Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Parece maldad y violencia política contra la empresaria Gabriela Cejudo.

Parece maldad y violencia política contra la empresaria Gabriela Cejudo.

3273
0

 

  • Nuevamente surge la imposición de un poderoso como candidato
  • Nuevamente el influyentismo.
  • Nuevamente se le cierran las puertas a la militancia para competir por un cargo.

La misma pregunta se la hicimos a Pablo Gamboa, quien será el candidato a diputado federal por el III distrito federal, ¿qué números le mostraron a la empresaria Gabriela Cejudo para que se emocionara y aceptara jugarse el prestigio por el PRI, abanderando la candidatura por el IV distrito federal con sede en Mérida?. A simple vista le mintieron.

Como le están mintiendo a muchos aspirantes a presidentes municipales, haciendo como que le llaman a Roy Campos para contratar el servicio de una encuesta y en realidad el que está en la otra línea es un cómplice con voz de huiro.

Así se las gasta el PRI en Yucatán, con tal de dar un golpe sorpresa que sacuda a la población y a la militancia creyendo que con eso se motivarán y votarán por el tricolor. Pero la verdad es que lo que están haciendo con la empresaria ahora cuasi candidata, es una verdadera maldad, una cruel maldad, del tamaño de la derrota de Víctor Caballero Durán.

Lo que le hacen a la Señora Cejudo apunta hacia la violencia política de género, pues le están echando a las fauces de los lobos de forma inaudita. 

Deberían decirle que a la militancia no le cayó bien su imposición. Una vez más la imposición de un poderoso a costa de los derechos de la militancia a elegir libremente a sus candidatos. Atrás quedaron las promesas de Francisco “pumba” Torres de respetar el derecho de la militancia a elegir abierta y democráticamente a sus candidatos.

Alguien sensato debería decirle a Gabriela Cejudo que este PRI que ella va a representar, es un PRI vomitivo, indeseable, puerco, asqueroso, corrupto, lleno de impunidad, de traiciones, de mentiras, de manipulaciones, de dobles discursos, de aberraciones, de influyentismo, de muchas ratas, de grandes estafadores y de abundantes vividores de la política. Que alguien le explique que el PRI de hoy, cuenta con el rechazo de la población y que se desploma derechito a convertirse en la 4a fuerza política en el estado.

Que alguien le explique a esta noble empresaria, que ha ayudado a muchos políticos en sus carreras, que en el PRI, no hay margen para ayudar a la gente, porque todos, todos, todos, están supeditados a comportarse como “borregos” ante la cúpula. Que no tiene posibilidad de mostrar sus talentos pues en el PRI la línea la dicta la cúpula. Y que la cúpula, no le dará nada de dinero, que por el contrario, le pedirá que ponga y vuelva a poner cuantas veces sea necesario, pues habrá que mitigar la voracidad de operadores que se quedaron sin empleo desde hace dos años y que todo el dinero que ella ponga para su campaña no será utilizado para ello, sino que se desviará para fines particulares. La necesidad es canija. Y en el PRI, hay desempleo abundante.

Definitivamente lo que le están haciendo a la Señora Cejudo es maldad, una gran maldad, y no se lo merece.

Esta es la primera parte de una seria advertencia que tiene como objetivo compartir la visión de alguien que desde el 2015 señaló los errores del PRI, que advirtió que en el 2018 perderían la elección y que los hechos le dieron la razón. Es mi punto de vista y la comparto con respeto.