Inicio Análisis político Alejandro López Munguía ¿Qué son Los Notables?.

¿Qué son Los Notables?.

2367
0

¿Qué son Los Notables?.

Los Notables somos una organización cívica, un movimiento social integrado por ciudadanos conscientes de la realidad que vive la nación, conscientes de sus problemas, de sus retos y de sus aspiraciones.

No somos un partido político. No somos una asociación política, no somos una agrupación política.

Nuestro objetivo fundamental, es el de impulsar a los mejores hombres y mujeres a los puestos del poder político. Porque el país, el estado, los municipios, las curules legislativas y los puestos públicos deben ser ocupados por personas que posean un perfil óptimo.

¿Es que acaso no estamos cansados de llevar al poder a tanto político corrupto?.

¿Es que acaso no estamos cansados de hacer ganar a tanto político, que una vez que logra el cargo nos da la espalda, nos ignora, nos cierras las puertas y nos abandona?.

¿Es que acaso no estamos hartos de llevar a tanto político que ingresa al gobierno en condiciones de pobreza y cuando sale, lo hace convertido en millonario gracias al dinero del pueblo que se robó?.

¿Es que acaso esos corruptos son mejores que tú, o que yo, o que nosotros?.

Los Notables estamos hartos de todo eso. Hartos además, de que el gobierno le falle al pueblo permanentemente. Porque no escuchan a la gente, porque la ven con desprecio y sin convicción de servicio.

Un gobierno que no escucha a su gente, no la entiende. Y si no la entiende, menos la comprende.

La mayoría de los gobernantes quieren imponer sus ideas y toman decisiones que son contrarias al pueblo. Su soberbia no les permite ver que la solución la tiene la gente misma.

Está visto y comprobado que la política necesita reorientarse. Es necesario que el cargo de Gobernador, lo ocupe un ser humano, hombre o mujer, sensible, solidario con las causas sociales, fraterno con las banderas y con las luchas históricas. Es necesario que el Gobernador sea un ser humano libre, que escuche, que tienda puentes con todas las expresiones sociales. Porque solo así podrá tener una visión lo más completa de la realidad y tendrá el pulso de los asuntos sensibles que afectan a la población.

Yucatán demanda un Gobierno con liderazgo. Que permita el diálogo de ida y vuelta con todos los integrantes de la sociedad. Que genere una sinergia entre el servicio público y la población. Que no la agreda, que no la lastime, que no la altere, que no la estrese. Que la respete y le genere confianza.

Un gobierno que no simule que hay justicia. Porque los ciudadanos estamos hartos de la simulación. En mucho, el gobierno simula que ayuda al ejidatario, mientras en contubernio con particulares le despoja de sus tierras para luego venderlas al mismo gobierno y al final, todo termina en los bolsillos de funcionarios rateros y pseudo empresarios desalmados.

Simula el gobierno cuando dice que ayuda a la población marginada y pobre, con programas especiales, pero todo está diseñado para obtener una ganancia electoral. Negocian con la pobreza y la necesidad de la gente.

Simula el gobierno cuando dice respetar los Derechos Humanos pero despide a miles de trabajadores sin pagarles lo que por Ley les corresponde lastimando a sus familias que ven como la calidad de su vida se deteriora.

Simula el gobierno cuando asegura que combate a la corrupción, pero los corruptos del gobierno anterior, que “quebraron financieramente al estado (Isstey, Sector Salud, etc), se pasean por las calles del estado gozando de plena impunidad.

Simula el gobierno cuando asegura que respeta la libertad de expresión, pero avienta gas lacrimógeno contra los que protestan pacíficamente por sus malas decisiones.

Simulan los Diputados cuando afirman que apoyan a la población, pero avalaron el incremento de los impuestos y de servicios que presta el gobierno, asestando una puñalada traicionera al pueblo yucateco.

Es la simulación y la imposición lo que tiene al pueblo muy molesto. Es la corrupción la que ya lo tiene en el hartazgo. Es la forma tan vil de hacer política entre Poderes del Estado la que mueve la consciencia de los ciudadanos para generar una nueva alternativa.

Los Notables estamos en esa línea. Asumimos el compromiso de aspirar al poder político para cambiar las cosas en beneficio del pueblo.

Nuestra democracia no es mala. Nuestros partidos políticos (porque son nuestros ya que los sostenemos con nuestros impuestos), no son malos. Los malos son los malos políticos. Los seres humanos que se pervirtieron y buscan el poder para saciar sus ambiciones corruptas.

La tarea no es fácil. Se trata de que los seres humanos buenos nos integremos en esta dinámica. Es ponderar los valores, las valiosas virtudes. Es privilegiar la trayectoria de los que se conducen con alegría, con ética, con probidad, con honradez, que son honorables.

Porque un ser humano que es honorable, es una persona decente. Y la decencia es la mejor carta de presentación.

En vez de llevar al poder público a los perversos y corruptos, llevemos a los decentes. Demos el poder a los decentes.

La lucha no será sencilla. Porque mientras ellos, los corruptos, defenderán sus intereses con todo el poder político y económico, nosotros lucharemos con la razón y la palabra. Pero saldremos victoriosos, porque somos más los buenos ciudadanos, los que estamos decididos a tener buenos gobiernos.

Queremos gobernantes congruentes, honrados y transparentes. La lucha es por tener gobiernos encabezados por líderes auténticos, que surjan de la población, porque es hora de terminar con la inercia nociva de ver como los corruptos se comparten y reparten el poder entre sí.

Ya no más nepotismo, no queremos ver a los parientes del poderoso ocupando los cargos públicos como pago de favores públicos o de “graciosas concesiones”.

Todo aquel que aspire a un cargo público, deberá sujetarse al escrutinio de la población. Queremos que nuestra democracia sea real y efectiva.

Los Notables pugnaremos porque los partidos políticos se nutran de la gente honorable y los postulen como sus candidatos en los futuros procesos electorales. La sociedad tendrá la garantía de que esos hombres y mujeres no les fallarán, pues representan al pueblo y se guían de los valores que nos sustentan como gente decente.

Por eso Los Notables han estrechado vínculo con todos los partidos políticos, a fin de promover el fortalecimiento de nuestra democracia.

Los Notables no tenemos filiación partidista.

Nuestro compromiso y lealtad es con el pueblo de México. Hoy estamos en Yucatán, y le refrendamos nuestro amor, mañana abarcaremos más territorio nacional, con la bendición de Dios.

La política en la que creemos, es la que nos une, la que nos hace coincidir para afianzarnos. No nos gusta la “grilla” política, en Los Notables no prestamos oídos a la insidia, a la intriga, al egoísmo.

Entre nosotros no nos hacemos daño. En Los Notables no hablamos mal de ningún otro Notable. Y donde va un Notable, vamos todos.

Siempre unidos, fraternos y leales, así somos Los Notables.

 

 

Si tienes interés de integrarte a Los Notables, y conocer más, contáctanos vía correo electrónico [email protected]