Inicio Noticias Fe y Religión Muhammad (sa): Verdadero profeta de Dios

Muhammad (sa): Verdadero profeta de Dios

142
0
COMPARTIR
feriadeciencia

Una Perspectiva Islámica

 

Escrito por: Imam Azhar Goraya

 

Islam es una religión del mundo que trata con el amor de Al-lah (Dios). El Islam presenta una idea común en cuanto a Al-lah – Él es el mismo Dios que envió profetas y libros a todos lados del mundo. Y cuando llegó el tiempo de las enseñanzas completas, Al-lah reveló el santo del Corán al profeta Muhammad (sa). Pues, el Islam no niega sino que enfatiza la veracidad original de los libros y profetas anteriores.

Cuando alguien acepta el Islam, se dice unas palabras, se llama el kalima shajadah, o la declaración de fe. Las palabras son:

No hay nadie digno de adoración, sino que Al-lah, y el profeta Muhammad (sa) es el mensajero de Al-lah

Las palabras exigen la aceptación de dos cosas: la unidad de Dios, y la veracidad del profeta Muhammad (sa).

Islam habla en contra del concepto de idolatría, y da muchos argumentos y evidencia de la absoluta unidad de Dios sin cualquier compromiso. Por ejemplo, el Corán dice:

“En verdad, a quienes invocáis en lugar de Al-lah son simples siervos como vosotros. Invocadlos pues y que os contesten si sois veraces”. (7:195)

Que los ídolos y otras cosas adoradas en el lugar de Dios realmente son sus siervos – siguen las leyes que Al-lah ha puesto en el universo, y no están afuera u encima de ellas. El Corán dice que ellos nunca pueden darnos una respuesta en absoluto a nuestras oraciones en el lugar de Al-lah. Es decir, no pueden darnos intimaciones de la aceptación de las oraciones a través de revelación divina, ni pueden confirmar la fe de sus adoradores por la aceptación de sus oraciones en una manera extraordinaria.

En cuanto al profeta Muhammad (sa), el Corán también ha establecido su veracidad a través de mucha evidencia. El profeta Muhammad (sa) apareció en la península árabe. Antes de su reclamación, los árabes fueron divididos en diferentes tribus.  La arrogancia y el orgullo ha llenado sus corazones hasta el punto en el  que ellos estaban dispuestos a derramar sangre sobre cualquier insulto percibido en su honor. Sus gustos fueron beber durante del día y hablar de sus hazañas en la noche. Adulterio, fornicación y una falta general de moralidad, ética y espiritualidad fueron sus características distinguidas. Fueron sumergidos en la idolatría. De hecho, fue un tiempo de declive general en cuanto a la unidad de Dios y Su amor. El Corán resume la condición del mundo en las palabras:

“La corrupción ha aparecido en la tierra y en el mar a causa de lo que han forjado las manos de los hombres…” (30:42)

Fue en esta oscuridad que Al-lah mandó el profeta Muhammad (sa), cómo un sol para brillar en las almas de los que han perdido a su Creador. Entonces, el tiempo de su aparición fue sólida evidencia  de su veracidad. Todos saben que después de la noche viene el sol. Después de sequía, Al-lah siempre manda agua. El mismo fenómeno se encuentra con los mensajeros de Al-lah: vienen como agua divina para dar vida otra vez a las almas muertas. Al-lah dice en el Corán:

“Sabed que Al-lah da vida a la tierra después de su muerte. Hemos hecho los Signos evidentes para vosotros, a fin de que entendáis.” (57:18)

El profeta Muhammad (sa) realmente dio vida a los pobres. En menos de 24 años, cambió totalmente la mentalidad de su pueblo. La gente que sentía placer al beber cinco veces al día, ahora lloraría en oraciones cinco veces al día. La fe y la unión con Dios se volvieron más valiosas en sus ojos que sus propias vidas. Y lo hizo con nada más su fe en Dios. Un autor, Bosworth Smith, escribió acerca de su vida:

“Él fue el César y el Papa en uno, pero fue Papa sin las pretensiones papales y César sin las legiones de César: sin un ejército permanente, sin guardaespaldas, sin fuerza policial, sin palacio, sin ingresos fijos. Si alguna vez un hombre tuvo el derecho de decir que gobernó por derecho divino, ese fue Mahoma, porque tenía todo el poder sin sus instrumentos y sin sus apoyos”.

Para aprender más acerca del Islam puede asistir a las clases del Sagrado Corán todos los domingos a las 12 pm. También todos los jueves a las 7 pm y domingos a las 11 am a las reuniones con temática Islámica que se llaman Café, Pastel e Islam. 

 

 

La Mezquita de la Comunidad Musulmana Ahmadía (Calle 60 x 51 No. 453ª, Centro de Mérida, Yucatán)

999 129 4594 (cel. + whatsapp),  999 924 2222 (mezquita)

mailto:comunidadmusulmanaahmadia@gmail.com

www.alislam.es