Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Periodismo y política. AMLO no tolera al yucateco Carlos Loret de Mola

Periodismo y política. AMLO no tolera al yucateco Carlos Loret de Mola

927
0

El presidente AMLO no tolera al periodista yucateco Carlos Loret

El presidente de México se la trae cantada al periodista yucateco, Carlos Loret. La gota que derramó el vaso fue la difusión que hizo el conductor del video donde aparecen Pío López Obrador (hermano del mandatario) y David León, hombre de todas sus confianzas y operador del entonces Gobernador de Chiapas, Manuel Velasco. En dicho video se pudo ver la entrega de dinero para financiar a Morena en las elecciones del 2015. Este hecho forzó al presidente a dar una explicación que causó más confusión y hasta irritación entra la población.

Seguidamente el periodista protagonizó un programa junto con Brozo, en el que criticaron al titular del ejecutivo de forma muy aguda, con el fondo de la mañanera, incluyendo el podium que usa AMLO para dar sus mensajes. En respuesta, AMLO cuestionó a los conductores y preguntó “quién pompó”, es decir, quién financió la escenografía de ese programa, pues era obvio que la sede de la mañanera nunca los recibió. La verdad el programa tuvo una gran afluencia en las redes sociales.

AMLO no puede ocultar su enojo contra Carlos Loret de Mola. Y sus seguidores no tragan al periodista. La situación es que, esto es muy peligroso pues se ha generado una especie de cacería contra Loret, que le hace correr mucho peligro. Porque el periodista está expuesto a una agresión física por parte de esa población irracional, que podría agredirlo y causarle un daño o Dios no lo quiera, la muerte. México es uno de los países con más periodistas asesinados en los últimos 30 años.

Estoy seguro que el Presidente no desea causarle ningún daño a Loret de Mola, pero debe estar consciente de los riesgos que conlleva el que desde la mañanera enfoque sus críticas contra él.

AMLO acusó a Carlos Loret de atacarlo. Para él las críticas del periodista son ataques y no información objetiva. Difícil es hacerle ver al Presidente que todo lo que no es aplauso, o halago a su gestión le va a causar gracia. Ningún acto de gobierno está libre de señalamientos, y los periodistas difunden, pero hay quienes van más allá y analizan y cuando lo hacen, le dan un sentido más profundo a las cosas. El periodista sesudo hace las preguntas de rigor, las prohibidas diríamos en la actualidad: por qué, cómo, quién, para qué, dónde, cuándo. En estricto rigor, los trabajos periodísticos del periodista yucateco se basan en hechos, como siempre he dicho, la evidencia está en los hechos. El problema es que la explicación presidencial no se ajusta a la realidad. Estoy seguro que si Loret hubiera publicado la respuesta de AMLO “que no fue soborno sino aportaciones al movimiento” y hubiera afirmado “disculpe usted Señor Presidente, pensé que era soborno, pero qué bueno que ya nos lo aclaró y no pasó nada, no sabía, me equivoqué”, entonces AMLO hubiera dicho algo así, “Loret ha demostrado que es un verdadero periodista, porque ya reconoció su error y merece respeto. Pero Loret no lo hizo y el enojo presidencial es brutal.

Carlos Loret agradeció al presidente toda la publicidad que le hace gratis. Y es que, gracias a ello, el canal de Latinus en las redes sociales ha crecido gigantescamente. La empresa debe estar muy agradecida con el yucateco, pues en estos tiempos de tanta competencia es difícil sobresalir y ser referente.

Según Sergio Sarmiento, otro afamado periodista, colaborador de diversos medios nacional, AMLO denunció que la Revista Nexos recibió 87 millones de pesos de los gobiernos pasados, pero no dice nada de los pagos que le hizo al periódico la Jornada, que alcanzan la cifra de 250 millones de pesos.

El gobierno de la 4T también tiene su lista de medios a los que les paga, y entre ellos están Televisa, Tv Azteca, etc, que no son nuevos, y apoyaron con todo en su momento a Felipe Calderón, a Peña Nieto. Pero a ellos no les critica. Cómo olvidar que Televisa puso a un “títere” en la presidencia.

En conclusión, Carlos Loret seguirá haciendo su trabajo y habrán quienes lo lean y lo sigan; también habrán quienes lo lean y lo persigan. Pero debemos estar pendientes, porque atentar contra un periodista, aunque sea incómodo, pone en grave riesgo la democracia y la estabilidad del país.

Periodismo y política van de la mano, pero no siempre en el mismo sentido y no por eso se dar paso al odio, ni al rencor. El gobierno tiene el derecho a hacer lo que considere y el periodista a analizarlo y cuestionar lo que con base en los resultados conseguidos por el gobierno resulte.