Inicio Noticias Fe y Religión  No hay pena capital para la apostasía en el Islam

 No hay pena capital para la apostasía en el Islam

262
0

Escrito por Azhar Goraya
Muchos musulmanes hoy en día aceptan la validez de la pena de muerte por apostasía (Pew Forum, 2013). La mayoría de los juristas clásicos (con algunas excepciones notables) de las cuatro escuelas de jurisprudencia suní, así como los chiítas, creían que la apostasía merecía la pena de muerte. La erudición suní moderna ha permitido la apostasía, pero sin la licencia para hablar o cuestionar las creencias islámicas.
El punto de vista de la Comunidad Musulmana Ahmadía es que no hay castigo terrenal para la apostasía – ciertamente no la muerte.
La apostasía significa simplemente dejar el Islam. Una declaración de fe es necesaria para que alguien sea considerado musulmán. También es necesaria una retractación verbal para dejar el Islam y ser considerado un apóstata por otros. Nadie puede declarar a otro musulmán como apóstata por su propia voluntad.
Hay tres fuentes de información islámica. En orden de las más auténticas, está el Sagrado Corán, la Sunnah (práctica del Santo Profeta (sa)) y los Ahadiz (dichos del Profeta Muhammad (sa)). Cualquier tradición ambigua debe ser referida al Sagrado Corán para su verdadera interpretación.
En el caso de la apostasía, el Sagrado Corán es claro que la libertad de religión es un derecho fundamental de cada individuo (2:257). Obligar a otros a aceptar cualquier fe se atribuye a los enemigos de los profetas (19:47). La responsabilidad del Profeta Muhammad (sa) nunca fue forzar u obligar a la gente a permanecer en la religión del Islam bajo pena de muerte, sino sólo transmitir el mensaje del Islam a ellos (10:109). Además, la pena de muerte por apostasía fomentaría la hipocresía, el peor de los pecados (4:146) dentro de los musulmanes en lugar de fomentar una sociedad de creyentes sinceros. El Corán declara que hay una completa libertad para todas las personas – apóstatas o no – para entablar un diálogo religioso respetuoso con los musulmanes (2:112). No hay ningún versículo en el Sagrado Corán que instituya algún castigo mundano para la apostasía, aunque el Corán ha discutido la apostasía en detalle. El Corán menciona la posibilidad de que un apóstata acepte y abandone varias veces la fe islámica(4:138), algo que sería imposible si la apostasía significara la muerte.
Observando a la Sunnah, encontramos muchas ocasiones en las que los apóstatas no fueron asesinados por dejar el Islam. Muchos musulmanes dejaron el Islam después de no creer en la Isra, o viaje nocturno del Profeta Muhammad (sa). En el tratado de Hudaibiya, el profeta (sa) aceptó una cláusula que permitía a los apóstatas regresar de Medina a la Meca con completa seguridad. Había judíos que aceptaban maliciosamente el mensaje del Islam por la mañana y después abandonaban la fe por la tarde. Un prominente apóstata, Abdullah bin abi Sarh, no fue asesinado, aunque fue presentado ante el profeta Muhammad (sa) en la victoria de La Meca.
Al llegar a los Ahadiz, encontramos que hay ciertos ahadiz que a veces son ambiguos. A veces se entiende que apoyan la pena de muerte por apostasía. Por ejemplo, hay un hadiz que dice “mata al que cambia de fe”, y otro que dice que mata al que deja su fe y se separa de la comunidad. Siendo una fuente terciaria del conocimiento islámico, estos ahadiz no pueden ser entendidos de una manera que vaya en contra del Corán. Históricamente, estos ahadiz fueron declarados durante la época de la guerra religiosa y teológica entre los musulmanes y los no creyentes antes de la firma del tratado de Hudaibiya. Abandonar el Islam y la comunidad islámica durante este tiempo equivalía al abandono del ejército y a la alta traición durante la guerra, lo cual era (y aún hoy, en muchos casos todavía lo es) punible con la muerte. Fuera de los años de esta guerra religiosa, la Sunnah del Profeta (sa) demuestra que los apóstatas no fueron asesinados.
Durante la época de los sucesores del Profeta Muhammad (sa), encontramos la misma adhesión a los principios anteriores. Durante la época de Hadhrat Abu Bakr (ra), el primer sucesor, la mayor parte de Arabia abandonó el Islam y muchos se levantaron en armas contra el estado islámico. Hadhrat Abu Bakr (ra) luchó contra ellos por su rebelión armada y viciosa, no simplemente porque abandonaran el Islam.
Los escritos del Mesías Prometido, Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as), nos proporcionan una guía en este sentido. Habló largo y tendido sobre la apostasía durante la India británica a finales del 1800 y principios del 1900. Nunca declaró que tales apóstatas debían ser asesinados, sino que enseñó la importancia de responder a sus acusaciones contra el Islam y mostrarles simpatía y compasión. Después de él, sus sucesores y otros eruditos de la comunidad musulmana ahmadía han escrito extensamente sobre cómo la apostasía no merece cualquier castigo mundano.

Para aprender más acerca del Islam puede asistir a los reuniones acerca del Islam, oraciones, clases de árabe, estudios del Corán, Hadiz, libros del Mesías Prometido y clases de predicación.
La Mezquita de la Comunidad Musulmana Ahmadía (Calle 60 x 51 No. 453ª, Centro de Mérida, Yucatán) 999 129 4594 (cel. + whatsapp) [email protected] www.ahmadiyya-islam.org/es/
Boletín de prensa