Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Propuesta: que el Aborto Penal sea llamado Asesinato Legal.

Propuesta: que el Aborto Penal sea llamado Asesinato Legal.

400
0
Compartir
Lic. Alejandro López Munguía.

Propuesta: que el Aborto Penal sea llamado “Asesinato legal”.

I. Si se trata de llamar las cosas con lujo de franqueza, pues no me parece nada mal. La pregunta obligada aquí es ¿se tiene el valor para enfrentar una decisión de esta magnitud?. Los que están a favor del Aborto Penal esgrimen que se trata de discriminalizar a la mujer que aborta, así lo dijo la Secretaria de Gobernación Ola Sánchez Cordero.

II.- Explica la funcionaria que con esta medida se le quitará una carga legal a la mujer que decide libremente sobre su cuerpo, es decir si le quita la vida a quien está empezando a vivir. En términos de Ley el que mata a otro ser está asesinando, en primer o segundo grado pero lo está haciendo.

III.- La Ley ya establece los casos en los que la mujer puede practicarse un aborto. Se trata de quienes resultaron violadas y en 14 estados de la república se contempla el aborto en casos de que represente un peligro para la vida de la madre. En Yucatán esta ley está vigente desde 1922, e incluye ciertas consideraciones económicas cuando la madre ha tenido 4 hijos y le es imposible el sostenerlos.

IV.- Es evidente que nadie puede negarle el derecho a una madre a tomar tan severa decisión. Es un derecho y estos no se escatiman, ni se condicionan. Sin embargo, el asunto contempla graves repercusiones en la salud pública del país y de Yucatán. A resaltar entre otros el Suicidio, la Violencia Intrafamiliar, la desintegración familiar, enfermedades nerviosas y el abandono de los padres.

V.- En Yucatán una de las causas del Suicidio lo generan los conflictos familiares, el consumo de alcohol y la drogadicción. Una mujer que toma la decisión de abortar por voluntad propia siempre estará en riesgo de sufrir traumas psicológicos que dañarán permanentemente su existencia y la de su familia. El golpe de consciencia y el reclamo permanente suyo y el de su descendencia será implacable.

VI.- Por eso surgió la propuesta de llamarle al Aborto Penal, como Asesinato Legal. Porque de esa forma se le hará conciencia a quien le apueste a permitir libremente el aborto.

VII.- Si como sociedad somos capaces de impulsar temas delicados, no tengamos miedo a llamarles por su nombre. Los partidos políticos que empujan fuerte por esa liberación del Aborto, no deben cerrarse a cambiarle de nombre.

VIII.- Para los que están a favor de la vida, no conciben el asesinato de un bebé en formación. La invitación a quien promueve esta liberación del aborto, es a razonar y a hacer conciencia, ¿que diferencia hay entre asesinar a un niño de 5 años a uno de un día de formación?. Para los que tienen hijos y los aman con todo el corazón, el caso resulta impensable.

IX.- Si el problema es de dinero para sustentar los gastos de un embarazo y de un bebé durante los primeros 5 años, la solución lo tiene el gobierno de López Obrador. Así como hoy se aprobó darle becas a los “ni – nis” (jóvenes que ni estudian ni trabajan), bien podría haber una pensión para las madres que quedaron embarazadas por descuido. Se trata de preservar la vida. Y todos tranquilos y felices.

X.- Para los legisladores de hoy, en los que abunda la iniciativa, pues una sugerencia es que para preservar la vida de los niños que no quieren ser abortados, regálenle un hogar, permítanles ser adquiridos por un matrimonio que sí desea tener hijos, pero que están impedidos por X o Y razón de salud. La ley está para eso y más. Se trata, repito, de preservar la vida. Con una ley que le permita a una madre a la que le estorba su hijo recién proceado, venderlo o darlo en donación a una familia que lo desea se resuelve el problema. Digo, ahora que a todo se le quiere dar un vía para “vivir en paz y en libertad”.

La neta del planeta.- Yo propondría que se hiciera una consulta y se le preguntara a la ciudadanía si avalan esta propuesta de cambiarle el nombre de Aborto Penal a Asesinato Legal.