Inicio Análisis político Alejandro López Munguía No abandones a tus hijos: Alejandro López Munguía

No abandones a tus hijos: Alejandro López Munguía

520
0

No abandones a tus hijos: Alejandro López Munguía.

Este artículo no pretende analizar la ley, ni mucho menos ser un referente de alguna terapia. Simplemente es un punto de vista, una postura de vida desde mi persona, en calidad de padre de familia, guía, tutor y protector de mis hijos.

Tengo la premisa de que ser padre de familia es el Don más maravilloso que Dios me dio. Y que en el amor a mis hijos está la clave de la felicidad. Porque ser padre es renunciar a ser unipersonal, porque ahora tengo un aliciente de vida, debo ser ejemplo para ellos y por ellos, debo ser responsable. No me inspira el deseo, sino el sacrificio de darles lo mejor, a pesar de mis limitaciones. Porque para eso soy su padre.

Ciertamente uno como ser humano debe tener vida propia, pero esa vida propia se modifica desde el momento en el que se acepta formar una familia. Hay cosas que nunca volverán a ser igual. Si antes el dinero te servía para beber 4 cervezas, ahora te servirá para comprar una lata de leche, o pañales, o huevos para que se alimenten tus hijos. Si antes tenías toda la mañana del domingo para ti, ahora ese tiempo será para que los lleves a jugar al parque, o a misa, o a donde sea que sirva para que se diviertan. Ser padre significa ser de ellos y vivir para ellos.

No se trata de que seas su esclavo, se trata de darles lo mejor de ti, porque recibirás su amor y su eterno agradecimiento. No lo puedo explicar, pero lo puedo transmitir.

¿Cómo puede un padre abandonar a sus hijos?. Es una pregunta que siempre me he hecho, y siempre llego a una respuesta: no lo sé. No me explico cómo puede un Padre desatender a sus pequeños, y desobligarse de ellos. Y es que, entiendo las circunstancia, como el divorcio, la separación, pero nunca el abandono.

La verdad es que me resulta insoportable el argumento de aquellos que en la disputa por el divorcio con sus cónyuges, pelean la parte proporcional de su sueldo para manutención de sus hijos. Me he topado con gente que aporta a sus hijos (4) la cantidad de 2 mil pesos. ¿Para qué sirven 2 mil pesos?. Ni siquiera para su buena alimentación.

No me interesa la argumentación de aquellos que defienden sus ingresos a costa del sufrimiento de sus hijos. Me interesa el saber qué pasará con esos niños y con esas niñas que viven una situación de tristeza, caos y desolación.

Porque siempre que un niño vive un divorcio o una separación, pierde a sus padres. Y peor aún, cuando los ve rehacer sus vidas como si nada.

¿Alguno de ellos se pone a pensar en el sufrimiento de sus hijos?. Creo sinceramente que no vale el argumento de “tengo derecho a rehacer mi vida”, cuando no se toma en consideración a los hijos.

Todo padre debe ser cuidadoso con la salud mental y emocional de sus hijos. Porque el daño será horrible, creará caos en sus corazones y su vida tendrá secuelas. Con el tiempo habrá odios y rencores que ni el tiempo curará.

Está prohibido para todo padre causarle un daño a sus hijos. Por ellos todo, por ellos la vida misma. Cuando los hijos sienten el sacrifico de sus padres, los valoran y los admiran. Y no hay nada más hermoso que ese vínculo entre la familia.

Por eso es necesario que se valore a fondo la importancia de la familia. Que haya amor, respeto, admiración para que la familia funcione, se integre y sea feliz.

No hay felicidad sin familia amorosa. El ser humano que desprecia a su familia será infeliz por toda la eternidad.