Inicio Análisis político Enrique Vidales Ripoll Para entender el proceso penal, lo que se conoce como “juicios orales”

Para entender el proceso penal, lo que se conoce como “juicios orales”

232
COMPARTIR

En estos días se ha puesto en tela de juicio la reforma penal que dio paso a los juicios orales y preponderó el principio de presunción de inocencia, que si bien existía en el texto constitucional en la práctica era letra muerta.

Vamos a revisar en cuatro artículos qué es el proceso legal penal conocido como sistema penal acusatorio.

El proceso legal penal tiene cuatro objetivos: (1) el esclarecimiento de los hechos, (2) proteger al inocente, (3) procurar que el culpable no quede impune y (4) que los daños causados por el delito se reparen

Un proceso legal penal surge a partir de la noticia de un acto o hecho criminal. Si el acto se presenta bajo condiciones de flagrancia, como popularmente se le conocer “con las manos en la masa” se puede ejecutar una detención sin mediar una orden judicial. Lo que obliga a los agentes de seguridad que la concretan a presentar al presunto culpable ante un juez de control. Este pertenece al poder judicial y tiene la tarea de calificar si había causa legal y constitucional para la detención del presunto responsable de un delito. Aquí el juez juzga y valora la actuación de los cuerpos de seguridad, no establece ni la inocencia o culpabilidad. Es una diligencia llamada AUDIENCIA DE CONTROL pretende que los derechos constituciones se cumplan.

En caso de no conocer un hecho delictivo que no requiere de una detención inmediata. La fiscalía encargada de la investigación inicia el proceso de investigación para construir lo que se conoce como CARPETA DE INVESTIGACIÓN. Este es el documento que registra todas las actuaciones, resultados y peritaje de la investigación. Se pone tal documento en la exhibición de un juez que entonces libera una orden de detención.

Ya sea que existió detenido o que fue por orden judicial la detención, el siguiente paso del proceso se conoce como AUDIENCIA DE IMPUTACIÓN. En ella la representación de la fiscalía da a conocer al presunto responsable de los hechos delictivos y los indicios de prueba que existen en su contra. Es una diligencia informativa para que se habilite la defensa en la estrategia legal. Con esta audiencia se les permite a los defensores el acceso a la carpeta de investigación.

Pasado el tiempo constitucional para que la defensa pueda analizar la carpeta de investigación y pueda preparar los indicios de prueba pertinentes se convoca a una nueva audiencia. Esta es importe dentro del proceso. Se le conoce como AUDIENCIA DE VINCULACIÓN DE PROCESO. Es lo que se conocía en el anterior proceso penal como auto de formal prisión. Una persona VINCULADA A PROCESO significa que existe una presunta responsabilidad que amerita iniciar un proceso legal en su contra.

Hay que precisar que para este punto ya se presenta un debate entre los equipos de abogados de la fiscalía y la defensa donde siempre deberá estar presente el juez de control en la conducción y resolución de lo que se considere pertinente y conducente.

Con la determinación de la vinculación a proceso se establece un plazo judicial para el cierre de la investigación que permite complementar la información del caso. Durante el plazo es viable el establecimiento de MEDIDAS CAUTELARES que tienen la finalidad de impedir que el presunto responsable vinculada al proceso no se sustraiga del proceso legal.

Al concluir la con la investigación se procede a la ACUSACIÓN. Esto marca el fin del proceso inicial de investigación e inicia lo que se conoce como Etapa intermedia que es preparatoria de los elementos probatorios que se presentaran en el juicio oral.

Es importante decir que el juicio oral es la última etapa del proceso legal. Es necesario pasar por las dos primeras etapas del proceso que permitan inicialmente establecer quién es el presunto responsable, así como también, de los elementos probatorios que se pondrán en consideración del debate en el juicio oral.

También es necesario establecer que durante las dos primeras etapas las audiencias se desarrollan ante la presencia de un solo juzgador, el juez de control. En la etapa final, la del juicio oral, se constituye un tribunal que está conformado por tres jueces. Estos son lo que tomarán las decisiones durante la celebración del juicio.

El proceso concluye con la sentencia y en su caso de ser culpable el presunto responsable con la determinación de la pena o castigo, así como los mecanismos de reparación de daño en caso de ser conducente.