Inicio Análisis político Colaboradores Obama no regañó a Peña Nieto… Emilio Moller Jr.

Obama no regañó a Peña Nieto… Emilio Moller Jr.

4171
0

Emilio-Moller-jr-800x500He escuchado y leído muchísimos comentarios sobre el supuesto “regaño y corrección” de Barack Obama al Enrique Peña Nieto por su “error” al definir el término populismo.

Para los EEUU el concepto de populismo es diametralmente diferente y sin embargo similar. Hay que tomar en cuenta el entorno socio político. Y es ahí donde está la sutil diferencia en conceptualización.

EEUU es un país con una tradición democrática que tiene casi 240 años. Están acostumbrados a ella y sus formas. El que un gobernante busque llevar beneficios y oportunidades a los menos beneficiados es parte de su cultura. Solidaridad, compasión, unidad y compromiso. Es aquí donde se confunde el concepto popular con populista; y el mismo Obama parece recalcarlo; dejarlo claro. Que no queden dudas.

Ellos no han tenido en su historia caudillos como han abundado y lo siguen haciendo en América Latina. No han tenido mesías que prometen una revolución y enfrentan a sectores de la sociedad para lograr sus objetivos (antidemocrátObama y peña nieto 6 enero 2015icos). El hecho de tener alguien como Donald Trump en la carrera presidencial ha dejado al “establishment” en Washington pasmado, casi paralizado. No han transitado antes; jamás ese camino.

Pero en AL el concepto del populismo está bien arraigado. Es conocido (para mal del subcontinente). Nuestros países carecen (salvo contadas excepciones) de una tradición demócratica de siglos. Si acaso, los más avanzados; algunas décadas. Los populistas latinoamericanos explotan la ignorancia del grueso de la población para alcanzar sus fines. Una vez en el poder quedan en el olvido las grandes promesas y todo suele reducirse a migajas.

El populismo latinoamericano (sea izquierda o derecha) enfrenta al pobre con el rico. Fustiga al que trabaja y premia al holgazán. Acaba con las fuentes de riqueza, y la concentra en pocas manos. Y promete salvar a su país llevándolo a una suerte de nirvana platónico; inalcanzable.

Nada de eso ha sido la regla en Washington. Ni siquiera la excepción. Para ellos, territorio desconocido. Terra Incognita.

El presidente mexicano fue claro al explicar el concepto de populismo. Así se entiende en México y el resto de Iberoamérica. Obama también fue explícito en su concepto. Al final, es cuestión de semántica y nada más. Ni gazapo ni regaño.

O quizá fue una sutil bofetada cargada de sarcasmo del presidente estadounidense hacia el mismísimo Trump; aprovechando para ello el escenario de la cumbre de Norteamérica. A estas alturas; no se hace o dice nada sin pensarse.