Inicio Análisis político Alejandro López Munguía No se vale ser mal agradecidos: López Munguía.

No se vale ser mal agradecidos: López Munguía.

857
0

No se vale ser mal agradecido: López Munguía.

Lo más valioso que posee el ser humano es la dignidad. Se cultiva la dignidad y se fortalece el honor, cuando se agradece puntualmente el bien recibido.

¿Y cómo se agradecen los bienes recibidos?, la respuesta es sencilla, siendo generosos. Reconocer que hubo alguien que nos ayudó, que nos dio su apoyo para salir avante en nuestros momentos de apremio, de desesperación o de angustia, es un deber que debe conducirnos a ser generosos, tanto con el que nos ayudó, así como con el que recurra a nosotros.

Ser agradecidos nos da honorabilidad. Porque nadie puede solo. Nadie es supremo por sí mismo.

El ser humano mal agradecido, comete traición a su propia humanidad, a su existencia, a su honor. ¡Ay de aquel que “muerde la mano que le da de comer”!. En la vida, cosa extraña pero real, las cosas te regresan.

Llámele como guste, pero el que obra mal, al final termina mal.

Por otra parte, ser agradecidos es sembrar en tierra fértil, es aceptar con humildad que en el mundo hay gente a la que hay que cuidar, proteger y preservar. Nos motiva con el ejemplo y de esa forma vamos creando un círculo de virtudes que dejan escuela para ir formando a nuestras nuevas generaciones, hijos, sobrinos, ahijados, estudiantes.

Debemos cuidar no caer en el error de ser “conchudos”, “encajosos” o “mantenidos”. En la medida debemos devolver el favor.

El ser agradecidos abre puertas en la vida. A los agradecidos se les conocerá por su decencia y se les valorará con alta estima.

En cambio a un mal agradecido, nadie lo ayudará. Dirán “fulanito lo ayudó y ni las gracias le dio”. Su desprestigio será una sombra fúnebre y se hundirá en la mediocridad, pues este tipo de seres humanos no valora nada y por tanto, nunca logra tener nada de valor.

En la política abundan los mal agradecidos, pero también en el trabajo y en muchas ocasiones, hasta en la familia.

Terrible situación, cuando identificas a un político que ha hecho su carrera política dando la espalda a quienes lo ayudaron a llegar.

Muchos son los gobernantes que pierden piso, se enseñorean y se entregan a la desmedida ambición. Todos terminan solos, creen que el dinero fácil obtenido les dará alegrías, pero cuando llegue su final, todo será amargo.

Seamos responsables, generosos, agradecidos. Demos ejemplo a nuestros hijos y formemos mejores generaciones, para que la verdadera transformación del país sea una realidad, y no un invento salido de la ocurrencia y la inviabilidad.