no duró mucho gracias a las evidencias de mi familia, amigos, pacientes y alumnos.

2.- Ella anduvo con un hombre “casado”.

Respuesta realista y racional: Mi futuro esposo Israel, llegó a la iglesia cristiana en la que yo me congregaba, totalmente destrozado y buscando de Dios. Le habían sido infiel, violentada, usado brujería en su contra, acosado, en fin. Él, como varón decidió divorciarse desde el 2014 y poner una denuncia en contra de su ex para que lo dejara en paz. Él nos contó su vivencia a varios, y mostró fotografías, videos y testimonios de todo lo que vivió. Los pastores lo invitaron a un retiro para varones, y asistió en calidad de divorciado, pues solo faltaba la audiencia de disolución, ya estando todos los trámites listos. Israel fue asignado a la célula de enseñanza bíblica a la que yo acudía, invitado por los pastores. Ahí empezamos nuestra amistad, leyendo la biblia, conviviendo con otros amigos, siempre en grupo. Él estaba totalmente separado, con un divorcio avanzado, una denuncia interpuesta a su ex por acoso y violencia, y solo quería buscar de Dios y un ambiente tranquilo para desarrollarse en paz. Y así fue. Al fin, se celebró dicha audiencia, y se declaró disuelto el vínculo. Tras ello, procedimos aunque existe un amor y amistad genuinos, a esperar un poco más para dar el paso que ambos queremos. En todo este tiempo, jamás hemos tenido relaciones, ni hemos vivido juntos, pues yo vivo con mis papás, y estando bajo cobertura pastoral, decidimos esperarnos y hacer lo correcto. Yo en los 6 años que llevo de cristiana, jamás tuve un novio, consagrándome totalmente a Dios, a mis estudios de maestría, doctorado, y a mi negocio. Israel, es mi primer amigo especial, con respeto, aunque no lo negamos, con mucho amor, después de muchos años, y ni yo ni él lo buscamos así, simplemente así se dio. Nuestro mayor vicio es comer (él cocina delicioso) y jugar ajedrez. Cantamos alabanzas, leemos la biblia, y ayudamos a misiones. Sin embargo, él tenía un compromiso con un menor que su ex y él tuvieron en común, y yo misma fui quien le dijo que lo correcto era hacerse cargo, aunque él se reservó en su demanda de divorcio ante el juez, el derecho al reconocimiento de la paternidad por varios factores que no mencionaré pero que muchos sabemos, y el paga una pensión del 30% a favor del menor, conviviendo con él de manera frecuente y semanal, pese a que su ex no quería que él viera al menor, por venganza, a lo que el juez dijo: negativo, sí lo verá y será en casa de sus papás (los papás de Israel) y no en la tuya como querías (debido a la denuncia que tiene, y el control que quería seguir ejerciendo sobre él). Así que, no, no “anduve con ningún casado”, jamás lo hice ni haría; sólo fui amiga de un hombre en proceso de divorcio, absolutamente separado, y tras finiquitarse ese vínculo legal, hemos guardado los tiempos aun así, para avanzar en nuestra relación a lo que Dios quiera y permita.

Estos dos puntos anteriores, serían los argumentos de ataque que más me podrían “vulnerar” socialmente, pero como los tengo bien asimilados, e incorporados con realismo, y camino en verdad, las mentiras y medias verdades no surten efecto. Si eres víctima de ataques de personas con psicopatía integrada, sigue los pasos anteriores, pues a mí me han funcionado y por ende, te los comparto. Si te agregan perfiles falsos, difunden tu número en chats, fotomontan, etc, date cuenta de que es un patrón de acción de personas con este perfil, y sé sabio, que todo ello obre para bien: ora y entrégalo a Dios, difunde lo que estás viviendo, la verdad, al mayor número de personas posible, y sigue avanzando con integridad, pues saldrás fortalecido de esta experiencia y ganarás un mayor respeto en quienes han visto cómo te atacan y no te has dejado vencer, al contrario, has vencido el mal con el bien.

 

 

Atte. Psic. Deyanira Trinidad Álvarez Villajuana

Reseña curricular

Licenciada en Psicología, UADY (Cédula: 5157846), egresada a los 20 años de edad con honores y obteniendo el Primer Lugar en México en el Examen General de Egreso de Psicología, con Especialidad en Clínica EGEL-PSI. Maestra en Psicología y Orientación Vocacional, ENSY (Cédula: 09887047). Doctorado en Ciencias de la Educación, Universidad Anáhuac Mayab (en curso). Estudiante de la Licenciatura en Derecho UNAM (SUAyED), en donde cuenta con excelencia académica (100 de promedio), y del Seminario Teológico Ministerial Internacional SETEMIN. Miembro Gold de la Red Mundial de Conferencistas RMC, con sede en Alemania. Entrenadora Ejecutiva Internacional en la Universidad Americana de Negocios UADEN, con sede en Houston, Texas. Docente honoraria en el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Yucatán TSJYUC, y en el Seminario Teológico San Pablo, de los cursos y asignaturas: Razonamiento Verbal Aplicado, Ortografía y Redacción Creativa, Oratoria y diseño de cursos, Técnicas de Argumentación y Negociación; Ontología, Filosofía de las Ciencias, Filosofía Política y Lógica Matemática. Escritora en distintos medios de comunicación como Buró Educativo Internacional y Mi Punto de Vista. A los 19 años fue Coordinadora General del Bachillerato para Deportistas de Alto Rendimiento del Estado de Yucatán, CARD, así como fue Profesora Universitaria en la Facultad de Contaduría y Administración de la Universidad Autónoma de Yucatán UADY y de la Escuela de Periodismo Instituto Las Américas, de las asignaturas: Comunicación Humana, Técnicas de Negociación y Persuasión, Sociología, Sociología del Cine, entre otras relacionadas con la Psicología. En el 2014 fue galardonada como Joven Emprendedora del Sureste Mexicano por su empresa DEYAV “Desarrollo Emocional y Académico con Valores”, enfocada en brindar cursos propedéuticos para exámenes tipo CENEVAL (EXANI I, II, III, EGEL, EGAL) y orientación psico-educativa. Lleva más de 10 años de ejercicio profesional como psicóloga en las áreas clínica, educativa y laboral. Realizó investigación bajo la supervisión de la Dra. Gloria Arankowsky en el Centro de Investigaciones Regionales Dr. Hideyo Noguchi, en el Laboratorio de Neuro-biología, titulada: “Factores de riesgo para la depresión en adolescentes”. También, bajo la supervisión del Dr. Pedro Sánchez Escobedo, participó en la adaptación de las pruebas de inteligencia Weschler en México. Su tesis de Maestría se denominó: “Taller Efecto Mariposa para la disminución de actitudes disfuncionales en jóvenes de bachillerato”. Está certificada por el Consejo Nacional de Normalización y Certificación de Competencias Laborales (Normas CONOCER / SEP), para la impartición de cursos de formación del capital humano, y ante la Secretaría del Trabajo y Previsión Social STPS como instructora externa independiente de capacitación, no. de registro: AAVD-830901-R84-0005, desde el 2009. También la certificó la Confederación patronal de la república mexicana COPARMEX (Sede Mérida), como instructora calificada desde el 2013. Ha realizado estudios diversos sobre Lenguas Extranjeras (Inglés, Francés, Italiano y Alemán), en el CODI de la Facultad de Educación y en el Instituto Alemán, así como cursó la Licenciatura en Artes Escénicas en el Centro de Capacitación Artística “Xpresión” de Carlos Espejel. Es miembro de la Federación Nacional de Ajedrez de México A.C.