Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Panchito Torres, la esperanza del PRI en Yucatán.

Panchito Torres, la esperanza del PRI en Yucatán.

661
0

Panchito Torres, la esperanza del PRI en Yucatán.

 

I.- Hoy al filo del medio día rendirá protesta el Ing. Francisco Torres Rivas, mejor conocido como “Panchito”, como Presidente del CDE del PRi en Yucatán, lo acompañará Lila Frías como Secretaria General. Panchito releva al Lic. Carlos Sobrino Argaez y asume el enorme reto de levantar el ánimo de un partido que si desea regresar al poder en el 2024, tendrá que emprender la tarea de organizarse desde lo elemental hasta lo específico.

 

II.- El PRI quedó desarticulado tras la derrota del pasado 1 de julio del 2018. La militancia padeció las consecuencias de la caótica derrota frente al PAN, al que le entregó la Gubernatura y muchas posiciones de poder público.

 

III. “Panchito” Torres arriba al tricolor enarbolando la bandera de la reconciliación, como base del nuevo esfuerzo político. El PRI quedó severamente dañado luego de la entrega del poder a manos del grupo Rolandista, que no tuvo empacho en despedazar la esperanza de los priístas.

 

IV.- El camino será largo rumbo al 2024. Tendrá que organizarse para encarar las elecciones intermedias del 2021, de forma urgente e inteligente. El PRI tiene que alcanzar en esas elecciones, el refrendar la mayoría legislativa, para tener espacios de operación política. El PRI debe asumir el papel de verdadera oposición para distinguirse de los demás.

 

V.- El PRI necesita recuperar su identidad. Hoy le toca hacerla de oposición y para ello, es necesario fijar una firme postura par evitar regalarle al partido gobernante concesiones que perjudican el proyecto priísta. Desde la legislaltura, el PRI no ha podido mostrar su músculo político, menos su rostro de partido poderoso.

 

VI.- Indudablemente el PRI tiene el deber de mostrarse como un partido líder, con identidad, con personalidad, con proyecto, cohesionado, inteligente, atento y dispuesto a acompañar a su militancia, que veía con desesperación y angustia, como pisan sus derechos y su orgullo tricolor.

 

VII.- “Panchito” Torres llega en el momento justo para fortalecer el esfuerzo institucional, nutriendose de la voluntad de los militantes y de la población yucateca. Posee el perfil, la experiencia, la energía y la capacidad para darle viabilidad a la recuperación del partido.

 

VIII.- No son tiempos de avivar el pasado. Pero no lo son tampoco de olvidarlo. Los grandes culpables de la debacle del 2018 están perfectamente identificados, son nombres, rostros y figuras reconocibles al mil %. Pero no son tiempos de dividir, sino de sumar. Es la hora de reflexionar. Hay priístas que durante los últimos 11 años tuvieron empleo en los gobiernos de Ivonne y de Rolando. También hay priístas que recibieron a manos llenas apoyos en especie y en dinero directo. ¿Acaso no vale la pena luchar por la institución para levantarla?. No hablemos de ingratitud, digamos que es tiempo de pensar a fondo. En Morena los espacios están cerrados. De hecho, la gran mayoría de los que se fueron pensando que tendrían empleo se quedaron como el “chinito, nomás milando”. Y muchos que votaron por AMLO perdieron su empleo federal. ¿Y luego?

 

IX.- En el PRI, todas las voces deben contar. Se debe terminar con la era de las cúpulas y de los gurúes. Porque la única forma de hacer que el tricolor sea opción de gobierno nuevamente, es la inclusión de todos otorgándole a cada uno respeto y el lugar que se gane. El que fue gurú gracias a Rolando Zapata o a fuerzas políticas no identificables pero poderosas, tendrá que aceptar que eso terminó, que los apellidos no cuentan, que los padrinos no cuentan, que los acuerdos cupulares no valen y que si desean ser protagonistas tendrán que “remojarse”, haciendo trabajo de campo, arriesgando su dinero, su esfuerzo, su labor diaria, mostrando el intelecto, generando sudor permanente y demostrando voluntad de construir valiosos acuerdos en favor del proyecto tricolor.

 

X.- “Panchito” Torres rendirá protesta dejando en claro que su legitimidad no está en duda. Ganó la elección de forma clara, precisa, contundente con la mayoría de los votos. De la mano de la militancia comprometida, emprende el camino de recuperación, ofreciendo el talento y la visión que lo caracteriza y que le arroja grandes dividendos. Unir para avanzar. De esa forma, el priísmo lo ve llegar con la esperanza viva y la fuerza animada. ¡A trabajar!.

 

La neta del planeta.- Eloy Quiróz me envió un mensaje muy emotivo. Me escribió, “mi hermoso partido necesita un líder fuerte”. Yo le respondí: “AMLO”. Francisco Labastida Ochoa, ex Candidato Presidencial del PRI en el año 2000, declaró hace unas unos días al periódico El Universal, “si Alejandro “Alito” Moreno, Gobernador de Campeche, asume la presidencia del CEN del PRI, entregará al partido a los intereses del gobierno federal (AMLO). Más claro ni el agua.