Inicio Análisis político Columnista MPV No basta con levantar la mano y decir yo quiero

No basta con levantar la mano y decir yo quiero

329
0
Compartir

Muchos son los que han levantado la mano para decir que quieren dirigir al PRI en Yucatán, se les olvida algo muy fundamental no están visitando realmente a los militantes o a la bases que son los que realmente sostienen la estructura.

Algunos se están reuniendo con amigos que fueron delegados de algún municipio, otros con algunos líderes de agrupaciones o sindicatos y otros con muy poca militancia no olvidemos que estos últimos son los que van a decidir si se hace consulta a las bases.

Varias personas comentan que entre 3 aspirantes se han reunido para hacer un frente común en contra de otros aspirantes para no dejarlos llegar, fíjense como antes de tener una dirigencia entre ellos mismos realizan actos contra los mismos priistas, no hay una competencia leal, imagínense como van a deteriorar más al partido realizando estas acciones.

Ninguno de los que levantaron la mano a dado a conocer su fórmula oficialmente y mucho menos ha informado su plan de trabajo, que acciones va a realizar, como piensa tratar a los militantes, pero sobre todo como piensa recuperar al PRI, y que este unido, ya hay muchos que no creen en el partido, como van hacer para convencer que regresen los que se fueron, etc., etc.

Nadie absolutamente nadie, ha manifestado de qué forma va a trabajar y que acciones van tomar como oposición que es del gobierno, no se ha escuchado nada del partido como oposición desde que se perdieron las elecciones, será que no saben ser oposición, que solo saben estar en la comodidad del gobierno?

No hemos visto al menos que uno de todos los que ha levantado la mano para dirigir el PRI en Yucatán, hayan manifestado o cuestionado algo en contra de las arbitrariedades del actual gobierno, como se redujo el presupuesto para las dependencias, el incremento de los recibos de agua potable, sobre de las actividades de los diputados de otro partidos, nadie cuestiono sobre el despido masivo de la gente que fue de forma humillante y violando sus derechos humanos, las lamentables acciones de parte de su gabinete actual o de sus constantes ausencias del ejecutivo del Estado, nadie se ha  puesto a checar todas las adquisiciones que está realizando, así como también nadie le da seguimiento a las supuestas empresas fantasmas que tenía el Ayuntamiento en que fue alcalde el actual Gobernador y esto publicado por propio Diario de Yucatán.

Que pensaran los aspirantes que es solo llegar a la dirigencia para obtener el poder y hacer negocios con las diputaciones locales y federales y/o los ayuntamientos?, o acaso solo levantaron la mano para engañar a sus seguidores, amigos y simpatizantes, para que luego acepten unirse en torno a uno y reciban a cambio alguna dirigencia de sector? Esto sería muy decepcionantes y lamentable para el partido, porque sus amigos y simpatizantes todos ellos de la base de militantes, desean ser escuchados por medio de la consulta que se realice, de esa forma es también saber la realidad en que se encuentra  el PRI en Yucatán.

No deben tener excusa alguna los aspirantes que levantaron la mano para no participar en una consulta a las bases porque de lo contrario significaría que no tienen liderazgo alguno, el que levanta la mano es por es un verdadero líder y sabe sus fortalezas y sus debilidades para enfrentar en todo momento una consulta o contienda.

Sería una gran decepción y tal vez el fin de PRI en el caso de que los aspirantes estén simulando para competir y que solo lo estén haciendo para ganar un espacio cómodo para ellos y de sus más cercanos amigos ya que la base ya no se deja engañar y todo se llegara a saber.

Encontré una definición que me gusto y que quiero compartir, ahora que hay bastantes que levantaron la mano para dirigir al PRI, algo que debe tener un verdadero líder, es “OFICIO POLITICO”

“Oficio Político es una vocación de servicio inspirada en mejorar las circunstancias que te rodean en beneficio de los demás. Oficio Político representa el valor agregado del servicio público.”